Acción responsable: La empresa y los derechos humanos al agua y saneamiento

139
0

Sobre la Entidad

Fundación Aquae
Fundación Aquae quiere ser centro de referencia, nacional e internacional, en torno al agua. 
139
  • Acción responsable: empresa y derechos humanos al agua y saneamiento
  • Water Monographies 3 recoge este interesante artículo “Acción responsable: La Empresa y los Derechos Humanos al Agua y Saneamiento” que firma Mai-Lan Ha, investigadora Asociada Senior del Programa de Sostenibilidad Corporativa del Instituto del Pacífico y Asesora, CEO Water Mandate.

El artículo pone el acento en el importante papel a desempeñar por las empresas en temas de derechos humanos al agua y saneamiento, dada su dependencia y el impacto que éstas generan sobre los recursos hídricos. Y si bien señala que “Muchas compañías desempeñan esa labor mediante el desarrollo de prácticas hídricas sostenibles. Estas prácticas pueden fortalecerse aún más mediante la integración de los derechos humanos al agua y al saneamiento dentro de la responsabilidad social corporativa”.

En su exposición, la investigadora destaca dos cuestiones claves:

  • El agua es un recurso insustituible indispensable para la mayoría de las empresas. Gestionar para garantizar un acceso adecuado en las cantidades necesarias, con la calidad requerida, y en el momento y lugar adecuados son esenciales para su existencia misma.
  • El agua desempeña un papel similar en toda la cadena de valor de la producción industrial y la actividad comercial, así como en sus múltiples interacciones con las comunidades y grupos de interés a todos los niveles.

Acción empresarial y Objetivos de Desarrollo Sostenible

Señala en su artículo la investigadora Mai-Lan Ha que “las empresas realizan una función clave para garantizar políticas de desarrollo sostenible, las cuales se implementan debido al papel crítico y activo que desempeñan en la transformación de recursos en productos y servicios requeridos por la sociedad”. Este caso se refuerza aún más, subraya, con la comprensión de que la contribución específica del negocio al desarrollo sostenible también juega un papel clave en la viabilidad a largo plazo del negocio y su éxito. Estas actuaciones se aglutinan en las siguientes áreas:

  • Garantizar una buena gobernanza del agua. La consecución de los objetivos de desarrollo requiere abordar aspectos de la sostenibilidad del agua en su dimensión más amplia incluyendo: mejorar los sistemas de gobernanza del agua y abordar la seguridad de acceso y la calidad del agua; todos ellos temas de importancia necesarios para hacer frente a los riesgos empresariales relacionados con el agua.
  • Personal más saludable. Toda actividad empresarial que asegure un acceso al suministro de agua y saneamiento adecuados en el lugar de trabajo ofrece la oportunidad a las empresas para asegurar una atención suficiente a sus empleados.
  • Comunidades más dinámicas. Más allá de sus empleados, las empresas deben darse cuenta también de que las comunidades sanas tienen un impacto positivo en sus negocios.
  • Triple Línea de Fondo: La acción empresarial alineada con la consecución de objetivos de desarrollo sostenible, ofrece a su vez oportunidades para crear nuevos productos e innovaciones en sus mercados.

Claves para una buena política empresarial

En general, señala la autora, las empresas pueden gestionar y ejecutar sus prácticas y políticas de concienciación hídrica a través de la creación de un ciclo de gestión del agua corporativa que puede variar de una empresa a otra. Un proceso típico, que ha sido adaptado a partir del modelo corporativo para la gestión hídrica del Pacto Global de la ONU:

  • Comprometerse a impulsar la gestión sostenible del agua.
  • Recopilar datos sobre los indicadores internos de operación relacionados con el agua y el estado de las cuencas en las que opera la compañía.
  • Evaluar los datos para identificar los riesgos y oportunidades de negocio relacionadas con el agua y su potencial impacto negativo.
  • Definir y redefinir la política corporativa de agua, las estrategias y los objetivos de rendimiento que impulsen mejoras de rendimiento y aborden los riesgos e impactos negativos.
  • Implementar estrategias y políticas hídricas en toda la empresa y en toda la cadena de valor de la compañía.
  • Monitorizar el progreso y los cambios en las condiciones de funcionamiento y de cuenca.
  • Comunicar los avances y estrategias y colaborando con las partes interesadas para la mejora continua a través de la divulgación de las políticas corporativas sobre el agua.

Finalmente, la autora subraya que si bien el logro de los ODS relativos al agua requerirán una variedad de esfuerzos por parte de todos los actores, el sector privado tiene un papel único en el desempeño de su consecución y que es capital armonizar las prácticas de concienciación hídrica de las empresas con los derechos de acceso al agua y al saneamiento. De esta manera, las empresas no sólo aseguran su propia viabilidad a largo plazo sino pueden jugar un papel importante en garantizar la sostenibilidad de este recurso básico para la vida.

Comentarios