Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
HRS Heat Exchangers
ISMedioambiente
Sivortex Sistemes Integrals
GS Inima Environment
Hidroconta
AMPHOS 21
Grupo Mejoras
Barmatec
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Prefabricados Delta
ADASA
FLOVAC
Smagua
Agencia Vasca del Agua
AGS Water Solutions
AGENDA 21500
AECID
Kamstrup
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
CAF
Fundación CONAMA
Vector Energy
Aganova
Amiblu
Filtralite
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Hidroglobal
MonoM by Grupo Álava
ESAMUR
LACROIX
Hach
NTT DATA
ONGAWA
Lama Sistemas de Filtrado
Schneider Electric
Minsait
FENACORE
Innovyze, an Autodesk company
Red Control
Fundación Biodiversidad
Consorcio de Aguas de Asturias
TecnoConverting
Ingeteam
SCRATS
Fundación Botín
DATAKORUM
J. Huesa Water Technology
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Saint Gobain PAM
RENOLIT ALKORPLAN
Baseform
EPG Salinas
Molecor
Likitech
LABFERRER
IRTA
ICEX España Exportación e Inversiones
Cajamar Innova
MOLEAER
s::can Iberia Sistemas de Medición
Aqualia
Rädlinger primus line GmbH
Global Omnium
TRANSWATER
Xylem Water Solutions España
Almar Water Solutions
IAPsolutions
Confederación Hidrográfica del Segura
Catalan Water Partnership
ACCIONA
TEDAGUA
Asociación de Ciencias Ambientales
ADECAGUA
Sacyr Agua
Idrica
KISTERS

Se encuentra usted aquí

Diseñan un simulador del crecimiento de microalgas para el tratamiento de aguas residuales

  • Diseñan simulador crecimiento microalgas tratamiento aguas residuales
  • Un equipo de investigación de la Universidad de Almería ha desarrollado un programa informático que predice cómo evolucionarán las poblaciones de estos microorganismos en determinadas condiciones físicas y climatológicas. Con esta herramienta, disponible de forma gratuita, los expertos eligen las condiciones en las que tendrán mayor eficacia depuradora en desechos acuáticos de distinta procedencia, como las de uso doméstico.

Sobre la Entidad

Fundación Descubre
La Fundación Descubre da continuidad al proyecto de divulgación de la ciencia y el conocimiento que se inicia con la creación de la Red de Espacios de Divulgación Científica y Técnica de Andalucía, el 12 de diciembre de 2007.

Un equipo de investigación de la Universidad de Almería ha desarrollado un simulador del crecimiento de microalgas depuradoras de aguas residuales. La herramienta de predicción, gratuita y de acceso libre, recopila datos sobre cómo se comportan estos microorganismos junto con las bacterias que contiene el agua residual bajo distintas condiciones de cultivo. Así, los expertos deciden cuál es el mejor momento para emplearlos en entornos acuáticos contaminados.

El empleo de las microalgas para limpiar aguas residuales procedentes del ámbito doméstico supone una alternativa más económica a los procesos de depuración convencionales, puesto que requiere el uso de menos energía para mover los mecanismos habituales que separan el agua de la materia orgánica.

En su investigación, los científicos observaron las ventajas biológicas de las microalgas y determinaron cómo crecían bajo distintas condiciones ambientales, como la presencia o ausencia de luz, y físicas, como la temperatura o el pH del agua, es decir, su acidez. Con estos datos, elaboraron ecuaciones matemáticas que predecían cómo se desarrollarán estos microorganismos en distintas situaciones. “Estos datos están incluidos en nuestra herramienta. Cualquier persona puede descargar y subir al programa los datos climáticos y técnicos de la zona en la que se van a desarrollar las microalgas. De este modo, asegurándose de que tienen las condiciones adecuadas para que todo salga bien, los expertos ahorrarán tiempo y recursos económicos en su proceso de producción” comenta a la Fundación Descubre la investigadora de la Universidad de Almería Ana Sánchez Zurano.

Ana Sánchez Zurano, responsable del estudio.

Los expertos explican que las variedades de microalgas verdes utilizadas, como Scenedesmus y Chlorella, funcionan bien en entornos con altas temperaturas y expuestas a mucha luz. En estas condiciones, absorben y descontaminan en su organismo agentes del agua como el fósforo y el nitrógeno. “Una vez han cumplido su función, las microalgas generadas pueden emplearse para producir pienso para peces, biofertilizantes y biopesticidas. Así, se consigue un proceso circular”, explica Ana Sánchez Zurano.

Condiciones óptimas de cultivo

En el estudio titulado ‘An interactive tool for simulation of biological models into the wastewater treatment with microalgae’ y publicado en Frontiers in Enviromental Science, los investigadores explican que las microalgas se alimentan de fósforo y nitrógeno, principales agentes contaminantes de las aguas residuales.

Además, estos microorganismos prosperan con la luz y, tras realizar la fotosíntesis, producen oxígeno. Éste lo emplean las bacterias para degradar la materia orgánica del agua.

Asimismo, las bacterias producen dióxido de carbono, del que las microalgas se alimentan. “Estos organismos tienen una relación simbiótica. Unos se benefician de los otros y, además, los entornos acuáticos contaminados poseen los requerimientos nutricionales que ambos necesitan para crecer”, explica Ana Sánchez Zurano.

De este modo, los investigadores “tradujeron” parámetros biológicos como la temperatura del entorno acuático, la concentración de materia orgánica, nitrógeno y fósforo del agua, la capacidad de absorción de cada tipo de microorganismo, entre otras cuestiones, a modelos matemáticos. “Así, mediante las pestañas que se pueden seleccionar en la herramienta, el usuario puede insertar este tipo de datos para predecir cómo crecerán las algas y su actividad depuradora”, explica Ana Sánchez Zurano.

Bioreactores con microalgas.

El grupo Biotecnología de microalgas centra su investigación en desarrollar métodos alternativos, más económicos y circulares, para el tratamiento de aguas residuales tanto en el ámbito doméstico como en la agricultura. “Actualmente, trabajamos en nuevos proyectos relacionados con la producción de bioplásticos a base de microalgas y la producción de nuevos alimentos que contengan la variedad Spirullina”, comenta Ana Sánchez Zurano.

Este trabajo es parte del proyecto de I+D+i PID2020-112709RB-C21, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Asimismo, forma parte de los proyectos PURASOL y SABANA, el programa de I+D+i Horizonte 2020 de la Comisión Europea y cuenta con el apoyo del Ministerio de Educación mediante el programa de ayudas para el profesorado universitario.

La redacción recomienda