Galicia-Costa se convierte en la tercera demarcación que presenta su Plan Hidrológico

204
0
204

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, avanzó ayer que la Xunta acaba de culminar la tramitación autonómica del Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica de Galicia-Costa; un plan que, dotado con unas inversiones de 1.000 millones de euros hasta 2015, cumplirá - destacó - con el objetivo de mejorar la calidad de las aguas y con el compromiso de proteger al máximo los ríos gallegos.

El titular de la Xunta precisó que los objetivos de este plan son claros: el saneamiento de las rías y el saneamiento de los ríos competencia exclusiva de la Comunidad antes del año 2016; y cumplir el compromiso de no autorizar nuevos obstáculos a los ríos destinados a aprovechamientos hidroeléctricos. "No vamos a autorizar nuevos embalses, nuevas presas, nuevas minicentrales, que afecten a los cauces naturales de los ríos, tal como están hoy por hoy transcurriendo por Galicia en el ámbito de las competencias exclusivas de Galicia, que son los ríos que nacen y mueren en el territorio de la Comunidad".

Asimismo, Feijóo explicó que se trata de un documento completo y elaborado con agilidad. "Somos la tercera comunidad que presenta un plan de un total de los 26 que hay que elaborar en España. Y se trata de un plan completo, porque se concretan recursos económicos para actuar a medio y largo plazo. Cuenta con un programa de inversiones de 1.000 millones de euros hasta 2015; 500 actuaciones donde se concretan las inversiones y las decisiones a acometer".

Un plan vivo y más participativo, ambiental, sostenible, realista y conservacionista

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, precisó que este plan estará sometido a un continuo seguimiento y actualización. "Se trata -dijo- de un documento vivo, con informes de seguimiento anuales para la Unión Europea, una primera revisión en el año 2013 y una revisión completa en el año 2015".

Asimismo, explicó que se trata de un plan más participativo, "puesto que se realizó una fase de participación con mesas de debate territoriales y sectoriales y una información pública de seis meses, además de realizarse un seguimiento, a partir de ahora, de manera participativa; más ambiental, ya que frente al plan anterior, este plan cuenta con la tramitación ambiental correspondiente y también con su correspondiente memoria ambiental; y más sostenible tanto ambientalmente como económicamente, al analizar de acuerdo con la directiva marco del agua la recuperación de los costes del uso del recurso".

Agustín Hernández destacó también que se trata de un plan más realista, como consecuencia de tener en cuenta los últimos datos de aforos climatológicos para ajustar mejor las diferentes demandas. Y es también un plan -añadió- más conservacionista, al prohibir nuevos aprovechamientos hidráulicos que suponen obstáculos adicionales nos nuestros ríos y al establecer nuevas áreas protegidas, tanto nuevas tipologías de protección como más kilómetros de ríos protegidos. En concreto 889 kilómetros de ríos protegidos frente a los 84 kilómetros del plan anterior, es decir, multiplicamos por 10 los kilómetros de ríos protegidos.

Fotografía: Río Verdugo (Gabriel González en Flickr)

Comentarios