Connecting Waterpeople
Contenido premium

Mireia Mollà: “Entendemos que no toca cambiar las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura”

Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Mireia Mollà i Herrera ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria en puestos relacionados con el medioambiente: durante las legislaturas VII, VIII y IX fue diputada autonómica en las Corts Valencianes, donde, entre otras cosas, fue la portavoz en la comisión autonómica de Medio Ambiente y Seguridad Nuclear entre 2007 y 2011, y en la Comisión Especial para el Estudio del Cambio Climático en la Comunitat Valenciana. Por otro lado, ha sido concejala en el Ajuntament d’Elx, donde impulsó el plan estratégico ELX 2030, que preparará la candidatura del municipio como Capital Verde Europea en 2030.

Publicado en iAgua Magazine 34 - Abril 2021
iAgua Magazine 34

Actualmente se encuentra al frente de la Consellería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana. Un puesto desde el que encara con pragmatismo las cuestiones relativas al agua en la región valenciana.

Pregunta: Lleva algo más de año y medio en la Conselleria. ¿Qué balance hace de este tiempo, y cómo ha cambiado su perspectiva de las áreas que le competen?

Respuesta: Se dan dos aspectos: por un lado, el de la responsabilidad de llevar los apartados agrario y ecológico, que son dos grandes áreas en el acuerdo del Botànic2 y que además afrontan retos como la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica, la reforma de la PAC, la transformación de modelo energético y productivo… y por el otro lado, también ha cambiado mi perspectiva al pasar de la posición de parlamentaria a consellera. Aunque me encantan los debates, soy normalmente muy pragmática y, al final, quiero bajar a lo práctico y a las soluciones que funcionan en el corto, medio y largo plazo.

P.- En este sentido, y centrándonos en el sector del agua, ¿cómo ha variado su percepción del papel del agua y del sector desde el comienzo de la pandemia por COVID-19?

R.- Vivir en un territorio donde la tensión hídrica es una constante te hace más consciente de la importancia del abastecimiento, y de la importancia del acceso al agua.

En ese sentido, la situación de pandemia ha puesto sobre la mesa la transición justa de cualquier proyecto de gestión desde la planificación sostenible del recurso desde una perspectiva social, que democratice su acceso y lo haga asequible a todas las personas.

La declaración del abastecimiento y del saneamiento como servicio esencial interpela a las administraciones a desarrollar una gestión prioritaria, ágil y bien planificada. Factores que se reflejarán en la dotación de los fondos de reconstrucción donde, estoy convencida, las políticas y obras en materia de agua serán centrales.

P.- Así, ¿a qué retos se enfrenta la Comunitat Valenciana en materia de abastecimiento de agua? ¿Qué inversiones hay previstas de cara a 2021 en este ámbito?

R.- El abastecimiento de agua es un derecho público y un servicio declarado esencial, que es necesario preservar y asegurar sobre todo en un contexto de crisis sanitaria como el que vivimos y que se ha visto más indispensable si cabe en una situación de confinamiento.

Los grandes sistemas de abastecimiento están resueltos en nuestro territorio. Sin embargo, el procedimiento de urgencia nos ha permitido garantizar el servicio en algunas poblaciones de interior con carácter de inmediatez y de una forma muy ágil.

Concretamente, se trata de una decena de obras con una inversión superior a los siete millones de euros. Estas actuaciones de conducción, bombeo, conexión con la red de alcantarillado, construcción de depósitos… avanzan en el objetivo de la Conselleria: garantizar el abastecimiento, tanto en cantidad como en calidad, al 100% de la población.

Vivir en un territorio donde la tensión hídrica es una constante te hace más consciente de la importancia del acceso al agua

En lo que respecta a 2021, tenemos prevista una inversión de unos nueve millones de euros repartidos en dieciocho proyectos. Del total, son cuatro lo que se encuentran ya en proceso de redacción con el fin de aumentar los recursos en zonas amenazadas por la despoblación y sustituir el agua procedente de acuíferos con nitratos por un agua de calidad.

Además de lo recogido en los presupuestos, la Conselleria mantiene órdenes de ayudas para impulsar la adecuación de las redes municipales de abastecimiento, priorizando los proyectos de renovación y optimización de las redes existentes para mejorar la eficiencia energética y reducir las fugas.

P.- En relación al agua que se destina a agricultura, recientemente la Generalitat ha manifestado su oposición al cambio de las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura. ¿Cuál es el porqué de esta oposición, y qué alegaciones va a presentar el gobierno de la Comunidad?

R.- Nuestra postura es clara: respeto estricto a las reglas de explotación para garantizar el agua a los regantes, pero también a los municipios para el abastecimiento. No podemos declarar el acceso al agua de carácter esencial y después modificar unos criterios técnicos y objetivos que comprometan la llegada del agua a un territorio que además no malgasta ni una gota, y que lleva años destinando una parte importante de su presupuesto, tanto la administración autonómica como las comunidades de regantes, a optimizar el recurso al máximo.

La declaración del abastecimiento y saneamiento como servicio esencial interpela a desarrollar una gestión prioritaria y bien planificada

La modificación propuesta está mal enmarcada en el tiempo. En este caso, el orden de los factores sí altera el producto, y entendemos que no toca un cambio en las reglas de explotación en un momento en el que se están definiendo los caudales ecológicos, los Esquemas de Temas Importantes y los nuevos Planes Hidrológicos del Tajo y del Segura.

Ahora mismo, tenemos que pensar que el cambio planteado y sobre el que se ha emitido una votación no se ha formalizado en un Real Decreto, y defender que tenemos un margen de maniobra, así como cierta capacidad de influencia a nuestro alcance.

Algunas de nuestras alegaciones ya las presentamos, formalizamos, firmamos y defendimos en el marco de los Esquemas de Temas Importantes. Por ejemplo, a la hora de fijar los caudales ecológicos, defendemos que deben fijarse unos caudales, pero desde análisis y valores técnicos. El incremento no puede responder a otras lógicas que tienen más que ver con la dilución de aguas sucias, con vertidos que incumplen la directiva europea de aguas y que deben solucionarse con mayores inversiones en depuración.

P.- Entre las propuestas recogidas por la Confederación Hidrográfica del Júcar para el saneamiento del río, se encuentran varias infraestructuras de depuración. ¿En qué estado de desarrollo se encuentran las mismas?

R.- La Conselleria ha impulsado un Estudio para la Mejora en los Sistemas de Saneamiento en el ámbito del colector oeste, que es público, y que viene a resolver una serie de obras, algunas de ellas plasmadas en el Plan Hidrológico como los tanques de tormenta o la reforma del colector oeste, que siguen pendientes.

Existe una hoja de ruta sobre sobre las soluciones para para mejorar el saneamiento y reducir la carga de nitratos en l’Albufera

Con el estudio técnico como punto de partida y con la participación y colaboración directa con todos los municipios implicados, existe una hoja de ruta sobre las infraestructuras y soluciones que hacen falta para mejorar el saneamiento y para reducir de forma muy significativa la carga de nitratos que llegan a l’Albufera.

El Plan apunta a la construcción de una nueva depuradora en Alcàsser y un nuevo colector oeste, pero también insta a terminar y poner en marcha los siete tanques de tormenta de Acuamed y a acometer las obras municipales de conexión a la red de alcantarillado.

P.- En líneas generales, ¿a qué escollos se enfrenta la comunidad autónoma en materia de depuración y saneamiento?

R.- Un problema habitual es el derivado de la contaminación urbana e industrial y las deficiencias heredadas en la red por una urbanización no planificada o, al menos, con carencias, al respecto. Por eso, el año pasado lanzamos unas ayudas de casi dos millones de euros para facilitar a los municipios la ejecución de obras destinadas a avanzar en una conexión completa a la red de alcantarillado.

Es necesario también dar respuesta a las interferencias entre las redes de riego con las de alcantarillado y pluviales, así como a la infiltración de aguas freáticas en los colectores. El Plan de Saneamiento que hemos presentado para el entorno del colector oeste plantea soluciones en esa línea, al igual que nuestra propuesta de impermeabilizar los colectores, sobre todo de ámbito costero.

Tenemos propuestas de solución sobre la mesa para optimizar al máximo el recurso con alternativas viables como la reutilización de agua

P.- El cambio climático tiene y tendrá un impacto especialmente notorio en la disponibilidad de agua en el área mediterránea. ¿Qué acciones se impulsan desde el Gobierno para hacer frente a esta situación?

R.- Somos plenamente conscientes de que la Comunidad Valenciana es el epicentro del cambio climático, y de que somos un territorio con recurrencia de tensiones hídricas que nos colocan en una situación de déficit.

Ante esa situación, no nos quedamos en el inmovilismo, sino que tenemos propuestas de solución sobre la mesa para paliar esas tensiones y optimizar al máximo el recurso agua con alternativas viables como la reutilización de agua regenerada o la modernización de regadíos.

El objetivo es que el canon pueda ampliarse a toda el agua regenerada, y que este apoyo económico le dé garantía y pueda ayudar a aumentar los caudales. En inversiones de regadíos, presentamos hace poco un plan de modernización 2020-2040 dotado con 1.200 millones de euros, aunque esta apuesta no es nueva, ya que la modernización de regadíos es una de nuestras grandes líneas de actuación: en 2021, la inversión es de cinco millones de euros para dieciocho obras.

Las soluciones pasan también por la recuperación a través de filtros verdes o las desaladoras que producen agua, que sirve perfectamente para el riego pero que debe ser asumible. Cuando hablamos de disponibilidad de agua, hablamos de agua accesible y asequible, a un coste que se pueda pagar.