Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

Ciudades esponja

1
292

Turenscape - 2011 QUNLI STROM WATER PARK

  • Artículo escrito por Blanca Fernández Carrasco.

Sobre la Entidad

Gestión del Agua ETSII - UPM
Este es el perfil iAgua de la asignatura Gestión del Agua impartida en el Máster de Ingeniería Química y en el Máster de Ingeniería Ambiental de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid.
Minsait
· 292
1

Año tras año, los temporales de lluvias causan estragos en las ciudades, provocando inundaciones cuando el drenaje urbano ya no es capaz de soportar más agua. Estas catástrofes son cada vez más frecuentes debido a la presencia de sistemas de alcantarillado antiguos, al incremento de la superficie del suelo impermeabilizada por el asfalto y, por supuesto, a climas extremos derivados del cambio climático.

En este contexto, se hace visible la urgencia de diseñar nuevos desarrollos urbanos con los que gestionar y aprovechar de una forma más eficiente el agua procedente de la lluvia. Con este fin, se desarrolla una solución basada en la naturaleza: las ciudades esponja, es decir, la constitución de ciudades que puedan drenar el agua de manera natural, ecológica y sostenible.

Así, la razón para implementar proyectos de ciudades esponja es mitigar los efectos del desarrollo urbano en los ecosistemas naturales y, al mismo tiempo, resolver los problemas relacionados con el agua urbana, sobre todo frente a situaciones de escasez de la misma.

Estas iniciativas comenzaron en China en el año 2013. Desde entonces, su gobierno promueve su desarrollo, especialmente porque al tratarse de un país muy urbanizado, inmensamente poblado, y, además, bastante afectado por el cambio climático, sufre riadas e inundaciones con frecuencia. De esta forma, con el objetivo de mejorar la situación actual, el gobierno de China ha marcado como objetivo a cumplir para el año 2020 la consecución de un 20% de ciudades esponja, e incrementar dichas cifras hasta alcanzar un 80% para el año 2030.

Con este sistema innovador se pretende drenar el agua de lluvia en mayores cantidades que los sistemas actuales, pudiéndose con ello por ejemplo recargar los acuíferos. Pero, además, también es una forma útil de reutilizar el agua, proteger los ecosistemas y dar un mejor aspecto estético a las ciudades al crear más zonas verdes e introducir pavimentos permeables.

En la actualidad, ya se han puesto en funcionamiento en algunas zonas de China, como en el distrito de Qunli, en la ciudad de Haerbin (al norte de China), donde la solución implantada ha consistido en recuperar el antiguo humedal, el cual se encontraba casi desaparecido al estar rodeado por cuatro carreteras y un denso desarrollo urbanístico. Así, se han creado estanques y montículos alrededor del humedal en los que se cultivan pastos y han crecido árboles, consiguiendo crear una zona de amortiguamiento de aguas pluviales que filtra y limpia hasta 500.000 m3 agua de lluvia/año. Entonces, el proyecto ha sido todo un éxito y se ha conseguido frenar las inundaciones para un área de 3 km2, garantizando, con ello, un paisaje acogedor.

Por lo tanto, en conclusión, es posible afirmar que estos nuevos modelos de ciudades esponja constituyen una iniciativa que debe promoverse al aportar eficaces soluciones a la gestión de un recurso tan importante como el agua, en especial cuando además esta se relaciona con salvaguardar la seguridad de las personas. No obstante, para poder lograr que tanto esta como otras propuestas similares lleguen a ponerse en práctica, se debe favorecer la participación de todos los grupos de interés como el gobierno o los propios ciudadanos.

La redacción recomienda