Aqualia
Connecting Waterpeople
Vector Motor Control
Schneider Electric
Catalan Water Partnership
IAPsolutions
TEDAGUA
FENACORE
Baseform
CALAF GRUP
Elliot Cloud
Confederación Hidrográfica del Segura
Fundación Botín
Blue Gold
LACROIX
ISMedioambiente
Smagua
FLOVAC
Fundación CONAMA
Elmasa Tecnología del Agua
ADECAGUA
Prefabricados Delta
Innovyze, an Autodesk company
Barmatec
Cibernos
Idrica
Cajamar Innova
Likitech
Isle Utilities
GS Inima Environment
VisualNAcert
ACCIONA
Sacyr Agua
NaanDanJain Ibérica
Miya Water
IIAMA
Insituform
ITC Dosing Pumps
Redexia network
Lama Sistemas de Filtrado
Asociación de Ciencias Ambientales
CAF
Aganova
Saint Gobain PAM
Almar Water Solutions
DAM-Aguas
Saleplas
Ulbios
Terranova
AZUD
STF
ICEX España Exportación e Inversiones
Grundfos
Molecor
Global Omnium
Fundación We Are Water
AECID
HANNA instruments
Hach
J. Huesa Water Technology
UPM Water
Ingeteam
Filtralite
DuPont Water Solutions
biv Innova
Agencia Vasca del Agua
ESAMUR
s::can Iberia Sistemas de Medición
Gestagua
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Minsait
Aigües Segarra Garrigues
AGENDA 21500
Aqualia
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Regaber
Bentley Systems
Hidroconta
TecnoConverting
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
NOVAGRIC
Xylem Water Solutions España
BELGICAST by TALIS
Kamstrup
Control Techniques
EPG Salinas
Rädlinger primus line GmbH
EMALSA
Kurita - Fracta
Red Control
Consorcio de Aguas de Asturias
ABB
Fundación Biodiversidad
BACCARA
Grupo Mejoras
SCRATS
UNOPS
Jornada Agricultura y Agua en Levante: Presente y Futuro

Los refugiados climáticos: Kiribati

El paraíso del Pacífico: Kiribati | DW Documental

  • Artículo escrito por Javier Salinas Fernández.

Sobre la Entidad

Gestión del Agua ETSII - UPM
Este es el perfil iAgua de la asignatura Gestión del Agua impartida en el Máster de Ingeniería Química y en el Máster de Ingeniería Ambiental de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid.
ABB

Es de sobra conocido el refrán la ficción supera la realidad, pero lo que ya no es tan conocido es que esto probablemente suceda (sino igualarlo) más pronto que tarde. Numerosas son las películas producidas en los últimos años en los que se desarrollan una serie de desastres naturales que acaban con los protagonistas teniendo que hacer frente a condiciones extremas o incluso teniendo que emigrar. Este es el caso que se avecina al archipiélago de Kiribati.

Este conjunto de islas se encuentran en el océano Pacífico, y aunque no son muy famosas, se encuentran a medio camino entre otros dos archipiélagos mundialmente conocidos: las islas Fiyi y Hawaii. La situación de Kiribati viene de lejos, ya que a finales de la década de los 90 un informe de las Naciones Unidas ya avisaba sobre el riesgo que corría este archipiélago debido al continuo crecimiento del nivel del mar. Por desgracia, este crecimiento no ha parado ni disminuido, por lo que, probablemente, los kiribatianos pronto tendrán que buscar un nuevo lugar en el que residir y pasarán a ser refugiados climáticos.

Los primeros efectos de este fenómeno ya han llegado y afectan principalmente a lo más imprescindible que se necesita para que se desarrolle la vida: el agua. La elevación del nivel del mar está haciendo que entren en contacto con las aguas dulces del archipiélago, que empiezan a contaminarse y volverse saladas, lo que impide su consumo sin un tratamiento previo más complejo, del cual no disponen allí.

Otro factor que juega en contra de Kiribati es la cultura de su población, donde la educación apenas llega a la población y por consiguiente no creen posible que sus hogares puedan acabar sumergidos bajo el agua. Esto no hace que no tomen las pocas precauciones que se pueden tomar en una situación así.

Esta situación, y otras muchas parecidas que sucederán no dentro de mucho (lluvias torrenciales más extremas, sequías más prolongadas, etc.) harán que no solo los habitantes de Kiribati tengan que emigrar sino otro muchos de miles de personas, por lo que una cooperación de diferentes países, especialmente los más desarrollados, es imprescindible para mitigar estos efectos.

Para el caso de Kiribati, Nueva Zelanda ya ha firmado un acuerdo de colaboración por el que todos los años se compromete a recibir y dar empleo estable a 70 kiribatianos y de esta forma ayuda a ofrecer un futuro mejor a estas personas.

Redacción iAgua

La redacción recomienda