20 años del inicio de la actividad de Aguas del Huesna

77
0
77
  • Instalaciones de Aguas del Huesna
  • En la actualidad, Aguas del Huesna presta el servicio del ciclo integral urbano del agua de forma directa a 18 poblaciones de la provincia de Sevilla.
  • Opera más de 220 kilómetros de conducciones de transporte en alta, 1.495 kilómetros de redes de distribución municipal y casi 1.100 kilómetros de red de saneamiento.

"Este mes se cumplen 20 años del inicio de la actividad de Aguas del Huesna, dos décadas que han servido para acabar con los graves problemas de abastecimiento que padecían unos 250.000 vecinos de la provincia de Sevilla". Con estas palabras, el presidente de la empresa y de la Diputación Provincial, Fernando Rodríguez Villalobos, ha querido conmemorar "tan señalada efemérides para los pueblos adscritos al sistema Huesna".

Y es que en mayo de 1994 la entonces denominada asociación de interés económico Aguas y Servicios del Huesna, comenzó a operar en un conjunto de poblaciones que recorren prácticamente de norte a sur la provincia de Sevilla, distribuidos en las comarcas de la Sierra Norte, Vega derecha del Guadalquivir, Los Alcores y la Campiña Sur. Paralelamente, la Junta de Andalucía, con el apoyo y coordinación de la Diputación de Sevilla y de los municipios que integraban el consorcio, adjudicaba las obras de infraestructura para construir y explotar el sistema de abastecimiento. Se trataba de levantar una infraestructura que potabilizara el agua del río Huesna y la acercara hasta el grifo del consumidor, "una compleja obra de ingeniería" que supuso la inversión de más de 84 millones de euros.

Tras la ejecución de las obras, comenzaba a llegar agua calidad a los municipios integrados en el Consorcio. "Arrancaba así una apuesta firme por la solidaridad entre municipios y la eficiencia en la gestión, un reto que años después se ha traducido en constantes inversiones en la mejora de las redes de distribución y saneamiento de nuestros pueblos y, sobre todo, en la mejora de la calidad de vida de los habitantes de buena de parte de la provincia de Sevilla", dijo.

En la actualidad, Aguas del Huesna presta el servicio del ciclo integral urbano del agua de forma directa a 18 poblaciones de la provincia de Sevilla. Opera más de 220 kilómetros de conducciones de transporte en alta, 1.495 kilómetros de redes de distribución municipal y casi 1.100 kilómetros de red de saneamiento.

En los últimos ejercicios, viene produciendo anualmente alrededor de 18,4 millones metros cúbicos de agua, que consumen los más de 101.000 abonados al servicio, de los que el 85 por ciento son hogares domésticos, el 13 por ciento son comercios e industrias y tan sólo un 2 por ciento centros oficiales y ayuntamientos.

Con un modelo de prestación directo que ocupa a 224 empleados, "la sociedad ha arrojado resultados positivos en todos los ejercicios desde 2007, año en que se remunicipalizó el servicio y se apostó por la gestión pública del agua", ha añadido el presidente.

Para conmemorar esta efemérides, la empresa pública viene realizando distintas actividades durante el año, como un programa de visitas a las instalaciones con alumnos de Bachillerato de los institutos de enseñanza Secundaria radicados en municipios abastecidos por la empresa - "en el que han participado hasta ahora unos 1.400 alumnos"-

Entre los municipios que gestiona Aguas del Huesna se cuentan 15 que están conectados al sistema de abastecimiento derivado del embalse del embalse: Villanueva del Río y Minas, Alcolea del Río, Cantillana, Tocina, Brenes, Carmona, El Viso del Alcor, Utrera, Los Molares, El Coronil, Lebrija, Las Cabezas de San Juan, Los Palacios y Villafranca, y El Cuervo de Sevilla; y los que se abastecen de otras fuentes, como El Real de la Jara, que lo hace desde los pozos de Almadén de la Plata; Cañada Rosal, con agua procedente del sistema del Plan Écija, El Madroño, que se abastece desde el embalse del Jarrama; y El Pedroso, que tiene una captación propia en el embalse del Huesna.

La complicada distribución territorial y las características de las poblaciones a suministrar, fueron argumentos más que suficientes para que se apostara por una atención a la ciudadanía cercana, presencial, en el seno de un modelo de gestión descentralizado con una oficina de atención a la ciudadanía en cada municipio y una central en la que se ubican las direcciones y los servicios comunes.

Comentarios