Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Agencia Vasca del Agua
ISMedioambiente
Idrica
GS Inima Environment
ICEX España Exportación e Inversiones
Aqualia
RENOLIT ALKORPLAN
TEDAGUA
AECID
DATAKORUM
Almar Water Solutions
AGS Water Solutions
Barmatec
Catalan Water Partnership
LACROIX
ACCIONA
ADASA
Asociación de Ciencias Ambientales
Saint Gobain PAM
CAF
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Confederación Hidrográfica del Segura
Grupo Mejoras
Laboratorios Tecnológicos de Levante
FLOVAC
J. Huesa Water Technology
TecnoConverting
SCRATS
TRANSWATER
Rädlinger primus line GmbH
Schneider Electric
Molecor
Fundación Biodiversidad
Baseform
Hidroconta
Vector Energy
HRS Heat Exchangers
ADECAGUA
ESAMUR
IAPsolutions
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
ONGAWA
Innovyze, an Autodesk company
Ingeteam
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Sivortex Sistemes Integrals
Minsait
Sacyr Agua
AMPHOS 21
Lama Sistemas de Filtrado
Cajamar Innova
Global Omnium
s::can Iberia Sistemas de Medición
FENACORE
Xylem Water Solutions España
Likitech
Fundación CONAMA
Amiblu
Red Control
KISTERS
Filtralite
Fundación Botín
Hach

Se encuentra usted aquí

El Gobierno de Canarias cede 2 desaladoras al Cabildo de Lanzarote para mitigar la crisis hídrica

  • Gobierno Canarias cede 2 desaladoras al Cabildo Lanzarote mitigar crisis hídrica
  • El consejero de Política Territorial, Manuel Miranda, suscribió con el presidente insular Oswaldo Betancort el convenio de cesión acordado el pasado mes de agosto.
  • Las plantas portátiles permitirán producir hasta 5.000 metros cúbicos de agua al día y reducir las actuales restricciones.

Sobre la Entidad

Gobierno de Canarias
El Gobierno de Canarias es la institución que ostenta el poder ejecutivo en el marco competencial de la Comunidad Autónoma de Canarias.

El consejero de Política Territorial, Cohesión Territorial y Aguas del Gobierno de Canarias, Manuel Miranda, suscribió este jueves junto al presidente del Cabildo de Lanzarote, Oswaldo Betancort, el convenio para la cesión de dos plantas desaladoras portátiles que permitirán paliar en gran medida la crisis de abastecimiento de agua que sufre la isla de Lanzarote.

Según explicó el consejero Manuel Miranda, “las desalinizadoras son capaces de convertir cada día 5.000 metros cúbicos de agua de mar, lo que equivale a cinco millones de litros que pueden incorporarse a la red de abastecimiento insular para uso de la población, y reducir así las restricciones que este verano ha sufrido tanto Lanzarote como La Graciosa”.

La maquinaria desembarcó el pasado lunes en la isla conejera procedente de La Palma, donde fueron instaladas de forma provisional para responder a las carencias de abastecimiento causadas por la erupción del volcán de Cumbre Vieja, y serán instaladas y preparadas para su funcionamiento en el Centro de Desalación Díaz Rijo de Arrecife.

Miranda reiteró “tal y como ha asegurado el presidente Fernando Clavijo en diversas ocasiones, que para la Dirección General de Aguas y para este gobierno, la producción, almacenamiento y distribución de agua en Canarias es un asunto prioritario que requiere una nueva estrategia para hacer frente a las carencias y diferentes desafíos que se están planteando en las Islas, porque no es aceptable que en pleno siglo XXI la población siga soportando restricciones y cortes en el suministro público de agua”.

El préstamo de las plantas desaladoras es la respuesta de emergencia que el Gobierno de Canarias ha dado de forma inmediata a la crisis que vive Lanzarote, causada entre otros motivos por los desperfectos que sufre la red de canalización insular -en la que se pierde casi el 60% del suministro-, y por la rotura de un bastidor en una de las potabilizadoras que dotaba de agua potable a un sector importante de la población conejera hasta el pasado mes de julio.

El préstamo de las desaladoras es una solución a corto plazo, que tendrá que resolverse con la cooperación y el impulso de ambas instituciones

El presidente de la corporación insular, Oswaldo Betancort, agradeció la respuesta del Gobierno canario y señaló que “es de vital importancia la comunicación administrativa para solucionar la crisis hídrica que se está viviendo en la Isla”. Asimismo, el regidor de Lanzarote y La Graciosa aseguró que “en el Plan de Actuaciones que hemos aprobado se detalla cuál es la situación del Ciclo Integral del Agua, las necesidades que tenemos en materia de financiación y las actuaciones que se iniciarán con el plan de choque urgente”.

En esta tesitura, tanto Miranda como Betancort coincidieron en que el préstamo de las desaladoras es una solución a corto plazo, que tendrá que resolverse con la cooperación y el impulso de ambas instituciones, contando así con el Consejo Insular de Aguas de Lanzarote y el Consorcio del Agua de Lanzarote. Para ello es necesario “recoger soluciones definitivas a medio y largo plazo respecto al déficit de infraestructuras de producción, almacenamiento y distribución del agua en la isla”, finalizó Miranda.

A juicio del consejero de Aguas del cabildo conejero, Domingo Cejas, “se da un paso importante para ir mejorando la producción de agua, pero debemos trabajar paralelamente en la reparación de las tuberías de las casi 40 calles de la isla que presenta el mayor porcentaje de pérdidas”.

Es por ello que el Cabildo de Lanzarote tiene previsto destinar más de 90 millones de euros para desarrollar el Plan de Actuaciones del Agua 2023-2027, presentado a principios del mes de agosto y que contempla la renovación de las infraestructuras hidráulicas de Lanzarote y La Graciosa.

EDAM´S portátiles de emergencia

Las dos desaladoras que llegaron el pasado lunes a Lanzarote provenientes de La Palma y que suministran hasta 2.500 m3 de agua al día -cada una- emplean un sistema de ósmosis inversa, que consiste en pasar agua de mar por una membrana semipermeable, sometiéndola a decenas de bares de presión para que, al atravesar la membrana se consiga atrapar las impurezas, moléculas y partículas grandes. Es así como se eliminan las bacterias, la posible arena que arrastre el mar o las pequeñas partículas de plástico.

Posteriormente, se adicionan productos químicos para ajustar el pH y el cloro para llevar a cabo la desinfección y, por último, producto antiincrustante, que evita que las sales disueltas se establezcan en la superficie de las tuberías.

Por último, el agua se presuriza hasta los casi 70 bares, pasando de nuevo a través de la membrana de ósmosis inversa, provocando la separación de la sal y el agua.

Por un lado, se encuentra el agua con baja concentración de sal, que es la que se distribuye para consumo humano y de regadío, y por otro una especie de salmuera que suele ser devuelta al mar.

La redacción recomienda

17/05/2023 · Sequía

Enrique Moreno: “Estamos en una situación actual del abastecimiento compleja”