Lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico

401
0

Lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico

Sobre la Entidad

Greenpeace
Greenpeace es una organización ecologista internacional, económica y políticamente independiente que utiliza la no-violencia y la confrontación para exponer y encontrar solución a los problemas ambientales globales.

El Ártico es una zona remota, hogar de algunas de las especies más emblemáticas y amenazadas del planeta, incluyendo osos polares, narvales y zorros árticos. Pocos de nosotros hemos tenido la suerte de explorar las extensiones de hielo marino, glaciares o capas de hielo, sin embargo estamos vinculados de forma inextricable a esta vasta región y desempeña un papel esencial en nuestro sistema climático global. El aumento de las temperaturas en el Ártico parece estar influyendo en los sistemas meteorológicos en otras partes del mundo, aunque no están claro los detalles de los complejos procesos implicados. 

Sevilla, Londres y Miami afectados por el deshielo del Ártico

La región ártica se está calentando a un ritmo más del doble que otras zonas del mundo debido a un fenómeno conocido como “amplificación ártica”. El hielo marino se derrite más temprano y el área total de hielo marino de verano ha disminuido, de media, de forma acentuada en los últimos 30 años. El resultado de este retroceso del hielo es que hay mayor intercambio de calor entre el océano y la atmósfera. Todo el Ártico se ha oscurecido visiblemente con la pérdida de hielo y nieve, y esto ha afectado al albedo (propiedad de reflectar la luz solar) de forma que se absorbe más energía. Se puede haber puesto en marcha un mecanismo que se retroalimenta de forma imparable y que contribuirá al cambio climático global. 

Junto con la variabilidad natural de los ciclos solares, la amplificación ártica parece estar cambiando las circulaciones atmosféricas de escala global. Han habido alteraciones notables en las trayectorias de las tormentas, la corriente de chorro así como en la circulación oceánica norte. Al bloquearse las ondas planetarias atmosféricas, el resultado es que los patrones meteorológicos se “estancan” causando una metereología más persistente en un lugar determinado, es decir, periodos más largos de bajas o altas presiones.  Estos cambios parecen estar influenciando el tiempo en las latitudes medias con marcados efectos en nuestra vida cotidiana.

La muralla China, una paisaje de arrozales asiáticos y el Ártico afectados por el deshielo del Ártico

A lo largo de la última década se han registrado una serie de eventos extremos sin precedentes: “super tormentas”, sequías, olas de calor, inundaciones e inviernos con nevadas que baten récords. Los modelos climáticos sugieren que estos eventos meteorológicos extremos serán más comunes en el futuro, causando grandes pérdidas humanas y económicas. Ya se han perdido muchas vidas, se han inundado hogares, se han perdido cosechas y han ardido bosques con graves consecuencias para los sistemas biológicos y para los medios de vida de las personas. 

Las investigaciones están aún en una fase muy temprana y la comunidad científica está intentando comprender mejor cómo los complejos procesos atmosféricos de los polos están influenciando los patrones meteorológicos en las latitudes medias. Aún hay mucho debate. Sin embargo, parece que no hay duda en que el calentamiento del Ártico es uno de los principales factores.  

La región comprendida dentro del Círculo Ártico incluye cerca del 6% de la superficie de la Tierra. Sin embargo, esta zona frágil y de una importancia crítica no tiene actualmente ninguna protección internacional legal y vinculante. Greenpeace trabaja de forma urgente hacia la creación de una red de áreas protegidas en el Ártico que proporcione alguna protección a estas especies vulnerables y sus hábitats en estos tiempos de cambio global y que permita una gestión efectiva, precautoria y adaptativa de cualquier actividad humana en la región.

Comentarios