Aqualia
Connecting Waterpeople
Ingeteam
Redexia network
Catalan Water Partnership
Fundación Biodiversidad
NOVAGRIC
Agencia Vasca del Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
Fundación Botín
Bentley Systems
ESAMUR
Red Control
s::can Iberia Sistemas de Medición
Idrica
NaanDanJain Ibérica
DuPont Water Solutions
ICEX España Exportación e Inversiones
Barmatec
Elmasa Tecnología del Agua
HANNA instruments
AECID
Kamstrup
Global Omnium
BACCARA
Cibernos
SCRATS
FLOVAC
Lama Sistemas de Filtrado
DAM-Aguas
TEDAGUA
BELGICAST by TALIS
ACCIONA
UNOPS
Regaber
UPM Water
AGENDA 21500
Saleplas
Fundación We Are Water
Ulbios
Molecor
Hach
IAPsolutions
EMALSA
CAF
Aganova
CALAF GRUP
STF
Fundación CONAMA
Blue Gold
Terranova
Minsait
Innovyze, an Autodesk company
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Gestagua
FENACORE
biv Innova
Rädlinger primus line GmbH
Xylem Water Solutions España
Elliot Cloud
IIAMA
VisualNAcert
Grundfos
Almar Water Solutions
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
LACROIX
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Likitech
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
AZUD
Asociación de Ciencias Ambientales
Aigües Segarra Garrigues
GS Inima Environment
J. Huesa Water Technology
Saint Gobain PAM
Consorcio de Aguas de Asturias
EPG Salinas
Control Techniques
ITC Dosing Pumps
Grupo Mejoras
ISMedioambiente
Vector Motor Control
Isle Utilities
ADECAGUA
Filtralite
Schneider Electric
Prefabricados Delta
Hidroconta
ABB
Insituform
Baseform
Miya Water
Smagua
Cajamar Innova
TecnoConverting
Aqualia
Kurita - Fracta
Sacyr Agua

¿Qué hace falta para innovar?

  • ¿Qué hace falta innovar?
  • ¿Qué hace falta para innovar? ¿Sólo si dispones de la tecnología más avanzada, eres innovador?
  • Echamos la vista atrás en el tiempo para responder a estas preguntas.

Sobre la Entidad

Grupo INCLAM
Grupo internacional, dentro del Mercado Alternativo Bursátil, que se dedica al sector de la ingeniería del agua y el cambio climático. Gracias a su expansión dispone de delegaciones en Latinoamérica y Caribe, España, África Subsahariana y Asia.
Molecor

Temas

Tenemos tecnologías, tenemos conocimientos y estamos en los mercados. Entonces, ¿qué nos hace falta para innovar?

La respuesta a esta pregunta no es sencilla. A poco que realicemos una labor de vigilancia tecnológica, observaremos que frecuentemente surgen nuevos “marcos” en los que a priori podríamos encajar nuestras ideas o centrar nuestros proyectos, pero a la hora de hacerlo ese ejercicio puede convertirse en algo bastante complejo.

Si echamos la vista atrás, podemos observar como grandes iniciativas surgidas hace ya unos años como las Smart Cities, la Industria 4.0 o el Big Data siguen a día de hoy avanzando y evolucionando con tal rapidez que darles adecuada respuesta es bastante difícil para la mayoría de los innovadores. 

Bajo estos paraguas, las tecnologías digitales se volvieron a poner de moda debido básicamente a que tras algunas décadas de desarrollo y evolución ya son algo tremendamente útil para la sociedad. Sin embargo, se sitúan en un entorno tan cambiante que podemos empezar a atisbar su pérdida de protagonismo: innovaciones aplicables en campos como la medicina, nuevos materiales, la logística o la robótica, son en el momento actual los verdaderos protagonistas. Claros ejemplos de lo expuesto son algunos de los Premios Nobel 2018, el de Física ha reconocido una investigación que ha revolucionado los estudios sobre rayos láser para nuevas aplicaciones en los campos de la medicina y de los procesos industriales; el de Economía reconociendo la integración de los estudios sobre el cambio climático y la importancia de las innovaciones tecnológicas con el análisis macroeconómico para el desarrollo de la Economía.

Ahora bien. ¿Significa esto que si no dispones de la tecnología más avanzada, no eres innovador?

La historia está llena de ejemplos en los que tecnologías disruptivas parecían difícilmente aplicables, pero tras un proceso más lento de ingeniería y transformación se iban adaptando hasta convertirse en productos útiles y sobre todo, que la gente estaba dispuesta a comprar.

Y si analizamos ese proceso más en detalle, veremos que la verdadera innovación no estaba en la tecnología en sí, sino en el uso conjunto de varias tecnologías provenientes de distintos sectores en ese proceso de transformación. 

Un claro ejemplo es la tecnología GPS, surgida por primera vez en 1957 cuando la Unión Soviética lanzó el primer satélite artificial de la historia con fines de geolocalización, desarrollada posteriormente durante los años 60 por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos con el objetivo de disponer de ciertos datos a cualquier hora del día y de ahí a nuestros días, donde ya se ha universalizado su uso integrándolo con todo tipo de tecnologías como la telefonía, la seguridad, la navegación, etc. En la actualidad, seguimos observando como nacen todos los días Start-Ups cuyo negocio se basa en integrar la tecnología GPS con otras, algunas tan conocidas como Uber, Cabify, Car2Go o Emov lo hacen para cubrir las necesidades cada vez más acuciantes sobre movilidad sostenible, conectada y compartida. 

Una vez que se toma conciencia de que con nuestras propias tecnologías seguimos dentro del juego, parece lógico que lo siguiente sea mirar hacia dentro e intentar fomentar la innovación dentro de las compañías de manera continua. Ello requiere un esfuerzo global muy importante dentro de las organizaciones que ha de estar apoyado de arriba a abajo por una cultura empresarial que contribuya a fomentar las ideas y los productos transformadores sin esperar a que estos simplemente fluyan: cualquiera puede tener una buena idea, hay que estar preparado para saber recogerla.

Por último también cabe observar un gran campo para la innovación en el enfoque a la hora de concebir y diseñar los proyectos o productos, ya no tan centrado en las tecnologías en sí mismas, sino también en su encaje con el mercado al que van dirigidas desde el punto de vista social, medioambiental y económico y desde su fase de concepción: “de la cuna a la cuna” conforme a los principios de la economía circular.

Este enfoque holístico entre tecnología disponible, cultura organizativa y de concepción de producto es lo que nos llevará sin duda ser verdaderamente innovadores

Redacción iAgua

La redacción recomienda

18/11/2020 · Digitalización · 185 2

Jorge Helmbrecht: "El objetivo de WatEner es la mejora de la eficiencia del binomio agua-energía"

23/10/2020 · Gestión del Agua · 83

Construyendo el catastro desde la comunidad