Connecting Waterpeople

Sí, los coches también flotan

3
236
  • Sí, coches también flotan

Sobre la Entidad

Grupo INCLAM
Grupo internacional, dentro del Mercado Alternativo Bursátil, que se dedica al sector de la ingeniería del agua y el cambio climático. Gracias a su expansión dispone de delegaciones en Latinoamérica y Caribe, España, África Subsahariana y Asia.
· 236
3

Las imágenes que nos ha dejado esta última gota fría nos obligan a asimilar que los coches flotan y que lo hacen antes de lo que parece. La gran mayoría de fallecidos en éste y en los últimos eventos de inundación han sido encontrados en sus vehículos o cerca de ellos.

Según datos de la DGT, una riada con 40 centímetros de profundidad sería capaz de arrastrar algunos vehículos mientras, que si la cifra se eleva a 60 cm, la mayoría irían a la deriva, incluidos los todoterrenos.

Ahora que estamos viendo la cantidad de daños materiales producidos por los desbordamientos, empezaremos a oír miles de voces comentando lo que se tendría que haber hecho y lo que habría que hacer en el futuro para que no se repita algo así, pero…

¿Todo lo que leemos o escuchamos es verdad?

¿Limpiar el cauce ayuda a reducir las inundaciones? Sí, si entendemos la limpieza como eliminación de escombros, vegetación seca y otros obstáculos que impiden el correcto funcionamiento y capacidad de las obras diseñadas; y no, si lo que eliminamos es la vegetación de ribera que protege los taludes de la erosión y con cuyo rozamiento disminuye la velocidad del agua

¿Encauzar los ríos mejora los problemas de inundabilidad? Sí, si están bien diseñadas, bien construidas, bien mantenidas, y sí, siempre que se realicen labores de revisión de su capacidad teniendo en cuenta los nuevos riesgos originados por la ocupación del valle fluvial aguas arriba.

A la hora de valorar un encauzamiento o una presa, cabe preguntarse ¿conocemos todos los puntos de vista, todos los condicionantes técnicos o los objetivos con los que se diseñó esta actuación? Otra pregunta que nos hace meditar es: ¿por qué generamos/creemos bulos en momentos tan críticos? ¿Por qué seguimos viendo imágenes de personas caminando entre aguas con alta velocidad para ir a “rescatar” su coche, navegando en las calles inundadas con canoas o saltando desde sus ventanas? ¿Por qué colapsamos los canales de información y en ocasiones lo de emergencias con comentarios superfluos?

Las Confederaciones Hidrográficas, AEMET, Protección Civil, UME, CCAA y administraciones locales han estado informando casi en tiempo real desde Twitter y otras redes. Recurrir a fuentes oficiales y tener el conocimiento sobre cómo actuar facilita desenvolverse de forma adecuada ante una emergencia.

Es importante destacar que, a pesar del fallo de algunas estructuras y de la especial intensidad de las lluvias caídas estos días atrás, los trabajos de emergencia han funcionado bien, si bien hay que seguir avanzando en su mejora, sobre todo a escala individual.

Según la Orden PCI/488/2019, de 26 de abril, por la que se publica la Estrategia Nacional de Protección Civil, aprobada por el Consejo de Seguridad Nacional, resulta esencial potenciar las conductas de autoprotección y resiliencia de la sociedad española, fortaleciendo las políticas de educación, información a los ciudadanos, y autoprotección, promoviendo una cultura preventiva.

Por otro lado, tenemos la obligación de inscribir nuestra propiedad en el Registro de la Propiedad, indicando que la construcción se encuentra en zona de flujo preferente según las condiciones descritas en el Real Decreto 638/2016, de 9 de diciembre, por el que se modifica el Reglamento del Dominio Público Hidráulico.

Es decir, tenemos la obligación como ciudadanos de protegernos, de conocer dónde está nuestro hogar y qué riesgos corremos y de saber qué hacer en caso de emergencia para salvaguardar nuestras vidas y bienes, así como para no poner en peligro a terceros. Es esencial ya que los servicios de emergencia no pueden llegar inmediatamente y de forma simultánea a todos los afectados. 

Ya disponemos de mucha información abierta al público, que es ampliada y revisada periódicamente, que es sometida a consultas públicas por lo que cualquier ciudadano puede participar con sugerencias u observaciones. Existen también guías de autoprotección como la ‘Guía para la reducción de la vulnerabilidad de los edificios frente a las inundaciones y otras de libre acceso’, visores con información geográfica de los estudios realizados en el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables y que dan respuesta a la Directiva Europea de Inundaciones.

En el simulacro EURIWATEREX 2018 (Risk WATER flooding EXercise),  participaron más de 600 efectivos de distintos países, pero lamentablemente la participación ciudadana fue escasa. Mientras unos cuantos vecinos se esforzaban en aprender y colaborar, la mayoría de la población seguía haciendo sus compras o charlando en los bares mientras sonaban las sirenas de la alarma. ¿Cuáles son algunas de las conclusiones de este evento para seguir minimizando el impacto de las inundaciones? Es necesario ser más conscientes de los riesgos que nos rodean, de la probabilidad de que ocurran y de la necesidad de autoprotegernos frente a ellos, aprender y actuar.

Como ejemplo, la Defensa Civil cubana se organiza desde las primeras alertas de huracanes de modo que todos y cada uno de los vecinos tienen misiones para que los daños sean únicamente materiales. Se realizan evacuaciones colectivas de forma que no se generen atascos y accidentes en los coches individuales. Cada familia sabe a qué casa acudir a modo de refugio y qué cosas, medicinas, mascotas y personas han de llevarse consigo. En esta ocasión, Protección Civil y el resto de cuerpos de seguridad del estado han evacuado a 3.500 personas ordenadamente en un evento extremo como podría ser una gota fría donde el tiempo de respuesta es mucho menor.

La pregunta que flota en el aire es: ¿estamos preparados para una nueva riada el mes que viene? ¿Quién nos dice que no puede volver a ocurrir? Ahora con los terrenos saturados, cualquier nueva precipitación podría desencadenar nuevas inundaciones. Disponemos de unos servicios de emergencia ejemplares para otros países y sistemas de recuperación (Consorcio de Compensación de Seguros y ayudas de las Administraciones públicas). Y no podemos olvidar que el país ha mejorado en infraestructuras, comunicación, y alertas en todos estos años, por ejemplo, el 112 se implantó en 1991. Pero, ¿qué podemos hacer nosotros?

Ahora que tenemos mucha la información técnica de riesgo y sabemos lo que podemos hacer para reducir el impacto… ¡Involucrémonos!

La redacción recomienda

14/11/2019 · Digitalización · 69 1

"Toda esta tecnología va a generar cambios dentro de la compañía y en los procesos de la compañía"

13/11/2019 · Abastecimiento · 163 1

Diseño y Construcción del 2º depósito de agua, de acero vitrificado, más grande de Honduras