Connecting Waterpeople

Juan José Alonso: "Los restaurantes son expositores en los que poner en valor el agua del grifo"

912
  • Juan José Alonso: " restaurantes son expositores que poner valor agua grifo"

Sobre la Entidad

GS Inima Environment
GS Inima actúa en todas las fases de los proyectos en que participa: Diseño, Tecnología, Construcción, Operación y Mantenimiento y desarrolla su actividad tanto en el mercado público como en el privado.
Bentley Systems
· 912

Continuando con la sección #YoBeboAguadelGrifo contamos hoy con Juan José Alonso Izquierdo, Técnico de Licitaciones  en GS Inima, que detalla como la "marca" del agua del grifo se ha visto seriamente prejudicada por las campañas de comunicación y marketing por parte de la industria del agua embotellada. También destaca que la comunicación es clave para concienciar sobre el consumo de agua del grifo.

Pregunta - ¿De dónde nace el debate entre el consumo de agua embotellada o agua del grifo? ¿De qué se alimenta?

Respuesta - El debate nace de la combinación de varios factores. Por una parte, la mala imagen que se ha generado históricamente sobre el agua de grifo, en ocasiones asociada a unas pobres características organolépticas de la misma. La variabilidad de las características físico-químicas a lo largo de la geografía ha llevado a que, en ocasiones, se llegase a dar difusión al falso mito “El agua de grifo no es potable”. 

Otro factor relevante que alimenta este debate es una creciente concienciación ambiental, opuesta al fuerte impacto generado por el agua embotellada, en especial, la que se comercializa como botella de plástico no reutilizable.

Los profesionales del sector buscamos dar al agua de grifo el lugar que se merece

Finalmente, como tercer elemento tenemos a las empresas comercializadoras de agua embotellada, capaces de generar un mercado con un volumen de ventas e impacto económico muy significativo.

Estos 3 elementos, junto al buen trabajo de comunicación desarrollado por el sector de los servicios de agua durante los últimos años, han dado lugar a un debate en el que los profesionales del sector buscamos dar al agua de grifo el lugar que se merece, y que no es otro que el de un recurso de calidad, seguro y medioambientalmente responsable.

P. - ¿Qué ventajas tiene consumir agua del grifo frente a agua embotellada?

R. - Sin duda, una de los más recurrentes es la cuestión ambiental asociada a los residuos derivados del agua embotellada y a los costes ambientales de su envasado y distribución. En el caso de las botellas de plástico, debemos pararnos a pensar que el agua embotellada tiene un tiempo medio de uso que puede ser de una hora, si bien una vez que desecha, su presencia en el medio ambiente se extenderá durante decenas de años.

Por otra parte, tenemos el no menos importante aspecto económico. Por lo que pagas por una botella de agua mineral de medio litro tienes a tu disposición en tu misma casa 1000 litros de agua de grifo.

Finalmente, debemos destacar la comodidad de disponer de agua segura y de calidad en los grifos de nuestros hogares, a cualquier hora del día y sin limitaciones (siempre asumiendo un consumo responsable).

P. - ¿Qué falsos mitos le gustaría desmentir respecto al agua del grifo/agua embotellada?

R. - Los mitos son numerosos y algunos de ellos, cuanto menos, “curiosos”. Es difícil decantarse por uno, si bien el que me toca la fibra cada vez que llega a mis oídos es;  “El agua de grifo tiene una calidad inferior a la del agua embotellada.”

Las herramientas legislativas pueden ser y serán un gran apoyo en el fomento del consumo de agua de grifo

P. - ¿Por qué crees que el consumo de agua embotellada aún es elevado entre la sociedad española?

R. - Los falsos mitos que corren sobre el agua de grifo han llevado a que su “marca” se haya visto seriamente perjudicada, favoreciendo esto una ganancia de cuota de mercado a favor del agua embotellada.

Por otra parte, las tendencias y hábitos de consumo de nuestra sociedad han generado un incremento del mercado de agua embotellada. Está claro que en estos hábitos de consumo han influido de forma determinante las potentes campañas de comunicación y marketing desarrolladas desde el sector del agua embotellada, asociando su consumo a hábitos de vida saludables y modélicos.

P. - ¿Cree que el precio que se paga por el agua en España está ajustado a su valor real?

R. - No. Remitiéndonos a los datos, se puede dilucidar que lo que pagamos por el suministro de agua no llega a cubrir todos aquellos costes asociados a su producción, transporte, almacenamiento y posterior devolución al medio en un estado óptimo.

Es evidente el amplio recorrido tarifario existente en los servicios de agua, si bien este debe ir acompañado de una información y sensibilización a la población sobre los costes repercutidos en las tarifas de los servicios.

Si comparamos la repercusión que tiene en nuestra economía doméstica el servicio del agua frente al de otras utilites (electricidad, telefonía…) vemos que el esfuerzo económico que hacemos para pagar el servicio de agua es poco significativo.

P. - Una de las acciones con más impacto mediático en los últimos tiempos es la obligatoriedad de servir agua del grifo en los restaurantes de varias regiones españolas. ¿Cómo valora esta medida y como cree que podría influir en el consumos de agua del grifo en los hogares?

R. - Es una gran iniciativa, ante la que me gustaría dar mi más sincera enhorabuena a todas aquellas administraciones que han sido pioneras en estas iniciativas.

Los restaurantes son grandes expositores en los que poner en valor el agua de grifo, generando conciencia en los consumidores y llevando el hábito de consumo a los  hogares. Sin duda estas campañas e iniciativas son de gran valor, si bien las mismas deben ir acompañadas de una información al consumidor que permita a aquellos consumidores de agua embotellada decantarse por el consumo de agua de grifo en su día a día.

A la par de estas acciones, me gustaría destacar las cada vez más numerosas “catas de agua de grifo” que se están desarrollando por toda la geografía española, y que son sin duda magníficos puntos de reflexión sobre el consumo de agua de grifo y sus bondades.

P. - ¿Cree que los controles que pasa el agua del grifo son suficientes para garantizar su calidad?

R. - Sin duda. Son suficientes y cumplen en todo momento con lo exigido por la legislación vigente, mejorando en la mayoría de los casos los mínimos exigidos.

Los controles sobre el agua de grifo son numerosos y variados, abarcando desde la captación, tratamiento, almacenamiento, distribución y suministro al consumidor final.

P. - ¿Qué medidas serían más efectivas para aumentar el consumo de agua del grifo entre la población (desde las administraciones, las empresas…)?

R. - La comunicación, información y sensibilización son los pilares básicos para conseguir poner “el agua de grifo” en el lugar que se merece.

Lo que pagamos por el suministro de agua no llega a cubrir todos aquellos costes asociados a su producción, transporte, almacenamiento y posterior devolución al medio en un estado óptimo

Por otra parte, las herramientas legislativas pueden ser y serán un gran apoyo en el fomento del consumo de agua de grifo. A este respecto, podemos tener como referencia, con las indudables diferencias existentes entre uno y otro, los nuevos desarrollos legislativos europeos en materia de reducir el uso de bolsas de plástico de un solo uso en los comercios. Estas medidas son recientes, si bien con el tiempo podremos evaluar el impacto de estas medidas, desde el punto de vista económico, social y medioambiental.

Finalmente, los gestores de servicios de aguas debemos continuar con la buena dinámica sobre la información y sensibilización acerca del consumo de agua de grifo.

P. - ¿Qué papel juega la comunicación a la hora de trasmitir el mensaje sobre el agua del grifo a los consumidores?

R. - Como hemos comentado anteriormente, la comunicación es el pilar básico para conseguir que los consumidores tengan la suficiente información para poder decantarse por el consumo de agua de grifo. No podemos permitirnos que la población no consuma agua de grifo por desconocimiento o miedo a la calidad del agua que les llega a sus grifos. Aunque parezca mentira, seguimos encontrándonos con consumidores que se siguen cuestionando si el agua de grifo es potable o entraña algún riesgo para la salud.

Para ver el buen desarrollo en este campo, debemos pararnos y mirar atrás; hace pocos años, sentarte en un restaurante y pedir una jarra de agua de grifo resultaba “chocante”, si bien hoy en día se está desmontando este tabú, y todo ello gracias al buen trabajo de comunicación desarrollado en el sector.

La redacción recomienda