Haití, cinco años después de la tragedia, continúa necesitando ayuda

50
0
  • 317.000 personas recibieron agua potable en los campos de desplazados
    317.000 personas recibieron agua potable en los campos de desplazados (Imagen: Cruz Roja)
  • Cruz Roja hace balance de su plan de actuación tras cinco años de actuación tras el desastre.

El 12 de enero de 2010, un seísmo de 7.3 puntos en la escala de Richter sacudió a Haití, su peor terremoto en 200 años, que dejó un balance de más de 200.000 personas fallecidas, 300.000 heridas y 2 millones de personas más con diversos grados de afectación, entre los que se encuentran más de 1,5 millones de personas desplazadas.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que ya trabajaba en Haití antes del terremoto, puso en marcha junto a la Cruz Roja Haitiana, la mayor operación humanitaria de toda su historia en un solo país. En 72 horas, se desplegaron más de 20 Unidades de Respuesta ante Emergencias especializadas en agua y saneamiento, telecomunicaciones, alojamiento, salud, y distribución de material de primera necesidad para la población afectada.

Los resultados de la intervención de Cruz Roja Española en estos cinco años

Cinco años después del terremoto, Cruz Roja Española continúa trabajando en el país. En los primeros momentos de la emergencia, su labor se centró en acciones de ayuda humanitaria tales como la distribución de agua potable, saneamiento y promoción de higiene en los campos de desplazados en Puerto Príncipe.

Tras el desastre, y habiendo dado respuesta a las necesidades más urgentes, la organización comenzó a desarrollar más de 60 proyectos englobados dentro de su Plan de Acción 2010-2015 en Haití, con los que se ha mejorado la situación de la población. Uno de estos proyectos se trata de la construcción de más de 4.400 alojamientos progresivos en 14 comunidades de Léogâne.

Por otro lado, se ha realizado la rehabilitación y construcción de distintas infraestructuras socia­les tales como centros de salud y escuelas en zonas muy vulnerables, y algunas, de remoto acceso. En total, se están construyendo o rehabilitando 12 escuelas en Léogâne y Jacmel. Lycée Anacaona, inaugurada el 5 de diciembre de 2014 es una de ellas, y destaca por ser el único centro público de Educación Secundaria en todo Léogâne, dotado de 26 aulas con capacidad para un total de 2.600 alumnos. Además, se ha construido un centro de salud en Léogâne.

También, se ha trabajado en la recuperación de medios de vida como la agricul­tura o el apoyo a microempresarios para lograr el desarrollo económico y mejorar las capacidades productivas y de generación de ingresos de la población afectada por el terremoto, más de 10.000 personas han visto mejorados sus medios de vida gracias a este proyecto.

Otro de los proyectos está basado en la capacitación de las familias para que estén mejor preparadas ante futuros desastres. Este proyecto, realizado con el apoyo de ECHO (Oficina de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea), pretende empoderar a las comunidades para que sean capaces de actuar antes, durante y después de un desastre.

El Plan de Acción también contempla la formación en la prevención de enfermedades como el cólera a través de la Promoción de hábitos de higiene, proyecto que beneficiará a alrededor de 19.000 personas y que se extenderá hasta noviembre de 2015.

Durante los días posteriores al terremoto, Cruz Roja comenzó a trabajar en agua y saneamiento, dotando de agua, letrinas y otras pequeñas infraestructuras a 22 campos de desplazados, llegando a cubrir las necesidades de más de 100.000 personas. A día de hoy, se continúa trabajando para que la población tenga acceso regular al agua potable.

Otro aspecto importante es el desarrollo y fortalecimiento de la Cruz Roja Haitiana, que se ha consolidado en el país y que centra su actividad en tres pilares: donación de sangre, salud y preparación de desastres.

 La ayuda aún es necesaria

En Haití continúa siendo necesaria la ayuda para superar dificultades derivadas del terremoto y otras relacionadas con su situación de pobreza. La falta de infraestructuras y servicios, enfermedades como el cólera y los altos índices de contaminación son algunos ejemplos.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja ha ayudado a millones de personas en Haití en los últimos cinco años. Y las cifras así lo reflejan, más de 1.360.000 personas se han beneficiado de infraestructuras sociales nuevas, escuelas y centros de salud reconstruidos y rehabilitados, a más de 43.000 familias se les ha proporcionado una solución de alojamiento seguro, y más de 317.000 personas recibieron agua potable en los campos de desplazados, entre otras.

No obstante, tal y como apunta Santiago López, técnico de proyectos para Haití “Nuestra intención es seguir trabajando por y para Haití, desarrollando nuevas intervenciones que puedan mejorar la calidad de la vida de la población y favorecer su desarrollo”.

Los logros alcanzados para miles de personas son posibles gracias a la solidaridad y aportaciones económicas de particulares, empresas y distintas administraciones. Cruz Roja Española recibió 53 millones de euros, en su mayoría procedentes de particulares, de los que se han ejecutado ya más de 44 millones. El trabajo de los más de 170 cooperantes de Cruz Roja Española que han trabajado en la operación durante estos cinco años, de los miles de voluntarios de la Cruz Roja Haitiana y el personal en sede que sigue trabajando para Haití, han contribuido también a conseguir estos logros.

Comentarios