#SmartWater: la entrevista a Javier Gil

222
0

Sobre la Entidad

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad en iAgua.
  • Javier Gil, de IBM.

Javier Gil es actualmente el Director responsable del negocio de IBM asociado a Smarter Cities para España, Portugal, Grecia e Israel. Dentro de su ámbito de responsabilidad se integra tanto el negocio asociado a servicios profesionales como el de hardware, software y servicios financieros. Asimismo es responsable de la coordinación del negocio de Smarter Cities transversalmente para todos los sectores.

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad del País Vasco. Esta Certificado en Gestión de Inventarios y Fabricación por el APICS, también posee el PDD por el IESE.

Desde un punto de vista sectorial ha trabajado principalmente en los sectores de Consumo y Distribución, Industria y Sector Público.  

Pregunta - Existen multitud de definiciones para ‘Smart City’ ¿Cuál es su definición personal?

Respuesta - El concepto de ciudad inteligente en IBM se asocia a tres grandes ámbitos relacionados con el ciudadano: la calidad de vida, el trabajo y el desarrollo del talento. Para poder mejorar las condiciones en estos tres pilares de la vida ciudadana, en IBM consideramos que la tecnología debe desempeñar un papel clave. Una apuesta decidida por el uso de la tecnología resulta fundamental para desarrollar una gestión inteligente en un entorno cada vez más complejo, saturado y repleto de diferentes “sistemas”, que están totalmente interrelacionados entre sí.

El concepto de ciudad inteligente en IBM se asocia a 3 ámbitos relacionados con el ciudadano: la calidad de vida, el trabajo y el desarrollo del talento

 P. - ¿Qué elementos comunes tienen, en su opinión, todas las Smart Cities?

R. - Una ciudad es un “sistema de sistemas”, en la medida en que su funcionamiento depende de diferentes infraestructuras y sistemas que “conviven” y se interrelacionan simultáneamente entre sí. Concretamente existen seis sistemas fundamentales que confluyen en las vidas urbanas, compuestos a su vez por diferentes redes, infraestructuras y entornos, de cuyo adecuado funcionamiento depende el éxito de una ciudad inteligente: las personas, las empresas, el transporte, las comunicaciones, el agua y la energía. Hoy día existen ya innumerables ejemplos de ciudades que ven cómo la tecnología ha transformado el rendimiento de alguno de estos pilares y, consecuentemente, el funcionamiento de la ciudad.

P. - En materia de agua, ¿cuáles cree que son los principales retos que afrontan las ciudades en el futuro?

R. - El crecimiento demográfico, la urbanización masiva y el cambio climático están poniendo cada vez más obstáculos al suministro de agua. Las cifras hablan por sí solas. El 41% de la población mundial viven en áreas con escasez de agua, cifra que se espera que crezca a 3,5 millones en 2025, y, según la ONU, el uso del agua ha estado creciendo a más del doble de la tasa de crecimiento demográfico en el siglo pasado.

Las empresas gestoras de servicios de agua pierden entre el 10% y el 60% del agua que suministran a los consumidores. Estas pérdidas de agua son universales: el Reino Unido pierde anualmente 3,4 miles de millones de litros, en Latino América se pierde el 35% y en China 400 ciudades han reportado pérdidas de más del 20%.

Las inversiones para mejorar y ampliar las infraestructuras son enormes. Una publicación de la "American Water Works Association" estima que en Estados Unidos más de un millón de kilómetros de tuberías están en el final de su ciclo de vida y necesitarán ser sustituidas. Se estima que el coste de sustitución y los proyectos de ampliación podrían ser superiores a un trillón de dólares americanos en las próximas dos décadas. Las limitaciones financieras actuales de ciudades y regiones pueden hacer que las inversiones necesarias no sean viables.  

El crecimiento demográfico, la urbanización masiva y el cambio climático están poniendo cada vez más obstáculos al suministro de agua en las ciudades

P. - ¿Cómo puede mejorar una Smart City la gestión del agua?

R. - El papel de las tecnologías de la información en la gestión del agua es enorme desde muchos puntos de vista: el control del consumo, la reutilización de los recursos hídricos, la gestión de las infraestructuras o del riesgo, por nombrar sólo algunas áreas. Estas posibilidades se traducen en el uso de sensores e infraestructuras de comunicaciones que, junto con tecnologías emergentes a gran escala, pueden hacer un análisis de la información que han captado en tiempo real.

P. - ¿Cómo definiría una red de agua inteligente?

R. - Un red de agua inteligente se apoya en las tecnologías de la información para mejorar (e idealmente optimizar) su gestión mediante la captura de datos de operación y estado de las infraestructura, convertir los datos en conocimiento y apoyar la toma de decisiones y respuestas inteligentes.

Un sistema de gestión inteligente de agua proporciona información, analítica y conocimiento para ayudar a los consumidores y empresas gestoras a ahorrar consumo de agua y reducir los costes. Asimismo, proporciona una visión operativa integral y global de la red de agua (las fuentes, los almacenamientos, la distribución, el consumo o el saneamiento entre otras cuestiones) y un conocimiento, tanto individual como colectivo, de los patrones y tendencias de consumo.

Hay que apuntar también que una red de agua inteligente proporciona a las empresas gestoras información casi en tiempo real del consumo y del estado de la red, y al mismo tiempo permite a las empresas gestoras y municipios involucrar a los ciudadanos, compartiendo información, alertas y análisis.  

P. - ¿Cuáles son las herramientas más importantes para implementar una gestión inteligente del agua?

R. - Los sensores, el software y el análisis de grandes volúmenes de datos son algunas de las soluciones tecnológicas más importantes para la gestión inteligente del agua. Estas son ya una realidad cada vez más asequible y fácil de implementar, que proporciona la información necesaria para tomar decisiones más inteligentes.

P. - ¿En qué tipología de ciudad (grande, pequeña, mediana) es más sencillo aplicar la filosofía Smart Water?

Los sensores, el software y el análisis de grandes volúmenes de datos son algunas de las soluciones tecnológicas para la gestión inteligente del agua

R. - Yo creo que no depende de la dimensión de la ciudad, sino del interés de las autoridades por implantar este tipo de soluciones. Y, en este sentido, los gobiernos han de liderar los diálogos entre los diferentes actores implicados y utilizar su peso para impulsar políticas de gestión inteligente del agua. La colaboración en el plano político es fundamental.

P. - ¿Qué ejemplos de ciudades han desarrollado soluciones inteligentes dentro del ámbito del agua?

R. - IBM desarrolla proyectos de gestión inteligente del agua en todo el mundo. Los proyectos de Malta, Washington, California o Galway (Irlanda) son claros ejemplos de un adecuado uso del la tecnología en la gestión y aprovechamiento inteligente del agua. Un caso muy paradigmático de la integración de redes inteligentes es el de Malta. Las compañías eléctricas y de agua nacionales de Malta se asociaron con IBM para convertirse en el primer país con una red nacional inteligente con un sistema totalmente integrado de electricidad y agua. El proyecto implica la instalación de 250.000 contadores inteligentes, lo cual facilitará a los ciudadanos la gestión y el control de su consumo. En Washington IBM trabaja junto a DC Water (el organismo local encargado de la gestión del agua) para modernizar la gestión del agua y la infraestructura de distribución de agua y de alcantarillado que se esconde debajo de la capital de Estados Unidos. En el condado de Sonoma (California) IBM ha desarrollado una solución para afrontar el problema de la conservación del agua, junto al organismo local que se encarga del suministro de agua a más de 600.000 ciudadanos. Por último, el proyecto SmartBay Galway en Irlanda recoge constantemente, mediante "boyas inteligentes", datos en tiempo real sobre la calidad del agua del mar, acuicultura, contenido químico, energía del oleaje y movimientos de las mareas, ayudando a la gestión del cultivo de moluscos y a las patrullas de vigilancia costera en caso de plagas de medusas o de corrientes fuertes.

P. - Para finalizar, ¿qué iniciativas o servicios de su empresa destacaría en el ámbito de las Smart Cities?

IBM ha participado en más de 2.400 proyectos de mejora de ciudades diferentes de todo el mundo

R. - IBM ha participado en más de 2.400 proyectos de mejora de ciudades diferentes de todo el mundo. Esta cifra representa la firme apuesta de la compañía por un modelo de negocio en el que los ciudadanos de las grandes urbes se vean beneficiados del uso y disfrute de las soluciones tecnológicas de IBM. El ámbito de aplicación es muy diverso, como diversas son las necesidades y problemas de los ciudadanos. Os hablaré de dos casos muy relevantes, que complementan los cuatro anteriormente apuntados: Río de Janeiro y Estocolmo. El Centro de Operaciones de Río de Janeiro es el primero del mundo en el que se integran de forma inteligente todas las etapas de la gestión de una crisis, lo cual proporciona una respuesta inmediata en situaciones de emergencia. Desde allí se controla y trata la información de 30 organismos diferentes cuyos servicios inciden directamente en el día a día de la ciudad, lo cual permitirá gestionar más fácil y ágilmente dos eventos deportivos de la magnitud de la Copa del Mundo de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. Por otro lado, Estocolmo IBM ha ayudado a poner en marcha una solución tecnológica de peaje muy innovadora, que ha reducido en un 22% las emisiones de CO2 y en un 18% el tiempo invertido en atascos.

Comentarios