Connecting Waterpeople
ICEX

Oportunidades en el sector de saneamiento de aguas brasileño en el escenario post-coronavirus

2
  • Oportunidades sector saneamiento aguas brasileño escenario post-coronavirus

Sobre la Entidad

ICEX España Exportación e Inversiones
ICEX España Exportación e Inversiones es una entidad pública empresarial de ámbito nacional que tiene como misión promover la internacionalización de las empresas españolas y la promoción de la inversión extranjera.
2

En el contexto actual de crisis sanitaria derivada de la expansión pandémica del COVID-19, el sector del saneamiento en Brasil ha pasado a ser una de las prioridades para el Gobierno del país. La urgencia por la universalización del acceso al agua en el gigante latinoamericano (meta a cumplir en 2033 en el Plan Nacional de Saneamiento Básico para la universalización del recurso) se ha agudizado aún más con la pandemia. En torno a 35 millones de brasileños no disponen de agua y, por tanto, no pueden cumplir las medidas de higiene mínimas recomendadas por las autoridades sanitarias mundiales.

Según la Secretaria de Política Econômica, existe una correlación entre los municipios con mayor deficiencia en el tratamiento de aguas y el número de casos mortales de COVID-19. Según los últimos datos disponibles de 2018 del Sistema Nacional de Informações sobre Saneamento (SNIS), la región Norte presenta el menor índice de tratamiento de aguas (21,70%), seguido del Nordeste (36,24%) y del Sur (45,44%). A su vez, las regiones con mayor índice de tratamiento de aguas son el Centro Oeste (53,88%) y el Sudeste (50,09%). En relación con el número de fallecidos por el virus, las zonas con menor tratamiento de aguas son aquellas que concentran el mayor número de decesos, lo que evidencia la urgencia de cambios en el sector. 

Como se indica en el Estudio de Mercado del Saneamiento de Agua en Brasil elaborado por la Oficina Económica y Comercial de España en Sao Paulo, el país presenta un índice de pérdidas del 38,5% según los últimos datos disponibles de 2018: es decir, se pierden casi 40 litros por cada 100 litros de agua captada debido a fugas (70%), y robos y errores de lectura de hidrómetros (30%). Según datos del Instituto Trata Brasil, esto se tradujo en un perjuicio económico de 12.300 millones de reales, lo que prácticamente equivale al valor total invertido en el sector de agua y alcantarillado en Brasil en todo el año. Como consecuencia de estas altas pérdidas, la presión de las redes resulta insuficiente para abastecer a los brasileños que viven fuera de las grandes metrópolis. Por esta razón, el Gobierno ha establecido como meta reducirlas al 20% en 2033, ya que dicha reducción permitiría que el volumen de agua almacenado fuese suficiente para abastecer a más de 30 millones de brasileños. Para reducir las pérdidas se necesitan recursos para sustituir tuberías obsoletas por material más resistente. Otras soluciones son la instalación de válvulas de presión, la compra de medidores más modernos, y la vigilancia de las fugas irregulares por robos.

En el contexto actual de crisis sanitaria derivada de la expansión pandémica del COVID-19, el sector del saneamiento en Brasil ha pasado a ser una de las prioridades para el Gobierno del país

En cuanto al marco regulatorio del sector, el Proyecto de Ley Nº4.162/2019, que establece el nuevo marco legal del saneamiento básico en Brasil, está pendiente de la sanción presidencial. Esta nueva normativa opta por la participación de la iniciativa privada y trata de dar solución a los principales problemas regulatorios que explican la baja cobertura, identificando la falta de uniformidad de las reglas de saneamiento como uno de los grandes retos del sistema y proponiendo que la Agencia Nacional de Aguas (ANA) coordine y elabore normas de referencia. También establece, de manera similar a otras licitaciones de infraestructura, la creación de bloques de municipios para asegurar que lugares con reducida población, con menor atractivo dado sus altos costes de operación, sean abastecidos junto con otros municipios con mayor concentración de población. Para lograr las metas de abastecimiento, se prevé una necesidad de inversión de 700.000 millones de reales hasta 2033.

Como principal impulsor de la colaboración público-privada en Brasil, el Programa de Parcerias en Investimentos (PPI) ha establecido como prioridad acelerar asociaciones con el sector privado a través de la privatización de compañías estaduales. El Gobierno ofrecerá estudios de viabilidad técnica, económica y ambiental para que los municipios puedan hacer concesiones de los servicios a la iniciativa privada.

Actualmente hay dos proyectos de infraestructura hídrica en curso: uno para la operación y manutención del Proyecto de Integración del Rio San Francisco y otro para la gestión del perímetro de irrigación de Baixio do Irecê. También se han calificado estudios en el PPI para estructurar parcerias privadas para el Proyecto de Irrigación de Baixio do Irecê. Además, la cartera del Fundo de Estruturação de Projetos (FEP) de la Caixa Econômica Federal incluye ocho proyectos que se están llevando a cabo en saneamiento ambiental y gestión de recursos sólidos. El FEP colabora con la Internacional Finance Corporation (IFC) del Banco Mundial para auxiliar a las prefecturas y gobiernos estaduales a dar forma a proyectos para parcerias con la iniciativa privada en los sectores de iluminación, saneamiento y gestión de residuos sólidos.  

Puedes ampliar información en el Estudio de Mercado de Saneamiento de Aguas en Brasil, publicado en el portal ICEX.

Y en Guía de la Práctica Global de Agua del Grupo Banco Mundial 2020.

La redacción recomienda

07/07/2020 · Desalinización · 260 2

EAU apuesta por la osmosis inversa para sus nuevas plantas de desalinización de agua

23/06/2020 · Reutilización · 112 3

El know-how de las empresas españolas, clave para los proyectos de agua en Marruecos

16/06/2020 · Economía · 73 2

Los servicios de saneamiento, prioridad en la estrategia de desarrollo económico de Brasil

02/06/2020 · Licitaciones · 121 2

La digitalización, una oportunidad para modernizar la gestión del agua en EE.UU