Aqualia
Connecting Waterpeople
Premios iAgua 2018
110 nominados en 23 categorías aspiran a coronarse en la gala que se celebrará el próximo 19 de Diciembre.

Las investigadoras del IIAMA Inmaculada Amorós y Yolanda Moreno participan en Mujeres y Agua

264
  • investigadoras IIAMA Inmaculada Amorós y Yolanda Moreno participan Mujeres y Agua

Sobre la Entidad

IIAMA
El IIAMA-UPV se creó en 2001 para impulsar la investigación orientada a la transferencia de tecnología y colaboración con empresas y organismos públicos, promover la docencia y asesoramiento en temas de agua.
Bentley Systems
· 264

Inmaculada Amorós y Yolanda Moreno son investigadoras del grupo de Química y Microbiología del Agua del IIAMA, que han decidido participar en la sección 'Mujeres y Agua' conjuntamente, compartiendo su visión desde el mundo de la investigación y la universidad.

Pregunta - En primer lugar, nos gustaría conocer en detalle vuestra trayectoria profesional hasta vuestro puesto actual.

Inmaculada Amorós: Yo empecé como ayudante de prácticas de laboratorio en la Facultad de Medicina de la Universitat de València (UV), y posteriormente me incorporé a la Universitat Politècnica de València (UPV) con una beca FPI (Formación del Personal Investigador) que se prorrogó durante 9 años. En teoría, está beca era para realizar la tesis doctoral y no para trabajar.

YM: Se debe implantar un horario “europeo” que permita disfrutar de la conciliación y no se premie a quien dedica más horas

Sin embargo, estaba destinada en el Laboratorio de Análisis -vinculado al Instituto de Hidrología y Medio Natural de la UPV- donde la actividad era intensa ya que diariamente nos entraban muestras por lo que no tenía tiempo para realizar mis estudios de doctorado. Era un contrato encubierto, cobrando menos que el resto y sin derecho a nada.

Realmente, he tenido una trayectoria laboral precaria y difícil hasta obtener mi plaza por oposición. Mi ejemplo es la triste realidad del sistema de investigación nacional.

Yolanda Moreno: Yo estuve en la UV con una beca de colaboración y luego me vine a la UPV con otra beca que se prorrogó durante 4 años. Posteriormente, ocupé como interina una plaza de técnico medio de laboratorio, hasta que aprobé la oposición y obtuve el puesto de trabajo. Más tarde, me presenté a otra oposición para acceder a la plaza de Técnico Superior.

Mi contrato de interina en el departamento de Agrónomos era para preparar las prácticas de docencia del laboratorio, no para investigar. Por ese motivo, solicité el traslado al Laboratorio de Química y Microbiología del Agua, y por una serie de circunstancias ha resultado que me he convertido en PAS (Personal Administrativo de Servicios), por lo que no puedo impartir docencia, pero a su vez la universidad no admite que hagamos investigación. ¡Vivimos en una situación surrealista!

IA: La estructura social está cambiando por la educación que se imparte, tanto desde la escuela como en la propia familia

IA: Yo al igual que Yolanda, pasé dos oposiciones y un concurso de méritos para obtener la plaza como personal interino. Yo entré en el mismo período que otros compañeros que no lo hicieron a través de una beca FPI, por lo que llevo casi diez años de retraso a nivel de cotización para la Seguridad Social.

YM: ¡Y eso que antes, cuando te contendían una beca FPI pensabas que eras la más afortunada del mundo!

P. - En el sector del agua persiste una importante brecha de género. ¿A qué creéis que se debe este problema?

YM: No es solamente el sector del agua, es la estructura social. Por ejemplo, hay casos que ante igualdad de méritos y formación, una propia mujer prefiere contratar a un hombre porque supuestamente tiene más predisposición al trabajo y menos cargas familiares.

IA: Además, en el sector del agua hay muchos puestos de trabajo ocupados por ingenieros, que tradicionalmente ha sido una carrera vinculada mayoritariamente al género masculino, aunque eso está cambiando en la actualidad.

IA: La conciliación es clave pero veo difícil que tenga lugar en España, porque los horarios se tienden a alargar mucho

Asimismo, muchas mujeres hemos interiorizado que debemos ser nosotras quienes renunciemos a progresar profesionalmente en aras de nuestra vida familiar. En muchos casos, nosotras priorizamos la vida familiar y se ha comprobado que para llegar a determinados puestos directivos no es posible compatibilizar ambas “vidas”.

Sin embargo, creo que la estructura social está cambiando por la educación que se imparte, tanto desde la escuela como en la propia familia.

P. - ¿Cuenta IIAMA con programas y/o herramientas que fomenten la igualdad y se encaminen a cerrar dicha brecha?

YM: Puede ser que a nivel teórico existan normas, pero a nivel práctico no se observan los resultados en los cargos directivos y de responsabilidad de los diferentes órganos de la UPV. Creo que si las normas no son de obligado cumplimiento, siempre se queda en una mera intención.

En este sentido, un buen ejemplo son los proyectos que convoca la propia UPV, en que se premia la presencia femenina en los equipos de investigación, y esto es de obligado cumplimiento.

IA: Como señalaba Yolanda, hay algunas normativas que comportan una serie de obligaciones que sobre el papel están muy bien, pero si las analizas fríamente es muy triste que se promulguen este tipo de normas para que se incluya o fomente la participación femenina en proyectos de I+D+i.

YM: Tenemos mucho que agradecer a todos aquellos que han luchado por la igualdad de género

P. - ¿Qué otras medidas (además de las contempladas por las empresas) serían, en vuestra opinión, efectivas para alcanzar la paridad en el sector del agua?

IA: Para mi existen dos medidas fundamentales y son que el permiso de paternidad sea de obligado cumplimiento para ambos progenitores, y que se fomente por ley la conciliación laboral.

YM: Totalmente de acuerdo con Inma. Se debe implantar un horario “europeo” que permita disfrutar de la conciliación y no se premie a quien dedica más horas.

IA: Correcto, la conciliación es clave pero veo difícil que tenga lugar en España, porque los horarios se tienden a alargar mucho. Debería haber una transformación social.

P. - Hablando en primera persona, ¿qué dificultades habéis enfrentado a lo largo de vuestras carreras por el hecho de ser mujer?

IA: Las principales dificultades que encontré fueron por la propia precariedad del sistema investigador español, que como he comentado anteriormente al estar contratada con una beca FPI no pude disfrutar de la baja maternal.

En este sentido, recuerdo que me resultó muy duro cuando me dijeron nada más tener a mi hijo, que me organizara porque tenía que estar trabajando mañana y tarde en el laboratorio, ¡y eso que era becaria! Por ello, tuve que buscar una persona que me ayudara en la atención de mis hijos.

IA: Si las normas no son de obligado cumplimiento, siempre se queda en una mera intención

Tú imagínate mi situación, con un bebé recién nacido, sin baja por maternidad, y trabajando todo el día. Al final no pude terminar la tesis doctoral, que era para lo que inicialmente había sido contratada. Cuando salieron oposiciones para técnico de laboratorio, me presenté y aprobé el examen. No podía estar más tiempo con esa situación de precariedad, ¡y encima con hijos!

YM: A mí me pasó algo parecido a Inma. En la época que tuve a mi primer hijo, yo preparaba las prácticas de laboratorio que terminaban a las 20.30 horas. Muchos días a las 20 horas todo mi trabajo estaba realizado, pero no había forma de salir antes.

De hecho, creo que en ambos casos era consecuencia de la percepción que tenían los “antiguos catedráticos” del trabajo y de la posición de la mujer en la sociedad. Ahora es distinto, la gente no tiene hijos hasta que tiene una cierta estabilidad. Yo me casé con 23 años e hice la tesis doctoral con hijos pequeños.

IA: Recuerdo un proyecto que desarrollamos hace muchos años para un ayuntamiento valenciano. Yo iba con José Luis Alonso (responsable del grupo de Química y Microbiología del Agua del IIAMA-UPV) a realizar el trabajo de muestreo, y en eso que tenemos un encuentro con el personal del consistorio y el alcalde nos presenta como el investigador y la secretaria. Me acuerdo que salté gritando ¡yo no soy la secretaria, soy licenciada como él!

YM: Este es el ejemplo más claro, que el cambio generacional irá reduciendo la brecha. Tenemos que pensar cuál era la posición de la mujer durante el franquismo, no podías abrirte una cuenta bancaria ni reservar una habitación de hotel.

YM: Debe cambiar la mentalidad de las personas, el cambio generacional espero que traiga ese gran logro

P. - ¿Qué otros desafíos creéis que es prioritario abordar en el sector?

IA: Generalmente, en el sector del agua predominan los hombres y esa brecha de género todavía existe y tardará muchos años en cerrarse. Esperemos que el paso del tiempo, el cambio generacional y la evolución social que vivimos nos permitan alcanzar una igualdad real.

YM: Sobre todo, debe cambiar la mentalidad de las personas, el cambio generacional espero que traiga ese gran logro.

P. - En contraposición, ¿cuáles creéis que son los mayores logros alcanzados en el sector?

IA: Todos los movimientos sociales y luchas por la igualdad han conseguido que se promulguen leyes que fomentan la igualdad de oportunidades, y eso en sí es un gran logro.

YM: Coincido totalmente con Inma. Tenemos mucho que agradecer a todos aquellos que han luchado por la igualdad de género, y aunque todavía queda mucho camino por recorrer, debemos reconocer que el cambio en los últimos 40 años ha sido enorme.

La redacción recomienda

27/11/2018 · Agro · 115 2

II Jornada de Investigación Universitaria sobre Cambio Climático - Noticia @UPVTV, 13-11-2018