Aqualia
Connecting Waterpeople

Manuel Pulido: "En España es más necesario que nunca la I+D+i en el agua"

  • Manuel Pulido: " España es más necesario que nunca I+D+i agua"

Sobre la Entidad

IIAMA
El IIAMA-UPV se creó en 2001 para impulsar la investigación orientada a la transferencia de tecnología y colaboración con empresas y organismos públicos, promover la docencia y asesoramiento en temas de agua.
Minsait
Global Omnium

Uno de los problemas que ha puesto de manifiesto la pandemia de COVID-19 es la escasa atención que se presta por parte de las administraciones y organismos de gobierno a la investigación. Si ya en las circunstancias anteriores al coronavirus era una situación lacerante para la ciencia, la nueva normalidad exige una especial atención a este sector, que será el que gracias a su labor contribuya a frenar la expansión del virus.

Sin embargo, no es solo la investigación médica la que debe impulsarse; todos los ámbitos precisan atención. Entre ellos, el sector del agua. Es por ello que iniciamos el ciclo de entrevistas "El Agua es Ciencia" en iAgua: para poner cara y dar voz a un colectivo que quiere ocupar el lugar que se merece dentro de la industria en particular y del mundo científico en general.

Hablamos con Manuel Pulido, director del IIAMA.

Pregunta: En primer lugar, ¿cuál cree que es el papel de la investigación en el desarrollo de la sociedad?

Respuesta: Desde el IIAMA tenemos la convicción de que la investigación, desarrollo e innovación tecnológica es el motor del crecimiento económico de un país. De hecho, existe una correlación muy alta entre la inversión en I+D+i y la renta per cápita, ya que mejora a medio y largo plazo la productividad de los diferentes sectores económicos.

P.- ¿Cuáles son los principales retos y dificultades a los que se enfrenta la investigación y los investigadores en general, y la referida al agua en particular?

R.- En España, por nuestras características geográficas y climáticas, es más necesario que nunca la I+D+i en el agua. El agua, su cantidad y calidad, juega un papel fundamental en nuestros sectores económicos, por lo que es necesario gestionarla bien para asegurarnos el futuro.

El cambio climático es el gran reto ambiental de nuestra época. Está afectando ya de forma significativa a los recursos hídricos, y las proyecciones nos indican que su impacto se incrementará notablemente en las próximas décadas, tanto en la oferta de recursos como a la demanda hídrica. Así, el cambio climático tiene un impacto muy directo sobre las necesidades de riego, las prácticas agrícolas y el rendimiento de los cultivos. Junto al impacto del cambio climático sobre los recursos hídricos, hay también otras variables claves, como es el crecimiento demográfico en zonas urbanas y los respectivos cambios en usos del suelo, o el reto de la gestión eficiente del nexo agua-energía-alimentos.

Debemos recuperar líneas de investigación que no han sido suficientemente exploradas y que actualmente podrían ser útiles. Un buen ejemplo es el uso conjunto eficiente de aguas superficiales y subterráneas, que pueden articularse como una solución innovadora a los problemas de escasez. También debemos proseguir en el desarrollo de soluciones de gestión del agua basadas en la naturaleza como sistemas de drenaje urbano sostenible, humedales artificiales, zonas verdes para amortiguamiento de avenidas o para recarga de acuíferos, o prácticas agrícolas y forestales sostenibles. Son soluciones ambientalmente sostenibles y que pueden generar importantes beneficios económicos, sociales y ambientales además de incrementar la resiliencia.

El cambio climático es el gran reto ambiental de nuestra época

En definitiva, debemos compatibilizar la seguridad hídrica, definida como la garantía de agua de suficiente calidad y cantidad para los diversos usos, con la protección y la sostenibilidad ambiental, frente al cambio acelerado impulsado por factores como el crecimiento demográfico y el desarrollo urbano, la demanda creciente de energía y alimentos, y el cambio climático. Para dar respuesta a este reto se requiere de una gestión integral, eficiente y sostenible de los recursos disponibles.

P.- ¿Qué cree que aporta la investigación al sector del agua?

R.- Los centros de investigación tenemos un papel fundamental en el desarrollo de líneas de investigación que permitan ofrecer soluciones innovadoras, eficientes y sostenibles a las demandas sociales. Debemos dar respuesta a las demandas sociales y llegar donde no pueden hacerlo las empresas o la administración pública. Un ejemplo es el monitoreo de aguas residuales para detección del coronavirus, que ha demostrado ser una herramienta eficiente de alerta precoz de la circulación del virus entre la población.

P.- ¿Cómo describiría las condiciones de trabajo de los investigadores en España (en general y los que se dedican al sector del agua)?

R.- Como hemos denunciado en diversas ocasiones, en España no ha existido ni existe una apuesta decidida y firme por dotar a la I+D+i de las condiciones y recursos que necesita.

El sector de la I+D+i necesita su reconocimiento, no en forma de agradecimiento público, sino con mayor dotación presupuestaria que permita crear una plantilla investigadora estable, y desarrollar proyectos y líneas de investigación a medio y largo plazo. Es muy duro ver como jóvenes científicos se marchan a centros e instituciones extranjeras porque aquí no podemos garantizarle un mínimo de estabilidad y futuro.

P.- ¿Por qué es necesario destinar más recursos a la investigación en este sentido?

R.- Ha quedado demostrado, y más aún con la actual pandemia que vivimos, que la I+D+i es la respuesta a muchos de los problemas que tenemos como sociedad y es fundamental en nuestro futuro, por lo que debe tener mayor peso en las decisiones políticas

En España no ha existido ni existe una apuesta decidida y firme por dotar a la I+D+i de las condiciones y recursos que necesita

En este sentido, hay un lema que me gusta mucho y dice: sacrificar la innovación para ahorrar costes es como parar el reloj para ahorrar tiempo, y esto es algo que debemos trasladar a la sociedad para que la investigación se convierta en uno de los pilares del Estado, como es la educación o sanidad.

P.- ¿Qué papel cree que debería tener la ciencia en el modelo de país que tiene España, en especial en el proceso de reconstrucción tras la pandemia?

R.- Como he comentado anteriormente, la Ciencia en España debe convertirse en uno de los pilares del Estado, como es la educación o sanidad. Como primer paso, debemos igualar a la media europea los recursos destinados a esta partida y de este modo, poder competir en igualdad de condiciones con otros países.

P.- ¿Qué herramientas cree que podrían animar a las nuevas generaciones a interesarse por la investigación en materia hídrica?

R.- Crear y promover estrategias de divulgación que incrementen la cultura científica de la sociedad, para que los más jóvenes vean la Ciencia como una herramienta de transformación social útil y de futuro. Además, los científicos más prestigiosos de nuestro país deben perder el miedo a la notoriedad pública y mostrarse como referentes sociales. Cuando en España un científico tenga el mismo reconocimiento púbico que un deportista, significará que nos estamos convirtiendo en una sociedad próspera y moderna.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre la iniciativa en redes sociales #SinCienciaNoHayFuturo?

R.- Es una expresión más de algo que ya venimos denunciando desde hace años, y es que España sin ciencia no tiene futuro. Sin embargo, ahora la toma de conciencia ante esta realidad es mayor, y sin duda el poder de difusión de las redes sociales y de iniciativas como la que señalas contribuyen a ello.

Redacción iAgua

La redacción recomienda