Connecting Waterpeople
Premios iAgua 2018
110 nominados en 23 categorías aspiran a coronarse en la gala que se celebrará el próximo 19 de Diciembre.
Indra

Maurizio de Stefano: "Hay que apostar por un verdadero cambio tecnológico en la gestión del agua"

1
662
  • Maurizio Stefano: "Hay que apostar verdadero cambio tecnológico gestión agua"
    Maurizio de Stefano lidera la Práctica del Agua de Indra (Foto: Pablo González-Cebrián/iAgua).

Sobre la Entidad

Indra
Indra es una de las principales empresas globales de consultoría y tecnología y el socio tecnológico de los negocios clave de sus clientes en todo el mundo.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
· 662
1

Personalidades

El sector del agua está inmerso en una transformación en la que cada vez tienen más peso líderes tecnológicos como Indra. Tras abordar procesos de cambio similares en sectores como la automoción o el oil&gas, Maurizio de Stefano lidera la Práctica del Agua de Indra. Este Ingeniero industrial y MBA pretende, desde su posición actual, contribuir a un cambio de paradigma donde la tecnología sea el elemento decisivo para alcanzar la tan ansiada seguridad hídrica.

Pregunta: Sr. De Stefano, en un primer lugar nos gustaría conocer su carrera profesional hasta llegar a la práctica del agua de Indra.

Respuesta: Soy doctor en ingeniería industrial por la Universidad degli Studi de Napoli y Master en IESE. Actualmente ejerzo como profesor de Estrategia Digital y experto en Supply Chain en la Universidad Politécnica de Cataluña, donde doy clases de Transformación Digital.

Trabajo en el mundo de la consultoría desde hace 20 años. En este camino he formado parte de Unisys en el mundo Mainframe hasta llegar a la empresa de consultoría más grande de Italia, Reply, primero en la delegación de Brasil y, posteriormente, como director general en España.

He trabajado en muchos sectores y en buena parte de la geografía mundial, lo que me ha aportado una visión global y desde diferentes perspectivas.

Posteriormente estuve un año en Milán y, finalmente, volví a España para fichar por Indra, donde actualmente soy el director en Energía y Utilities y el responsable de la Práctica del Agua. Asumir esta práctica del agua ha sido todo un acierto y supone un proyecto ilusionante para mí, ya que a diferencia de otros recursos como el petróleo o el gas, la demanda de agua continuará aumentando y los retos para cubrirla son apasionantes.

Indra es líder a nivel mundial en muchos ámbitos de Energía y Utilities, y este conocimiento nos está sirviendo para aplicarlo al sector del agua, haciéndonos fuertes en este mercado.

P.- ¿Cómo llega al sector del agua?

R.- Es muy curioso. En los 90 empiezo como junior en la compañía nacional del gas y el agua de Italia, ITALGAS, una compañía enorme que en esta época era una de las empresas que más inversiones hacían en IT. Mis primeros trabajos allí estuvieron relacionados con el agua y el gas.

Después de 10 años, pasé a la consultoría para diferentes sectores industriales, con especial dedicación a la automoción. Curiosamente, la vida luego me lleva años después a Energía y Utilities y al sector del agua. Se puede decir que he caminado de manera circular.

Es un mercado increíble. Además de tener un fuerte componente tecnológico que siempre me ha interesado, el sector del agua no trata únicamente de hacer negocio, trabaja para hacer algo por el planeta.

P.- Actualmente es director en Energía y Utilities y responsable de la Práctica del Agua de Indra. ¿Cuál es la actividad de la compañía? ¿Cuáles son sus principales cifras?

R.- Indra es una de las principales compañías de tecnología y consultoría, y el socio tecnológico para las operaciones clave de los negocios de sus clientes en todo el mundo. Es proveedor líder de soluciones propias en segmentos específicos de los mercados de Transporte y Defensa, y la empresa líder en Tecnologías de la Información en España y Latinoamérica. Dispone de una oferta integral de soluciones propias y servicios avanzados y de alto valor añadido en tecnología, que combina con una cultura única de fiabilidad, flexibilidad y adaptación a las necesidades de sus clientes. Indra es líder mundial en el desarrollo de soluciones tecnológicas integrales en Defensa y Seguridad; Transporte y Tráfico; Energía e Industria; Telecomunicaciones y Media; Servicios Financieros; Procesos Electorales; y Administraciones Públicas y Sanidad. Minsait es la unidad de negocio de transformación digital de Indra. En 2017, Indra tuvo unos ingresos de 3.011 millones de euros, 40.000 empleados, presencia en 46 países y operaciones comerciales en más de 140 países.

Concretamente, la Práctica del Agua está dentro del mercado de Energía y Utilities, sector en el que las soluciones de Indra han sido implantadas con éxito en las últimas dos décadas en más de 140 compañías –electricidad, agua, petróleo y gas– de más de 45 países. En la actualidad, la tecnología de Indra posibilita a compañías de todo el mundo la gestión directa de más de 100 millones de clientes. Indra cuenta con 9 Centros de Excelencia Especializados en Europa, África, Asia y América Latina. En concreto, la compañía tiene centros en Madrid, Nairobi, Manila, Sao Paulo, Bogotá, Panamá, Montevideo, Praga y Sydney. La compañía ofrece soluciones para toda la cadena de valor del sector.

P.- En el caso concreto de la Práctica del Agua, ¿cuáles son sus principales actividades?

R.- Siendo INDRA una empresa tecnológica, nos centramos en Smart Water. Nuestro foco es la consultoría y el desarrollo de soluciones tecnológicas para el sector.

P.- ¿Cómo está afrontando el sector del agua esta revolución tecnológica que está cambiando el modelo de negocio de muchos sectores?

R.- En primer lugar, el cambio tecnológico va a disparar el consumo del agua. Hace poco leí que NEXCOM, empresa china que produce el 40 % de todos los aparatos electrónicos del mundo, va a construir una fábrica en Estados Unidos que va a gastar 16 billones de litros de agua al año.

Esto quiere decir que nuestros hábitos de consumo y el creciente uso de la tecnología en nuestra vida cotidiana van a aumentar la demanda de agua. Se prevé un incremento por parte de la industria manufacturera del 400 % para 2050.

La tecnología, de entrada, es un problema para el agua. Obviamente, el sector, para hacer frente a esta demanda creciente, no tiene otra alternativa que introducir la tecnología en su ciclo. Ya hay demostraciones prácticas en este sentido: Sudáfrica ha introducido tecnología en una situación crítica y está teniendo cierto retorno; Israel es un ejemplo de introducción de tecnología con la reutilización del agua para usos potables. Tenemos que aprender de esos países. O vamos a un cambio tecnológico o vamos a tener un problema enorme que no podremos abordar.

P.- Desde su posición, ¿ve un cambio en las políticas públicas y en filosofías empresariales respecto a este cambio tecnológico?

R.- Las políticas públicas empiezan a entender que la introducción y el uso de tecnología son absolutamente necesarios.

Es fundamental que las Administraciones Públicas y el sector privado se alíen para una mejor gestión del agua y, sobre todo, entiendan que las inversiones en tecnología tienen un retorno económico y un beneficio en la calidad de vida del ciudadano.

El problema no es si la gestión debe ser pública o privada, sino que esa gestión debe ser eficiente con un alto grado tecnológico para abordar los grandes problemas que tenemos.

P.- La transformación digital en el sector del agua, ¿se está afrontando desde una visión global? ¿O únicamente se están abordando áreas específicas?

R.- Nos encontramos en una fase donde se abordan las diferentes partes del ciclo del agua y no hay una visión integral. Evidentemente, las inversiones que se requieren son altas, y no hay todavía una conciencia real de qué problemas tenemos delante y cuáles vamos a tener que resolver en los próximos 50 años. Hay idea de introducir ciertos cambios, pero todavía de forma sesgada. Esto no está mal, ya que hace poco ni se planteaba este tipo de problemática. Poco a poco vamos hacia una visión integrada, como ya ocurre en países como Israel o Nueva Zelanda.

P.- ¿Cómo están afrontando esta transformación los sectores urbano, agrícola e industrial?

R.- El sector urbano comienza a introducir una gestión más inteligente del ciclo del agua. Queda la parte más importante, la agricultura, que representa el 70 % de la demanda mundial de agua. El problema se agrava en el futuro, ya que se prevé un incremento de esta demanda en un 55 %. Por tanto, es inviable mantener la situación actual. La agricultura tiene que introducir tecnología para mejorar la eficiencia en el transporte del agua y en el riego. Hay métodos, productos y soluciones para hacerlo.

La industria supone otro reto. Recientemente leí un artículo donde referían que las 4 grandes industrias –automoción, construcción, electrónica de consumo y alimentación– podían reducir un 66 % sus vertidos introduciendo nueva tecnología. Ahí tenemos un margen de maniobra enorme para mejorar la gestión de nuestros recursos. Es necesario analizar el balance coste-beneficio y los costes empresariales pero, evidentemente, debemos fomentar un modelo de producción diferente porque este no es sostenible.

P.- Uno de los conceptos más nombrado cuando se habla de ‘Smart Water’ es el ‘Big Data’. ¿Estamos únicamente recopilando información? ¿O la estamos tratando e interpretando para una mejor toma de decisiones?

R.- Indra tiene experiencia desde hace muchísimos años en Big Data. Creo que es un término “inflacionado”.

¿Para qué sirve el Big Data? No consiste únicamente en almacenar una cantidad ingente de información, sino que ésta luego se emplee para algo útil para las personas. Por ejemplo, existe una solución mediante la cual, utilizando esta tecnología, puedes detectar patrones de consumo de personas o colectivos que puedan encontrarse en riesgo de exclusión social. En estos casos la tecnología se pone al servicio de las personas, que es su fin último.

P.- Además de Big Data, también se hace referencia a conceptos como el Internet de las cosas, la Realidad Aumentada, la Realidad Virtual, etc. ¿Qué tecnologías tienen aplicación práctica en el sector del agua?

R.- La Realidad Virtual, la Inteligencia Artificial y el IoT revolucionarán no solo la industria del agua, sino en general nuestra forma de vivir. Introducir IoT en una red de agua, tenerla perfectamente sensorizada, controlar los consumos… permitirá una mejor gestión de este recurso.

Indra cuenta con amplia experiencia en el desarrollo de proyectos de realidad virtual. Venimos de una experiencia en simuladores aeronáuticos y militares, y estamos realizando proyectos extremadamente interesantes en el ámbito industrial y en el sector del agua.

Actualmente, estamos llevando a cabo un proyecto en Asia donde ofrecemos la posibilidad de realizar formaciones a distancia aplicando e-learning, pasando de una formación física a virtual. También trabajamos en proyectos para la prevención y gestión de catástrofes con los que es posible simular inundaciones y otros eventos extremos, y diseñar sistemas de alerta temprana.

Además de la Inteligencia Artificial, la cual supondrá un importante cambio de paradigma en la gestión del agua en cuanto a la gestión de sus activos e infraestructuras, añadiría dos elementos más que jugarán un papel clave en el futuro: la experiencia de usuario, que hasta ahora no se tenía en cuenta y cada vez va a tener más relevancia; y la impresión digital 3D. En este caso, Indra está participando en un proyecto piloto en el cual se fabrican piezas de recambio “on site” en tiempo real para evitar que las cuadrillas tengan que desplazarse al almacén a recogerlo.

P.- Una de las problemáticas que se relaciona directamente con las nuevas tecnologías y que ha abordado en varios artículos publicados es el de la seguridad de las infraestructuras. ¿Qué papel juega en esta área el Smart Water?

R.- He dado varias ponencias con un argumento muy simple y a la vez interesante. Cuando hablamos de la introducción de tecnología, muchas veces no se tiene en cuenta que, además de todas las ventajas que aporta, también abre la puerta a otro problema: poner en riesgo un bien tan preciado como es el agua.

La ciberseguridad afecta a todas las infraestructuras consideradas críticas. Atacar el agua significa atacar la confianza de los ciudadanos

Realizamos un estudio sobre la seguridad de infraestructuras que forman parte del ciclo del agua y, analizando desde una perspectiva histórica, pudimos comprobar que los ataques a los sistemas de abastecimiento se producen desde hace siglos. En su tiempo, Leonardo da Vinci y Maquiavelo intentaron desviar el Arno para ganar a la tropa florentina; lo primero que hacían los egipcios, los persas y los romanos en sus batallas era envenenar las cisternas…

Es un hecho muy antiguo que se sigue produciendo. Existen guerras a día de hoy motivadas por el acceso al agua, y otras en las que se emplea el agua como arma. 

Como decía anteriormente, el ciclo del agua sigue siendo objeto de ataques, únicamente ha cambiado la forma de hacerlo. Vivimos en un tiempo en el que ataques más complejos los cometen grandes organizaciones con cierta capacidad, como puedan ser estados, pero no es descartable que, en un futuro, el avance de la tecnología los haga más accesibles.

P.- ¿En qué proyectos está trabajando Indra para contribuir a la gestión inteligente del agua?

R.- Indra dispone de una suite de producto propio que soluciona los problemas más importantes de la gestión del ciclo integral del agua. Entre estas problemáticas se encuentran: la gestión de pérdidas en las redes que atajamos con un sistema 'neural water'; sistemas de 'work forCE management' para la gestión de los recursos humanos en campo; sistemas de información geográfica; y un sistema comercial que es uno de los más de los más reconocidos a nivel mundial.

P.- Cuéntenos algún proyecto emblemático que esté llevando a cabo.

R.- Un aspecto muy interesante para nosotros es que trabajamos en todo el mundo. Los retos de la gestión del agua son diferentes en cada geografía: no se da la misma problemática en España, en Oriente Medio o en México. Tenemos una gran capacidad de adaptación a las distintas problemáticas.

Como proyectos representativos, estamos ahora trabajando con la compañía de agua de Costa Rica donde gestionamos prácticamente la totalidad de los trabajos y la gestión de los recursos humanos en campo. Trabajamos en Sao Paulo (Brasil), una ciudad con 30 millones de habitantes y, por tanto, con proyectos de gran envergadura y complejidad. Estamos gestionando un sistema comercial en Perú. En Asia, como comenté anteriormente, estamos trabajando para llevar a cabo formación e-learning con realidad virtual. En Europa trabajamos con proyectos en Italia y Francia. Estamos involucrados en muchísimos proyectos con mucha ilusión.

P.- Para concluir, ya que hemos hablado de Realidad Virtual, vámonos a 2050. Teniendo en cuenta todo lo comentado en esta entrevista, ¿cómo le gustaría que se gestionara el agua dentro de 30 años y en qué contribuiría Indra a esta mejor gestión?

R.- A mí me gustaría pensar, y estoy seguro de que va a ser así, que la tecnología va a tener un papel fundamental en la gestión del agua de nuestro planeta y nuestras ciudades. No puede ser de otra forma.

La tecnología debe ser un componente fundamental de un Plan de Seguridad Hídrica. Esta seguridad no se conseguirá únicamente con tecnología, también requerirá políticas de conservación y de control del agua.

El cambio de paradigma ocurrirá cuando los gobiernos y los ciudadanos adviertan que el agua dulce no es un recurso infinito, y que las reservas de agua tienen que estar protegidas.

La redacción recomienda

09/10/2018 · Eventos · 140 1

¿La Inteligencia Artificial ganará el próximo mundial?