El Gobierno aprueba las obras de emergencia para mejorar la estabilidad de la ladera derecha del embalse de Yesa

106
0
106
  • Embalse de Yesa (Wikipedia)
  • Los trabajos, en los que el Ministerio, a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, invierte 10 millones de euros, han conseguido reducir de forma significativa el movimiento de la ladera.

(MAGRAMA) El Consejo de Ministros ha aprobado hoy las obras de emergencia que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, ejecuta para mejorar la estabilidad de la ladera del estribo derecho de la presa de Yesa, ubicada entre Navarra y Aragón.

Las obras, por un importe de 10 millones de euros, se iniciaron el pasado mes de febrero tras detectarse, durante una de las revisiones periódicas a las que se somete a la presa, un movimiento por deformación en la ladera de la margen derecha en una extensión estimada en unos 400 metros de longitud en sentido del eje del valle y de unos 500 metros en dirección perpendicular al valle desde el estribo derecho de la presa existente hasta la parte trasera de la urbanización de “Mirador de Yesa”, afectando también a parte de la urbanización “Lasaitasuna”.

Esta situación, que no admitía demora para el Ministerio, hizo que se dictara una resolución de febrero de 2013 por la que declaró las obras de emergencia y, por tanto, la inmediata ejecución de las actuaciones necesarias para disminuir el peso en la zona superior de la ladera.

Los trabajos de estabilización consisten en aportar peso estabilizador en el pie de movimiento, mediante la ejecución de muros de hormigón armado trasdosados con tierras, y la colocación de anclajes en determinadas zonas de la ladera, con longitudes de entre 50 y 80 metros, que deberán ser, en todo caso, de longitud suficiente para anclarse fuera de la zona movilizada.

Esta actuación se suma a los trabajos de recrecimiento del embalse. Una obra prioritaria para el Ministerio y que, según todos los estudios técnicos, será la solución definitiva para terminar con todos los problemas de estabilidad detectados en las laderas de la presa.

Hasta el momento las actuaciones llevadas a cabo están frenando de forma significativa el movimiento de la ladera, lo que ha permitido no tener que desalojar más viviendas que las inicialmente afectadas en el Mirador de Yesa” y en la urbanización “Lasaitasuna”.

Comentarios