Extremadura mejorará la seguridad de 41 presas y 11 balsas de la comunidad

96
0
96

La Consejería de Fomento invertirá 964.120 euros para desarrollar un Plan de Mejora de la Seguridad de las Presas y Balsas que son titularidad del Gobierno de Extremadura. En total son 41 presas y once balsas que dan de beber a 202.000 extremeños.

El objetivo es garantizar "mejor" la protección de la población, así como los bienes y servicios situados aguas abajo de los embalses que podrían verse afectados por un mal funcionamiento de estas infraestructuras.

Fomento tiene bajo su competencia un total de 41 presas y once balsas, todas ellas para abastecimiento de agua a poblaciones. En gran parte se construyeron en los años 80 y 90, estando la mayoría de ellas en fase de explotación (a excepción de tres balsas de construcción muy reciente y actualmente en fase de puesta en carga).

Se trata, en definitiva, de presas y balsas de pequeño volumen de embalse y diseminadas por toda la geografía extremeña, pero de una "importancia fundamental", puesto que para muchos pueblos estos embalses representan la única posibilidad de poseer agua para su consumo en los periodos secos.

A esto se suma que durante los veranos ven aumentada su población de manera importante (en muchos casos se duplica) debido a la llegada de emigrantes y turistas.

Casi todos los embalses tienen la clasificación de "gran presa".

Para dar una idea de la importancia en cuanto a suministro a poblaciones, se abastece a unos 147 municipios, que constituyen unos 202.000 habitantes censados, que en periodo estival aumentan hasta unos 345.000 habitantes.

Esta una de las medidas acordadas en el Consejo de Gobierno Extraordinario autonómico celebrado en Plasencia, y de cuyos resultados ha informado en rueda de prensa el presidente extremeño, José Antonio Monago.

Clasificación

Casi todos los embalses tienen la clasificación de "gran presa". En cuanto a la clasificación frente al riesgo potencial en caso de rotura o avería, existen de todas las categorías, siendo la mayoría de categoría A o B (31), y en menor medida de categoría C (10). Para las balsas, sólo están clasificadas 7 de las 11 existentes, siendo de categoría A, B y C.

Por la importancia que estas infraestructuras representan como "servicio esencial" en la comunidad y por las exigencias de la legislación vigente en materia de seguridad de presas y embalses, el Ejecutivo regional ha considerado que "se hace necesario" llevar a cabo una serie de actuaciones en materia de seguridad al objeto de garantizar la protección de la población, bienes y servicios situados aguas abajo de los embalses y que podrían verse afectados por un funcionamiento inadecuado de estas infraestructuras.

Entre las actuaciones que se acometerán están la redacción de estudios de seguridad de cada presa, la instalación de sondas de medida de nivel, la mejora de los sistemas de auscultación, la mejora de las válvulas de los desagües, la mejora de los accesos a las presas, la instalación de placas solares y la mejora de la impermeabilización.

Por último, se implantará una herramienta informática para el análisis y evaluación de riesgo aplicado a la gestión de seguridad de presas y balsas de categorías A y B, consideradas infraestructuras críticas.

El análisis de riesgo es una "herramienta útil", ya que permite integrar toda la información referente a la seguridad de la presa y balsa que se analiza por separado en otros documentos, siendo de gran ayuda para la toma de decisiones y la programación de inversiones, entre las que se incluyen algunas tan importantes como la implantación de los planes de emergencia o la automatización de los sistemas de auscultación para las presas y balsas que resulten de mayor riesgo.

Mediante el análisis de riesgo se confecciona un modelo global de la presa o balsa, que se nutre de la información que proporcionan los distintos documentos de seguridad que se encuentran en su archivo técnico.

Una vez confeccionado el modelo en cuestión e introducida toda la información propia de la presa o balsa, es posible evaluar la importancia que tiene cada una de estas cuestiones y el grado de mejora (o deterioro) en la seguridad al variar alguno de ellos.

Entre las actuaciones que se acometerán están la redacción de estudios de seguridad de cada presa.

Abastecimiento en pueblos

De igual forma, otro de los asuntos aprobados en este Consejo de Gobierno Extraordinario ha sido una inversión de 1,5 millones de euros que permitirá llevar a cabo un conjunto de acciones para mejorar las instalaciones hidráulicas que garantizan el suministro de agua en una veintena de municipios.

Entre ellas están impermeabilizaciones de depósitos de agua, mejoras en estaciones de tratamiento de agua potable (ETAP), colectores e instalación de sistemas de automatización. Las localidades beneficiadas son, entre otras, Zafra, Moraleja, Acebo o Torrejón El Rubio. Estas medidas beneficiarán, en su conjunto, a más de 30.000 extremeños.

Esta iniciativa se enmarca en la Estrategia Agua 2014-2020, por la que más de 40 municipios extremeños verán mejorado su suministro de agua o la depuración de sus aguas residuales a partir de este año gracias a una inversión de 65 millones de euros puesta en marcha a por la Consejería de Fomento, Vivienda, Ordenación del Territorio y Turismo.

Todas las obras se desarrollarán a través de la Dirección General de Carreteras y Obras Hidráulicas y redundarán en beneficio de los ciudadanos en un plazo máximo de tres años.

El mayor esfuerzo inversor se está realizando en la construcción de estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) y colectores, que movilizará más de 45 millones de euros de inversión en 18 localidades extremeñas.

La mejora del abastecimiento de agua a 21 municipios de la región supondrá, por su parte, un presupuesto superior a los 18 millones de euros. La inversión correspondiente a encauzamientos es de 713.000 euros. 

Comentarios