Se instalan cinco grandes válvulas en las nuevas conducciones de agua de los trasvases al pantano de Cuevas

91
0

Sobre la Entidad

Junta de Andalucía
La Junta de Andalucía es la institución en que se organiza el autogobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía.
  • José Manuel Ortiz, acompañado por representantes de las empresas adjudicatarias, observa las válvulas
  • El delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente visita las obras, que está previsto que finalicen en la primavera.

El delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, José Manuel Ortiz, ha asistido a la colocación de cinco válvulas de grandes dimensiones, unas instalaciones que forman parte de las obras de emergencia para la reposición de las conducciones de los trasvases que fueron gravemente dañadas por las intensas precipitaciones de septiembre de 2012 en la comarca almeriense del Almanzora.

La instalación de estos mecanismos se incluye en la última fase de obras este proyecto de la Junta de Andalucía que, una vez finalizado, restablecerá la normalidad en el sistema de transferencia de agua desde los trasvases Tajo-Segura y Negratín Almanzora hasta el pantano de Cuevas. Si no surgen contratiempos, está previsto que las obras finalicen en la próxima primavera, según han ratificado al delegado territorial los representantes de las empresas concesionarias, “con lo que a partir de entonces quedará garantizado el suministro de agua procedente de dichos trasvases, tanto para el abastecimiento de la población, como para el regadío de los cultivos”.

Las válvulas mejorarán el funcionamiento de dicho sistema y optimizarán los recursos

Más de metro y medio de diámetro

Las válvulas que se instalarán en el nuevo sistema de conducción de agua, por sus dimensiones y características, mejorarán el funcionamiento de dicho sistema y optimizarán los recursos.

Dos de las válvulas –de mariposa centrada- se están instalando en el tramo 1 de las obras, cerca de la rambla de El Saltador. Estas válvulas tiene 2,2 metros de alto por otros tantos de ancho, con un diámetro de 1,62 metros y pesan 2.658 kilos. El cuerpo de las válvula está realizado en fundición nodular y revestido en poliuretano con un espesor de 80 micras y su eje de maniobra es de acero inoxidable. La mariposa propiamente dicha es de acero inoxidable, y está revestida en poliuretano con un espesor de 80 micras. Estas válvulas, por su funcionamiento -dividirán la tubería en tramos independientes-, por lo que evitarán que se tenga que vaciar el agua de toda la tubería, en caso de avería o rotura.

En el tramo 3 de las obras se instalarán dos válvulas de de compuerta, similares a las del tramo 1, y una válvula reductora de presión, de 900 milímetros de diámetro, de dimensiones menos espectaculares (1,33 metros de ancho, 1,72 de alto y 1,.65 de largo), pero de más peso (7.250 kilos). Este mecanismo permitir el paso de 3.200 litros de agua por segundo, de forma continua. Y por sus características, son capaces de conseguir disminuir la presión máxima de 13 kilogramos por centímetro cuadrado con la que viene el agua después de abastecer a la comunidad de regantes del Bajo Almanzora, dejándola en 3,5 kilos por centímetro cuadrado. De esta manera se consigue que la tubería no sufra demasiado al estar en una presión tan elevada, y por tanto, contribuye a disminuir los costes de instalación y reparación de averías.

Por sus características y dimensiones, estas válvulas que se han comenzado a colocar son bastante raras de ver en obras de ingeniería hidráulica. No se trata de piezas estándar sino que son piezas únicas, fabricadas en exclusiva para esta obra de infraestructura hidráulica que está ejecutando la Consejería, lo que pone de relieve la relevancia de la obra tanto por su repercusión social como por sus condiciones técnicas. Las válvulas de mariposa han sido fabricadas en España por KSD Amri, y las válvulas hidráulicas por la sociedad Ross, en Estados Unidos.

Trabajos a buen ritmo

El delegado de la Junta ha expresado su satisfacción por “el ritmo” al que van los trabajos, ya que, según ha destacado, una vez que concluyan se podrá restablecer el suministro de agua de los trasvases, “un suministro necesario para el regadío de unas 24.000 hectáreas de cultivos y, sobre todo, para el abastecimiento urbano a una población de 150.000 personas, que en caso de no contar con los envíos del Negratín y del Tajo podrían sufrir desabastecimiento este año. De hecho, desde finales de septiembre de 2012, tras la rotura de las conducciones de los trasvases, el abastecimiento urbano se ha realizado casi en su totalidad con las reservas del pantano de Cuevas del Almanzora.

Comentarios