Se elevan a 400 los vecinos evacuados en la Valle de Arán por la crecida de los ríos

286
0
286
  • Imagen de la avenida (Fuente: RTVE)
  • Desalojados unos 300 vecinos de Benasque (Huesca) por la crecida del río Ésera

(EP) El desbordamiento del río Garona en la Val d'Aran (Lleida) ha obligado a evacuar hasta las 16.40 horas de este martes a un total de 400 vecinos que viven cerca del cauce de los ríos y en cotas bajas, ante la previsión de que siga lloviendo intensamente. En Huesca, unos 300 vecinos de Benasque han sido desalojados por la crecida del Ésera.

Según han informado fuentes de Protección Civil a Europa Press, a las 11 horas se había evacuado a 260 personas --50 personas en Vielha, 200 en Arties y 10 campistas--, una cifra que se ha incrementado en 140 vecinos por la tarde, cuando se ha desalojado a 50 ciudadanos de Vielha, 50 de Les y 40 en Arpies.

Según el Servicio Meteorológico de Cataluña (SMC), a las 17.30 horas se preveía que volvieran a descargar lluvias con intensidad en la Val d'Aran tras detectarse un nuevo frente.

Ante la previsión de nuevas lluvias, se ha pedido a los vecinos del casco antiguo de Vielha que voluntariamente se trasladaran a una iglesia del municipio que se encuentra en una zona más alta.

Los vecinos de Les que viven en las partes más bajas del pueblo se han podido resguardar en un hostal del mismo municipio.

Según ha informado Endesa, como consecuencia del aguacero han quedado sin suministro de luz 4000 abonados, 2.180 de Naut Aran, 694 de Vielha, 679 de Les y 234 en Bossòst. El suministro de gas en la zona también se encuentra cortado.

Asimismo, se ha tenido que cortar la fibra óptica entre Bossòst y Vielha, además de quedar afectado el servicio de voz y banda ancha fija en Les y Bossòst.

Ante la previsión de que caigan precipitaciones de hasta 50 litros por metro cuadrado hasta las 20 horas, el conseller de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha pedido a los alcaldes de las comarcas de la Val d'Aran, Alta Ribagorça, Pallars Sobirà y la zona norte del Pallars Jussà (Lleida) evacuar a los vecinos cercanos al cauce de los ríos y en cotas bajas. Según ha explicado, se recomienda que los evacuados no regresen hasta este miércoles, cuando se prevé que remita.

Asimismo, ha dado tres consejos a los vecinos: evitar desplazamientos innecesarios, llamar al teléfono de emergencias 112 para cualquier incidencia, y no abusar de las redes sociales y la telefonía móvil, ya que esta es la red "más frágil", por lo que pide que se reserve para las llamadas de emergencias.

Protección Civil también informa de que hay aviso por lluvias en las comarcas de Garrigues, Urgell y Conca de Barberà, que también pueden afectar la Segarra y Alt Camp.

Como consecuencia de las lluvias siguen afectadas las carreteras N-230 entre Vielha y la frontera; la C-28 en Naut Aran; la C-147 de Esterri a Alòs d'Isil; la C-13 entre Llavorsí y Guingueta d'Àneu, y la N-141 entre Bossòst y la frontera.

Protección Civil de la Generalitat había advertido este martes que las previsiones para indicaban que la lluvia continuaría cayendo con intensidad en el Valle de Arán, y que podría suponer acumulaciones de 100 litros por metro cuadrado en 24 horas.

Las lluvias, que no han causado heridos, han provocado que el río Garona se haya desbordado, así como que el Noguera Pallaresa a la altura de Borén tenga riesgo de desborde.

Protección Civil ha pedido que se limite cualquier desplazamiento a pie o en vehículo que no sea estrictamente necesario, que se haga caso de las indicaciones de las autoridades, alejarse del cauce de los ríos y evitar cualquier situación de riesgo.

El Centro de Coordinación de Emergencias Cecat ha realizado llamadas para avisar de la situación a campings que podrían estar más afectados por la crecida de los ríos Garona y Noguera Pallaresa.

La Generalitat declina el ofrecimiento de ayuda de la UME

Ante la situación, el consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha informado este martes de que han pedido a los alcaldes de las comarcas de Val d'Aran, Alta Ribagorça y Pallars Sobirà que evacuen a los vecinos cercanos al cauce de los ríos y en cotas bajas ante la previsión de que siguiera lloviendo intensamente.

En una comparecencia tras reunirse el consejo asesor del Plan especial por inundaciones (Inuncat), el episodio ha continuado entre las 14 y las 20 horas. La previsión es que este miércoles "se pueda volver a la normalidad, por lo que se está hablando de desplazamientos acotados en el tiempo".

Por el momento no ha habido heridos en este episodio, que se ha agravado por el importante deshielo de los gruesos de nieve acumulados de más de 400 centímetros.

Según el director del Servicio Meteorológico de Cataluuña, Oriol Puig, en Vielha se han recogido 112 litros por metro cuadrado desde el lunes a las 14 horas hasta este martes a las 13 horas, y en la Bonaigua 100 por metro cuadrado, lo que confirma "importantes cantidades de lluvia".

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Lleida, Inma Manso, ha ofrecido este martes a la Generalitat la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para trabajar en las poblaciones del Pirineo leridano afectadas por el temporal, según ha explicado a Europa Press el delegado de la Generalitat en el Pirineo y Aran, Albert Alins.

"Inma Manso se ha puesto en contacto con nosotros para ver si necesitamos alguna cosa, de momento está todo tranquilo", ha señalado Alins, quien ha agregado que Emergencias de la Generalitat está tomando todas las medidas necesarias.

La subdelegación del Gobierno ha explicado que Manso había ofrecido a Alins la colaboración de la UME por si fuera necesaria.

En Aragón, el gobierno autonómico ya ha solicitado la intervención del Ejército, según ha informado el Ministerio del Interior en un comunicado, en el que asegura que la Dirección General se mantiene en contacto permanente con Cataluña y Aragón, las comunidades más afectadas.

Desalojados unos 300 vecinos de Bensaque por la crecida del río Esera

La crecida del río Ésera, debida a las lluvias registradas en el Pirineo, ha obligado a desalojar este martes a unos 300 vecinos del municipio oscense de Benasque, según ha informado a Europa Press el teniente de alcalde del Ayuntamiento, Javier Abadía, al indicar que estas personas pasarán la noche en el pabellón municipal.

Aunque la riada ha provocado daños materiales, "no ha habido ningún herido", si bien una persona ha tenido que ser rescatada por la Guardia Civil al acercarse al río para hacer una foto y caer al agua cuando ha cedido el dique de contención en la zona del parque infantil.

Además, las carreteras N-260 y A-139 permanecen cortadas, la fuerza del agua se ha llevado "la parte trasera de un edificio, al ceder un dique de contención", y también un coche que se encontraba estacionado en un parking que ha sido desalojado.

Fuentes del Gobierno de Aragón han indicado que las personas desalojadas, por precaución, han sido un centenar y algunas ya han sido realojadas en viviendas de familiares.

En Benasque se vive una "tensa calma" aunque llueve de manera menos intensa y la situación es "ligeramente mejor". No obstante, el operativo de Guardia Civil, Protección Civil y Bomberos continúa activo "al cien por cien" y también se desplazan efectivos a Graus, hacia donde va la punta de la crecida.

Además, la Unidad Militar de Emergencias (UME) ha enviado a un batallón con 25 personas y un helicóptero, llegado de Valencia, al municipio de Graus para atender posibles problemas o evacuaciones.

La crecida del Ésera ha causado, además, cuantiosos daños en las instalaciones deportivas y el camping de la localidad oscense de Castejón de Sos, equipamientos que "pasarán a la historia" con esta avenida, ha lamentado el alcalde del municipio, José Manuel Abad.

El Ministerio del Interior está realizando el seguimiento de las lluvias y deshielos de las últimas horas en Cataluña y Aragón y ha ofrecido el apoyo de los medios del Estado. 

Comentarios