El aumento del nivel del mar y el retroceso de la costa, dos factores que aumentan el riesgo de inundaciones por los ciclones tropicales

102
0
102

Un equipo de investigación dirigido por el geocientífico Jon Woodruff, de la Universidad de Massachusetts Amherst (UMass Amherst), en Estados Unidos, ha encontrado en una revisión científica que el aumento del nivel del mar y el retroceso de la costa son los dos factores más importantes que producen un aumento del riesgo futuro de inundaciones por los ciclones tropicales.

En un artículo publicado en 'Science' sobre las regiones costeras, Woodruff y los coautores Jennifer Irish, de la Universidad Tecnológica de Virginia, y Suzana Camargo, de la Universidad de Columbia, ambas en Estados Unidos, explican que la sociedad tiene que aprender a vivir con una línea de costa en rápida evolución que es cada vez más propensa a las inundaciones de los ciclones tropicales.

La intensidad y frecuencia de las inundaciones por ciclones tropicales aumentarán debido al acelerado incremento del nivel del mar

La subida del nivel del mar y su potencial de cambiar dramáticamente el paisaje de la costa a través de la erosión costera y la degradación de las barreras de las islas, por ejemplo, es un factor subestimado y poco estudiado que podría conducir a cambios catastróficos en el riesgo de inundación asociado a los ciclones tropicales, conocidos como huracanes en el Atlántico Norte, señalan.

"Hay un acuerdo general de que mientras se va a reducir la frecuencia de los ciclones tropicales a nivel mundial, su fuerza será más intensa. Sin embargo, hay menos consenso sobre la magnitud de estos cambios y no queda claro hasta qué punto la actividad de los ciclones tropicales en las regiones individuales seguirá las tendencias mundiales", afirma Woodruff.

A pesar de estas incertidumbres, los geocientíficos de UMass Amherst auguran que la intensidad y frecuencia de las inundaciones por ciclones tropicales aumentarán significativamente debido al acelerado incremento del nivel del mar. Además, el registro geológico proporciona ejemplos claros de la importancia de la aceleración de la subida del nivel del mar en el inicio de cambios importantes en el comportamiento de la costa.

"La era de la elevación del nivel del mar relativamente moderada que la mayoría de las líneas costeras han experimentado durante los últimos milenios ha terminado y las costas están empezando a adaptarse a una nueva condición de frontera que en la mayoría de los casos sirve para acelerar las tasas de retroceso de la costa", alerta.

Los autores se centran en tres factores físicos que creen que habría que examinar conjuntamente para entender el futuro de las inundaciones costeras por los huracanes: la climatología de los ciclones tropicales, el aumento relativo del nivel del mar y los cambios en el litoral. "Los modos de la variabilidad climática explican entre el 30 y el 45 por ciento de la variación de la actividad de los ciclones tropicales en el registro histórico instrumental. Este porcentaje es mucho menor, sin embargo, al considerar sólo las tormentas que tocan tierra", matizan.

"Es mucho más probable un futuro aumento del nivel del mar, sobre todo, a lo largo de las costas más propensas a interrumpir los ciclones tropicales. Por ejemplo, un aumento en el nivel del mar de un metro en la región de la ciudad de Nueva York daría lugar a inundaciones que ocurren cada entre tres y 20 años. Costas más artificiales no están diseñadas para este aumento en la frecuencia de las inundaciones extremas, por lo que deben reconocerse la predominante subida del nivel del mar y la dinámica del paisaje sobre los impactos de los ciclones tropicales que llegan a tierra para la eficaz planificación y gestión de nuestras futuras líneas de costa", aconsejan.

Administrar cuidadosamente los sedimentos

A su juicio, los centros de población con mayor riesgo de impacto de los ciclones tropicales se encuentran principalmente a lo largo de las costas sedimentarias dinámicas. "Las personas pueden suavizar estos impactos, en parte con estrategias de adaptación, que incluyen la administración cuidadosa de los sedimentos", dicen estos expertos, quienes recomiendan también reducir el hundimiento de la tierra causado por el hombre a lo largo de muchas de las líneas costeras más pobladas del mundo, debido a la extracción de aguas subterráneas, petróleo y gas.

Para llegar estas conclusiones, Woodruff y sus colegas presentan evidencia prehistórica, instrumental y modélica que apoya la dominación de la subida del nivel del mar en la inundación extrema asociada a los ciclones tropicales y la influencia de los cambios en el litoral en la intensidad de inundaciones por estos eventos. Así, dicen que paleoconstrucciones de sistemas de barrera de playas y marismas indican que "muchos de estos ambientes costeros se han mantenido muy estables durante los últimos milenios, a pesar de la interrupción episódica y extrema de los ciclones tropicales".

En marcado contraste, estos accidentes geográficos eran inexistentes o eliminados rápidamente por las tormentas en tiempos prehistóricos de rápido aumento del nivel del mar similares a los previstos para el final de este siglo, en 2100. Los autores concluyen: "Por tanto, es prudente esperar una disminución de la capacidad de resistencia de estas líneas costeras de baja altitud frente al impacto de los ciclones tropicales cuando se ven realzados por las altas tasas de aumento del nivel del mar".

Comentarios