El presidente de ASAJA-Extremadura cree que en las inundaciones de abril de 2013 se actuó con lentitud

23
0
23

El presidente de la organización agraria Asaja Extremadura, Ángel García Blanco, cree que en las inundaciones del pasado mes de abril de 2013 la situación "desbordó a todas las partes, se actuó con un poco de lentitud" pero "no ha habido mala fe por parte de ningún interviniente".

A su vez ha destacado que el Ejecutivo extremeño "arbitró 15 millones de euros de un modo inmediato para hacer frente a los daños", aunque ha criticado la actuación del Estado, ya que "deja mucho que desear".

En una intervención este martes ante los medios de comunicación previa a la comisión que investiga este asunto en el Parlamento extremeño, García Blanco ha recordado que el Gobierno de Extremadura puso una cantidad de dinero "de acuerdo con los fondos que disponía", y "hubiera sido necesario" que el Estado diera "un impulso" con una aportación extraordinaria a los presupuestos "con medidas de carácter fiscal".

Por otro lado, y a preguntas de la prensa sobre las razones de la tardanza en el desembalse de los pantanos, el representante de Asaja ha señalado que también tienen que asumir su "culpa" la Junta de Explotación y los agricultores, que "casi nunca" son "partidarios" de los desembalses, sobre todo "temiendo que en el futuro venga una situación de sequías".

Finalmente, García Blanco ha abogado por "realizar un nuevo pantano" en Montijo (Badajoz) del tamaño del de La Serena, aunque ha reconocido que las circunstancias económicas "no van a permitir hacer una presa".

Comentarios