Hackatones sobre resiliencia a los desastres naturales en Asia: la tecnología como herramienta para catástrofes

174
0

Sobre la Entidad

Banco Mundial
El Banco Mundial es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los países en desarrollo.
  • A través de hackatones la organización Code for Resilience convocó a diseñadores de software y hardware a resolver los problemas de la gestión del riesgo y resiliencia a desastres en Asia.
  • Los desafíos varían desde la creación de un sistema de alerta de tormentas para pescadores, hasta herramientas de pronostico de precipitaciones pluviales para agricultores que laboran en zonas propensas a inundaciones.
  • Con el fin de aprovechar y compartir las experiencias en el manejo de riesgo durante el desarrollo, el Grupo del Banco Mundial puso en marcha el Centro de Manejo del Riesgo de Desastres y un programa de gestión del riesgo de desastres en Tokio, Japón.

Durante la temporada de monzones en la provincia de Leyte, en el sur de Filipinas, caen fuertes lluvias que inundan las vías fluviales locales. Al saturarse la tierra, ceden el suelo y las rocas en las laderas desforestadas, provocando derrumbes fatales en algunos casos.

Uno de estos deslizamientos provocó la muerte de unas 2000 personas en 2006. Más de 200 víctimas eran niños que quedaron atrapados en una escuela después de que esta fue sepultada por el rápido flujo de lodo y rocas.

Los maestros pudieron enviar mensajes de texto pidiendo ayuda, pero se desconocían las coordenadas exactas de la latitud y longitud de la escuela y los equipos de rescate no pudieron llegar a tiempo para salvar a los alumnos.

La necesidad de identificar la ubicación exacta de los centros educacionales en zonas propensas a desastres es uno de los desafíos que deben abordar los innovadores tecnológicos que participan en una serie de hackatones convocada en Asia por Code for Resilience, una iniciativa de colaboración entre el Fondo Mundial para la Reducción y Recuperación de Desastres (GFDRR, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial y Code for Japan. Esta última es una organización de la sociedad civil dedicada al uso de la codificación de programas computacionales como un medio para mejorar el bienestar social.

Se invita a desarrolladores que trabajan en “hacks” (modificaciones de programas y máquinas) para estos enunciados de problemas a que adapten las aplicaciones de software de código abierto existentes o desarrollen nuevas herramientas, como aplicaciones móviles o pluviómetros equipados con dispositivos de teledetección.

Abordar resiliencia con innovación en Japón

Esta semana, se reúnen equipos de desarrolladores de software y hardware en Tokio, Ishinomaki y Nagoya para explorar cómo la tecnología puede ayudar a las comunidades a prepararse mejor y reaccionar ante desastres naturales como terremotos, huracanes e inundaciones.

El programa aprovechará la experiencia japonesa en la integración de la gestión del riesgo de desastres en las inversiones y la planificación del desarrollo

Los eventos coinciden con el lanzamiento del Programa de Incorporación de la Gestión del Riesgo de Desastres del Banco Mundial y Japón y la apertura de un nuevo Centro de Manejo del Riesgo de Desastres en la Oficina de Tokio del Banco. El programa aprovechará la experiencia japonesa en la integración de la gestión del riesgo de desastres en las inversiones y la planificación del desarrollo. Este proporcionará asistencia técnica y apoyará proyectos piloto, actividades de generación de conocimientos y fortalecimiento de la capacidad, e iniciativas temáticas centradas en la reducción de la vulnerabilidad a las catástrofes naturales.

“Japón es propenso a desastres naturales como terremotos y tsunamis, por lo que entendemos de primera mano la importancia de lograr que las comunidades sean más resistentes a las catástrofes”, dijo Taichi Furuhashi, principal organizador local de los hackatones en este país. “Nos complace aprovechar el poder de la comunidad de ciudadanos hackers de Japón en la búsqueda de soluciones innovadoras a algunos de los mayores problemas que enfrenta nuestra región”.

Hackatones en marcha

El GFDRR ha apoyado soluciones de vanguardia de iniciativas similares a lo largo de los años, entre ellas Random Hacks of Kindness (RHoK), que ayudó a Santa Lucía a desarrollar y poner en práctica una herramienta de visualización de modelos complejos de riesgo de deslizamientos de tierra denominada CHASM. Los hackatones respaldados por el Banco Mundial han dado lugar a innovaciones que incluyen un juego de teléfono móvil que enseña a los niños prácticas adecuadas de saneamiento e higiene; una herramienta, que mediante el uso de mensajes de texto, permite a estudiantes, padres y maestros comunicar preocupaciones sobre las instalaciones de las escuelas locales al gobierno regional o al Ministerio de Educación del país, y una aplicación que hace el seguimiento del flujo de fondos del desarrollo para la contratación de servicios dentro o fuera de un país.

Para los nuevos hackatones de resiliencia, Code for Resilience ha estado recopilando enunciados de problemas, identificados por una serie de asociados, para que los hackers trabajen en ellos. Estos desafíos de resiliencia a los desastres incluyen, entre otros, la necesidad de crear un sistema de alerta temprana para advertir a los pescadores de las comunidades costeras sobre tormentas inminentes y así evitar la pérdida de vidas en el mar, y el desarrollo de una herramienta que pronostique las precipitaciones para ayudar a los agricultores a proteger los cultivos en zonas propensas a inundaciones.

“Las iniciativas de colaboración como Code for Resilience nos ayudan a reunir a expertos en gestión del riesgo de desastres y desarrolladores locales para crear aplicaciones innovadoras que permitan a las comunidades ser más resistentes a los desastres naturales”, dijo Francis Ghesquiere, director de la Secretaría del GFDRR.

Code for Resilience, en colaboración con asociados locales, está organizando hackatones en ciudades de Asia, donde la alta densidad de población y la rápida urbanización hacen que las comunidades sean particularmente vulnerables a los impactos de las catástrofes naturales. Las ciudades que organizan eventos locales son: Bangalore (India), Colombo (Sri Lanka), Daca (Bangladesh), Yakarta (Indonesia), Manila (Filipinas) y Peshawar (Pakistán).

Los hackers que diseñen soluciones prototipo para abordar los desafíos de los enunciados de problemas serán invitados a continuar creando, probando y perfeccionando sus herramientas a través del Desafío de innovación en línea de Code for Resilience. Esta continuación en la web de las actividades del hackatón permite la colaboración continua entre los desarrolladores y facilita el acceso al apoyo de mentores expertos.

Se invitará a los ganadores del Desafío de innovación en línea a dar a conocer sus herramientas a un público que contará con algunos de los especialistas en gestión del riesgo de desastres más importantes del mundo durante la conferencia “Understanding Risk” (Entender el riesgo), que se realizará en Londres en julio de 2014.

¿Deseas participar? Visita Code for Resilience para aportar enunciados de problemas, navegar o agregar contribuciones al directorio de aplicaciones e inscribirte en hackatones locales. Sigue al equipo vía Twitter en: @CodeForResilience.

Comentarios