La gestión del Gobierno Británico recibe fuertes críticas tras las peores lluvias en Reino Unido desde 1976

27
0
27

El primer ministro británico, David Cameron, ha advertido este martes a los miles de afectados por las inundaciones de que se encuentran ante un "largo camino" y que "llevará tiempo que las cosas vuelvan a la normalidad", mientras se enfrenta a numerosas críticas por la respuesta del Gobierno ante la crisis.

Varias zonas de Reino Unido han tenido en enero uno de los meses con más precipitaciones, con cerca de 5.000 viviendas inundadas, algunas de ellas permaneciendo incluso bajo el agua durante más de un mes. Muchos ciudadanos han criticado la respuesta del Gobierno, ya que consideran que podría haber reaccionado antes y con más eficacia.

Cameron ha subrayado que se hará "todo lo necesario" para ayudar a los afectados. "Si es necesario gastar dinero, se gastará, si se necesitan recursos, los proporcionaremos, si el Ejército puede ayudar, allí estará. Debemos hacer todo lo posible, pero va a llevar tiempo poner todas las cosas en orden", ha reconocido el mandatario.

Desde el comienzo de las inundaciones varios ministros han cruzado acusaciones por la mala gestión de la crisis, una situación que ha hecho aumentar las críticas y que ha provocado el enfado del primer ministro, según ha informado el diario británico 'Daily Telegraph'.

Mensaje a su gabinete

Preguntado por si tenía algún mensaje para los miembros de su gabinete, Cameron ha afirmado que era "un mensaje muy simple", que "todo el mundo tiene que continuar con el trabajo vital de movilizar todos los recursos del país para conseguir que las carreteras y vías se muevan, para ayudar a la gente que ha sido inundada, para planificar el futuro y para aprender todas las lecciones de la difícil situación" en la que se encuentra Reino Unido.

"Eso es todo lo que todo el mundo tiene que hacer, lo que va a suceder durante los próximos días y semanas", ha subrayado Cameron. Las declaraciones del mandatario han tenido lugar después de que el ministro de Defensa, Philip Hamond, haya sido recriminado en directo ante las cámaras por un voluntario que aseguró que los afectados por las inundaciones habían sido abandonados.

Hammond ha mostrado su comprensión por la indignación de los residentes aunque ha afirmado a la cadena británica BBC que las autoridades no pueden "impedir el curso de la naturaleza". "Estamos enfrentándonos a una enorme fuerza de la naturaleza, cantidades enormes de agua, un patrón de agua sin precedentes, y pese a que las autoridades pueden y deben hacer todo lo que pueden, hay algunas cosas que temo que simplemente no podemos hacer", ha afirmado.

Viaje a Oriente Próximo

Por otro lado, Cameron ha decidido cancelar su viaje a Oriente Próximo, previsto para la semana que viene, para centrarse en atender las consecuencias de las inundaciones, que se prevé que puedan empeorar con el aumento de las precipitaciones.

El mandatario ha anunciado su decisión en una rueda de prensa, en la que ha pedido disculpas al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y al presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbas. "Nada es más importante que ocuparse de estas inundaciones", ha subrayado Cameron.

Comentarios