De Pedro: "No se nos puede acusar de pasividad ante las crecidas del Ebro"

57
0
57

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Xavier de Pedro, ha advertido de que "no se puede acusar a la CHE de pasividad, sino todo lo contrario", ante las crecidas del río Ebro y ha reclamado a todos los afectados su colaboración para, junto a las administraciones, "mitigar los daños de las inundaciones".

En declaraciones a Europa Press, De Pedro ha recalcado que la Confederación "ha dado muestras de estar actuando" ante estos problemas y ha subrayado que "el río es de todos y todos tenemos que colaborar", aunque el organismo aporte los medios técnicos y determine "las líneas de protección, pero todos los interesados en proteger sus infraestructuras o municipios tenemos que cooperar".

Este jueves, la plataforma de afectados por las riadas ha señalado que las localidades zaragozanas están dispuestas a presentar un contencioso por los daños que causan las avenidas del río y han avanzado que elaboran un informe para entregarlo a la Confederación en el que exponen sus problemas y reivindicaciones.

Xavier de Pedro ha recordado que las avenidas del río son inevitables

El presidente de la CHE ha asegurado que "tenemos contacto directo con todos los alcaldes de la ribera en relación con sus problemas" y, de hecho, tras las riadas del año pasado, "que fueron muy intensas aunque no con caudales excesivos", ya se ejecutaron actuaciones para proteger los núcleos urbanos "con mayor riesgo", actuando en Novillas, Pradilla, Boquiñeni, Cabañas, Pina.

Además, se han acometido limpiezas en el cauce en zonas de Navarra y, años antes, se llevaron a cabo en Gallur, así como "vamos haciendo limpiezas puntuales", ha observado, para admitir que en determinados puntos del río se produce una "sobre-elevación del lecho del cauce", pero la protección ambiental de esas zonas "impide realizar extracciones de áridos con normalidad", dado que a partir de los 20.000 metros cúbicos es necesario contar con una declaración de impacto ambiental y la Ribera Baja se encuentra "hiperprotegida".

De Pedro ha continuado detallando que, junto a estas acciones, "estamos elaborando un proyecto en el eje del Ebro para la retirada de áridos en determinadas zonas donde se producen sumideros de gravas" y esta intervención "podría cambiar a medio plazo la dinámica del río" y favorecer "un mejor desagüe".

La Confederación trabaja desde hace meses en este plan, pero "son temas muy complejos técnicamente", dado que requieren conocer la situación del río, realizar estudios técnicos y calcular la capacidad de desagüe en cada tramo, para contar con los permisos ambientales antes de llevar a cabo la intervención en el cauce.

"El anteproyecto estará elaborado antes del verano, lo someteremos a información pública y se tendrán que hacer los trámites ambientales", para lo que ha solicitado "el apoyo de todos los interesados en el eje del Ebro".

En este mismo sentido, ha abogado por acometer estas medidas "dentro de la colaboración y la participación", al apreciar que "entrar en conflicto y en reclamaciones no ayuda, sino que hace perder el tiempo de lo importante".

"Se ha avanzado mucho"

Xavier de Pedro ha recordado que las avenidas del río "son inevitables", por lo que es necesario "prepararnos ante ellas y ver qué medidas se pueden tomar" y, al respecto, ha opinado que "se ha avanzado mucho".

De hecho, el año pasado la Confederación logró reducir una avenida extraordinaria, de 2.000 metros cúbicos a 1.000, por las maniobras de laminación en los embalses, por lo que ha defendido que se están adoptando acciones "claras" para evitar afecciones y "acusarnos de que provocamos daños es una paradoja y no es justo".

También ha recordado que se trabaja en mapas de "peligrosidad" y ha insistido en que "es momento de hacer alegaciones y tratar de colaborar para ver qué medidas podemos implementar para reducir los riesgos" por riadas.

El año pasado la Confederación logró reducir una avenida extraordinaria, de 2.000 metros cúbicos a 1.000

No obstante, ha reiterado que ante avenidas extraordinarias es "habitual" que se puedan romper motas o se inunden campos, "tenemos que aprender a convivir con la naturaleza, ver qué límites se tienen para no tener daños" y poder desarrollar con normalidad la "importante" actividad económica agroalimentaria.

Por ello, ha apostado de nuevo por encontrar soluciones "a medio y largo plazo" junto a las Comunidades autónomas, ayuntamientos, regantes y agricultores, "desde la colaboración se están haciendo cosas, pero no se puede acusar a la CHE de pasividad, sino de todo lo contrario", ha aseverado.

Por último, De Pedro ha defendido que la Confederación ofrece un trato "de total equidad y equilibrio en todas las Comunidades por las que discurre el Ebro" y ha rechazado que se ejecuten más intervenciones en Navarra, al indicar tajante que "eso no es verdad".

Comentarios