La cuenca norte de León cuenta con recursos de gas metano cuyo valor se acerca a los 3.000 millones de euros

41
0
41

(Europa Press) El trabajo de investigación desarrollado por José Antonio Gutiérrez Bravo en la Universidad de León (ULE), titulado 'Viabilidad y potencial de la captura de metano en las cuencas carboníferas de Castilla y León', revela que existe un potencial total de más de 12.000 millones de metros cúbicos de recursos de gas de capas de carbón (CBM) en la cuenca norte de León, que al precio actual del mercado energético supondrían una cantidad de 2.827 millones de euros.

Se trata de una tesis doctoral que fue dirigida por el profesor Manuel José Camino Llerandi, del departamento de Tecnología Minera, Topográfica y Estructuras, y que fue defendida el pasado día 27 de mayo en la Universidad de León.

El carbón genera un gas en su proceso de maduración (carbonización) principalmente formado por metano, que puede ser aprovechado como fuente energética alternativa a otras que se utilizan en la actualidad. El CBM es un recurso poco conocido en España, y a nivel mundial las mayores reservas se encuentran en Rusia, Canadá y China, según ha informado la ULE en una nota recogida por Europa Press.

El trabajo desarrollado por Gutiérrez Bravo presenta un punto de partida para fomentar el desarrollo de este recurso en Castilla y León. Para ello ha llevado a cabo una extensa revisión teórica, que engloba todos los factores susceptibles de influir en el desarrollo de un proyecto de este tipo y realiza una valoración económica para conocer cuál es la cantidad de gas extraíble de manera rentable.

Las conclusiones obtenidas han servido para desarrollar un método de valoración de la rentabilidad CBM a partir de cuatro parámetros básicos de las capas de carbón: el rango, la potencia, la cantidad o concentración de gas por tonelada y la permeabilidad.

Limpia y rentable

El gas de capas de carbón es una fuente de energía de baja contaminación, ya que es el combustible fósil cuya combustión genera menor cantidad de CO2 por kilovatio hora de energía eléctrica generada. Según González Bravo, ofrece también la ventaja de diversificar el mix energético nacional y su utilización a una escala rentable reduciría la dependencia energética del exterior, que ronda actualmente el 80 por ciento.

Con el aprovechamiento de este gas, que actualmente se emite a la atmósfera, se conseguiría una reducción importante del efecto invernadero y además se podría combinar la recuperación del CBM con la inyección y almacenamiento de CO2, con lo que se conseguiría una tecnología "totalmente limpia".

La utilización del metano como fuente de energía también sería beneficiosa porque permitiría a España acercarse más a los objetivos del Protocolo de Kioto, al tiempo que mejoraría la seguridad en la minería y podría potenciar el desarrollo socioeconómico de las zonas mineras.

Fracturación hidráulica

La extracción del GBM se realiza mediante la fracturación hidráulica. Se trata de un procedimiento similar al que se emplea para la obtención de gas natural por 'fracking', mediante la fracturación de la roca madre (pizarras y esquistos).

Para extraer el gas atrapado en la roca se utiliza una técnica de perforación mixta: en primer lugar se perfora hasta 5000 metros en vertical y después se perfora varios kilómetros en horizontal. Entonces se inyecta agua con arena y una serie de aditivos químicos a gran presión, lo que hace que la roca se fracture y el gas natural se libera y asciende a la superficie a través del pozo.

En el caso del metano de capas de carbón, las perforaciones son mucho menos profundas, por debajo de los 1.500 metros, y también son menores los aditivos químicos, lo que reduce los posibles problemas asociados a este tipo de explotaciones.

Comentarios