Tres activistas irlandeses inician una huelga de hambre y sed en prisión en contra del impuesto del agua

121
0
  • Imagen de protestas anteriores (Fuente: William Murphy en flickr/CC).
    Imagen de protestas anteriores (Fuente: William Murphy en flickr/CC).
121

Tres activistas contra el impuesto al agua implantado por el Gobierno irlandés han iniciado una huelga de hambre para exigir su traslado de vuelta a la prisión de Mountjouy, de donde fueron llevados a la prisión de Wheatfield. El nuevo impuesto se enmarca en las reformas de austeridad impulsadas por el Gobierno.

Los activistas son Derek Byrne, Paul 'Ollie' Moore y Damien O'Neill, condenados junto a otros dos activistas a entre 28 y 56 días en prisión por desacato a un tribunal. En concreto, fueron condenados el jueves por incumplir una orden que les prohibía acercarse a menos de 20 metros de los trabajadores que están instalando los nuevos contadores de agua.

Byrne y Moore fueron trasladados a Wheatfield el pasado viernes, donde se les impuso un castigo de 24 horas de confinamiento incomunicado. En protesta por estas medidas, ambos decidieron ponerse en huelga de hambre y O'Neill se sumó a ellos el sábado como gesto de solidaridad, ha informado el periódico 'The Irish Times'.

En un comunicado publicado el viernes, Byrne ha asegurado que no aceptarán ningún alimento ni líquido hasta que se les traslade de nuevo a Mountjouy. "La decisión de sacarnos de Mountjoy es política. Hemos tomado medidas para iniciar una huelga de hambre desde este viernes", explicó.

El sábado, miles de personas salieron a las calles de nuevo para protestar contra este nuevo impuesto. En Dublín, unas 10.000 personas han secundado la marcha "Dublín dice no" con los familiares de los activistas presos a la cabeza. La manifestación ha concluido ante la prisión de Mountjoy.

Comentarios