Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Aqualia
Asociación de Ciencias Ambientales
HRS Heat Exchangers
FLOVAC
ADASA
CAF
Fundación CONAMA
Lama Sistemas de Filtrado
TEDAGUA
AGS Water Solutions
Amiblu
ACCIONA
Idrica
Ingeteam
Fundación Biodiversidad
Innovyze, an Autodesk company
ISMedioambiente
AECID
Agencia Vasca del Agua
Likitech
RENOLIT ALKORPLAN
GS Inima Environment
Laboratorios Tecnológicos de Levante
ICEX España Exportación e Inversiones
Baseform
Schneider Electric
Sivortex Sistemes Integrals
ADECAGUA
TRANSWATER
Fundación Botín
AMPHOS 21
ONGAWA
Global Omnium
Confederación Hidrográfica del Segura
KISTERS
Rädlinger primus line GmbH
SCRATS
IAPsolutions
Molecor
Grupo Mejoras
Hach
TecnoConverting
J. Huesa Water Technology
Xylem Water Solutions España
DATAKORUM
ESAMUR
Red Control
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Catalan Water Partnership
Filtralite
Sacyr Agua
Saint Gobain PAM
s::can Iberia Sistemas de Medición
LACROIX
Cajamar Innova
Almar Water Solutions
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Barmatec
FENACORE
Hidroconta
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Vector Energy
Minsait

Se encuentra usted aquí

Los periodos de sequía prolongada promueven la aparición del dengue

  • periodos sequía prolongada promueven aparición dengue
  • El pronóstico muestra que el riesgo de brotes es más alto después de un período de sequía seguido de lluvias intensas meses más tarde.

Sobre la Entidad

ISGlobal
Instituto de Salud Global de Barcelona.

Los cambios en el clima, como las lluvias o las sequías, pueden afectar el riesgo de brotes de enfermedades transmitidas por mosquitos, como el dengue, el chikunguña y el zika. Un equipo internacional en el que ha participado el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación Bancaria ”la Caixa”, ha desarrollado una nueva herramienta para predecir el impacto de las sequías y las precipitaciones extremas sobre el riesgo de brotes de dengue.

En los últimos años, la región del Caribe se ha enfrentado a un gran número de brotes de enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes (dengue, chikungunya y zika). El Caribe experimenta temporadas secas intensas particularmente en años con eventos de El Niño. La sequía hace que en las viviendas prolifere el número de recipientes para almacenar agua, que son criaderos ideales de mosquitos. Sin embargo, pocos estudios científicos han examinado los efectos de la sequía prolongada en la transmisión del dengue.

Ahora, un equipo internacional ha diseñado un modelo estadístico para el Instituto Caribeño de Meteorología e Hidrología con el objetivo de predecir los brotes de dengue en Barbados. La metodología se ha basado en estudios desarrollados para Brasil y Ecuador. A partir de datos de temperatura y de precipitaciones, se realizó un modelo que predecía los casos mensuales de dengue entre los años 1999 y 2016.

Los resultados, publicados en la revista Plos Medicine, indican que la herramienta fue capaz de predecir con éxito los períodos con brotes de dengue. En concreto, las condiciones óptimas para las epidemias son períodos de sequía seguidos de una combinación de condiciones cálidas y precipitaciones intensas cuatro a cinco meses después.

Rachel Lowe, primera autora de la publicación e investigadora de ISGlobal y de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, destaca que “este es el primer modelo estadístico diseñado para tener en cuenta el impacto combinado de la sequía y la lluvia en el riesgo de enfermedad”. “Esto es importante ya que el cambio climático está contribuyendo a sequías y huracanes más intensos y frecuentes en la región del Caribe”, añade.

La investigadora del programa de Clima y Salud de ISGlobal concluye que “esta herramienta será de gran utilidad para las políticas de salud pública, ya que se podrán planificar intervenciones para reducir el riesgo de dengue y otras enfermedades transmitidas por mosquitos”. De hecho, está previsto que este modelo contribuya a un sistema de alerta temprana en todo el Caribe para predecir posibles epidemias de enfermedades transmitidas por mosquitos con tres meses de antelación.