Israel niega haber canalizado el agua de las últimas tormentas hacia la Franja de Gaza

60
0
60
  • Gaza (Wikipedia/CC).
    Gaza (Wikipedia/CC).

El Ejército israelí ha desmentido este lunes que las autoridades israelíes hayan canalizado el agua de las últimas tormentas hacia la Franja de Gaza, donde cientos de civiles han tenido que ser evacuados ante la crecida.

La Coordinación de Actividades del Gobierno del Ejército israelí (COGAT), máxima autoridad israelí en los territorios palestinos ocupados, ha destacado que no existe ninguna presa en el sur de Israel, lo que desvirtuaría la acusación del Gobierno gazací sobre la apertura deliberada de represas para inundar el centro de la Franja de Gaza.

"Esta acusación es totalmente falsa. No hay ninguna presa en el sur de Israel. Las últimas lluvias han provocado torrentes en la zona sin que las acciones del Estado de Israel hayan tenido nada que ver", ha explicado un portavoz de la COGAT en declaraciones a la televisión israelí Arutz Sheva.

De hecho, la COGAT "ha permitido la entrada de cuatro bombas de agua de la Autoridad Palestina del Agua en Gaza que se sumarían a las trece bombas que ya hay en la Franja de Gaza para hacer frente a posibles inundaciones".

Desde la Autoridad de Drenaje de la región de Shakma-Besor han reconocido en cambio que hay una pequeña presa de canalización, pero que ésta no se puede abrir ni cerrar. "Hay una presa de canalización de un metro de altura que dirige el agua hacia las reservas. Es una presa baja que no se puede abrir ni cerrar" situada junto al kibutz de Gvulot, a unos 20 kilómetros de la Franja de Gaza.

El domingo, el Ministerio del Interior del Gobierno gazací informó de que los servicios de Defensa Civil y equipos del Ministerio de Obras Públicas habían colaborado en la evacuación de 80 familias de ambos lados del valle de Gaza ante crecidas de hasta tres metros, según la agencia de noticias palestina Maan.

Las inundaciones han sido causadas por la tormenta que afecta desde hace días a la región y que además ha provocado un importante descenso de las temperaturas.

El temporal ha afectado en especial a los aproximadamente 110.000 palestinos que se quedaron sin hogar tras la ofensiva israelí del pasado verano. Los evacuados han sido acogidos en refugios de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA) ubicados en el campamento de refugiados de Al Bureij y en Al Zahra.

Comentarios