Connecting Waterpeople

Smart Water Tech, el futuro ya está aquí

1
278
  • Smart Water Tech, futuro ya está aquí

Sobre la Entidad

Laura F. Zarza
Técnico de Comunicación y Marketing en iAgua.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
Bentley Systems
· 278
1

Ha llovido mucho desde que Arquímedes inventara su tornillo para mover el agua cuesta arriba, desde que los egipcios construyeran sus canales para extraer agua del Nilo o desde que los romanos erigieran sus imponentes acueductos para abastecer de agua a sus ciudades, haciendo un uso adecuado del recurso según las exigencias de la época. No obstante, el sector del agua ha seguido evolucionando con el tiempo, utilizando las herramientas y la tecnología que tenía disponible con el fin de adaptarse a los nuevos desafíos que la disponibilidad del agua ha exigido.

Con la revolución tecnológica que define el siglo XXI, y a la que llamamos “industria 4.0”, disponemos de las herramientas necesarias para hacer frente a los retos y hacer un uso inteligente del agua, con el objetivo de maximizar el bienestar económico y social sin comprometer su sostenibilidad. Una realidad innegable y tangible, donde las barreras entre lo físico y lo digital se diluyen para favorecer una gestión del ciclo integral del agua cada vez más compleja.

TIC, el elemento clave de la sostenibilidad

El agua resulta fundamental para un avance socioeconómico, unos ecosistemas saludables y la supervivencia humana. La sombra del cambio climático planea sobre una realidad en la que el agua es el epicentro de la sostenibilidad y donde escasea cada vez más. Gracias a las TIC, hoy es sencillo cartografiar los recursos hídricos y realizar modelos precisos de disponibilidad y predicción meteorológica, así como permitirnos acceder libremente a información actualizada sobre el agua en cualquier momento.

Ejemplo: los Sistemas Automáticos de Información Hidrológica (SAIH) de las Confederaciones Hidrográficas del MAPA son una potente herramienta que permiten captar, transmitir, procesar y presentar aquellos datos que describen el estado hidrológico e hidráulico de una cuenca en tiempo real.

Big Data, el gran aliado de la gestión del agua

Según cifras del Banco Mundial, el mundo pierde alrededor del 25-35 % del agua debido a filtraciones y reventones, lo que hace que la disponibilidad del agua y la economía se resientan. Con el Big Data, el sector ha podido mejorar la detección de filtraciones y fugas, controlar el gasto de agua e incluso obtener datos de los procesos de tratamiento y depuración.

Ejemplo: gracias al Big Data, la empresa Global Omnium gestiona diariamente 14 millones de datos para tomar las mejores decisiones en tiempo real que contribuyan a la optimización de los recursos hídricos y energéticos.

IoT, el cerebro de las Smart Water Cities

La presión demográfica, la alta demanda del agua y el cada vez mayor déficit hídrico del planeta, son los grandes retos del sector con vistas a las ciudades del futuro, que buscan optimizar los procesos de la gestión integral del agua. La comunicación que ofrece la IoT permite un control minucioso de la información sobre los recursos hídricos y un uso y gestión más optimizado y eficiente.

Ejemplo: Kamstrup lleva más de 15 años combinando la precisión excepcional de la tecnología de medición de ultrasonidos con la lectura remota y una comunicación vanguardista basada en Sigfox, NB-IoT, etc.

Realidad Aumentada y Virtual, la visión 360º

Las infraestructuras hidráulicas son una pieza fundamental de la gestión del ciclo del agua. Los desafíos hídricos requieren adaptar las necesidades en la explotación y diseño de plantas y avanzar hacia un mayor control de las mismas. Hoy en día, la Realidad Aumentada permite disponer de un centro de control virtual de la instalación accesible desde cualquier lugar; y, gracias a la Realidad Virtual, un trabajador puede hacer una inmersión virtual en las instalaciones.

Ejemplo: ACCIONA Agua aplica un sistema de Realidad Virtual y Realidad Aumentada en la EDAR de La Almunia, que permite optimizar la operación y mantenimiento de las instalaciones, y crear entornos formativos para los operarios.

Inteligencia Artificial, la radiografía de las necesidades

El sector del agua ha sido cada vez más consciente de que los recursos naturales se encuentran al límite. Identificar no solo las necesidades actuales, sino también las futuras, es fundamental para asegurar la sostenibilidad del recurso hídrico. Con la Inteligencia Artificial, no solo es posible automatizar la gestión de riegos, sino también simular comportamientos de las redes de agua en diferentes escenarios y detectar anomalías, mejorando la eficiencia.

Ejemplo: WatEner®, del Grupo INCLAM, es un sistema experto que aplica la Inteligencia Artificial, una gran novedad tecnológica en el sector, enfocada a mejorar la operación y gestión de las redes de agua potable en el nexo agua-energía.

Apps, la comunicación de tú a tú con el usuario

Desde el punto de vista de la prestación de los servicios de agua, uno de los mayores retos del sector es la satisfacción del usuario final. Y, para ello, no hay mejor fórmula que la de una comunicación rápida y sencilla. Las apps permiten a las empresas gestoras ofrecer nuevos servicios a los clientes, información a tiempo real o el contacto con personal para resolver sus dudas 24/7.

Ejemplo: Smart-Aqua de Aqualia es una app para dispositivos móviles, Android e IOS que permite realizar todas las gestiones relacionadas con los servicios proporcionados por la compañía en cualquier momento y de una forma cómoda y sencilla.

Blockchain, el eslabón fuerte

Por su magnitud, el sector del agua necesita extender un intercambio de información y conocimiento transparente, rápido, flexible y seguro entre todos los actores implicados en el ciclo integral del agua. El blockchain permite el cierre de transacciones de compra-venta de servicios de agua digitalmente entre los propios actores, al mismo tiempo que se refuerzan la transparencia y el flujo seguro de datos no personales.

Ejemplo: El Centro Tecnológico de Cataluña (Eurecat) ofrece una plataforma de blockchain capaz de habilitar nuevos servicios de agua y reforzar la relación entre los consumidores y los organismos de la gestión del agua.

El sector del agua está ya inmerso en un cambio tecnológico sin precedentes. Las nuevas tecnologías están influyendo en los procesos de actuación de las entidades, transformando el negocio tradicional, y creando y cambiando las corrientes de opinión del usuario final. Las entidades dedican cada vez más recursos para evitar los posibles riesgos y aprovechar las oportunidades que la industria 4.0 ofrece en la gestión del ciclo integral del agua. En cuanto a la industria del agua se refiere, España es el Silicon Valley de las Smart Cities, y el límite (si lo hay) lo ponemos nosotros.

La redacción recomienda