El acceso y saneamiento del agua es ya un derecho constitucional en México

177
0
177

La Cámara de Senadores de México ha reformado el artículo 4 de la Constitución, a fin de que el Estado garantice el derecho de toda persona a tener un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar.

Además, la modificación establece el derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible.

Los senadores explicaron que el Estado garantizará en la ley correspondiente, las bases, apoyos y modalidades para el acceso, uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos.

Para ello, deberá contar con la participación de los tres niveles de gobierno y de la ciudadanía para la consecución de dichos fines.

Al fundamentar el dictamen, el senador priista Pedro Joaquín Coldwell advirtió que de nada serviría que el derecho al agua esté consagrado en la Carta Magna, si no va respaldado por políticas públicas y compromisos presupuestales plurianuales.

Consideró que con esta medida se deben estimular los esfuerzos por acercar a los mexicanos al cuidado y restauración de los equilibrios ecológicos y que sirva de aliciente para que derivemos recursos presupuestales, administrativos y políticos.

Lo anterior, agregó, a fin de que las generaciones del futuro cuenten con los recursos naturales suficientes para el desarrollo de su vida.

Por Acción Nacional, el senador Alberto Cárdenas Jiménez expresó que el gobierno federal ha puesto “mucha atención en el tema” y hoy se erigen las plantas e infraestructura más grandes “que jamás el país construyó”.

Informó que se están empezando a restaurar cuencas muy relevantes como el Cutzamala y para este sexenio se llegará al 60 por ciento de tratamiento de agua comparado con el 22 o 25 por ciento que había en el 2000.

Para la senadora perredista Claudia Corichi García es precisó revalorizar la condición y naturaleza jurídica del agua debido a que en tiempos de incertidumbre y de derroche una de las primeras consecuencias “visibles y palpables” es la carencia de agua.

Recordó que en nuestro país el agua se ha convertido en un asunto de seguridad nacional por su escasez, baja calidad, las pocas posibilidades de reuso eficaz y la irregular distribución que ocasiona el crecimiento de la demanda. 

Por el PVEM, el senador Arturo Escobar y Vega mencionó que en la actualidad, la sociedad mexicana padece de problemas con el suministro y tratamiento del agua, “situación que hace necesaria una gestión que tome en cuenta los intereses de todos los involucrados y favorezca su organización”.

Establecer el acceso al agua como un desarrollo inalienable, así como atender eficazmente la gestión de los residuos hídricos con la corresponsabilidad de los tres órdenes de gobierno y de la sociedad resulta impostergable, apuntó.

A su vez, el senador petista Ricardo Monreal Ávila aseguró que se requieren cambios radicales y hechos que definan acciones para que, a través de un cambio cultural con base en principios de sustentabilidad, se fomente el cuidado de ecosistemas, a la biodiversidad y el uso racional de los recursos naturales. 

En este sentido, dijo que las políticas para prevenir y mitigar los efectos del cambio climático, así como las medidas para proteger y preservar el medio ambiente en el país, siguen siendo insuficientes.

El senador del PRD, Rubén Velázquez López, externó que si bien elevar el derecho al agua y al medio ambiente sano son un gran paso que posiciona a México como un país comprometido con los derechos humanos “tampoco debemos considerar que esta reforma realizará por sí misma todo lo que se requiere para hacer efectivo este derecho”.

A su vez, el senador priista Francisco Labastida Ochoa se pronunció por encontrar las medidas prácticas que hagan compatible el combate al calentamiento global, el crecimiento económico y la generación de empleo.

El también senador perredista Antonio Mejía Haro comentó que de acuerdo con la Conagua, en 2009 había diez millones de mexicanos que carecían de agua potable y 13.7 millones que no contaban con alcantarillado en sus viviendas, mientras que el tratamiento de aguas residuales apenas alcanzaba el 33.3 por ciento.

Por su parte, la senadora Margarita Villaescusa Rojo, del PRI, mencionó que el derecho a un medio ambiente equilibrado, sano y al agua es indiscutible, por lo que constituye un derecho fundamental de las próximas generaciones que debe de ser estrictamente respetado.

En tanto, el senador Eugenio Govea Arcos, de Convergencia, explicó que México es un país de “grandes contrastes y carencias” respecto al agua, toda vez que la distribución del recurso es muy variable regionalmente debido a su disponibilidad en cantidad y calidad.          

Comentarios