Iniciados 209 expedientes por actuaciones contrarias al medio ambiente en la Comunidad Valenciana en 2013

52
0
52

La Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente ha iniciado durante 2013 un total de 209 expedientes sancionadores por actuaciones en materia de calidad ambiental, contrarias a la Ley de Residuos, a la Ley de prevención de la contaminación y calidad ambiental y en materia de contaminación atmosférica y acústica.

Por provincias, en la que mayor número de expedientes se han iniciado ha sido la de Valencia, con un total de 88, seguida de Alicante en la que se han incoado 69 expedientes sancionadores y Castellón con 52, según los datos facilitados por este departamento a Europa Press.

Respecto al tipo de infracción, el grueso de los expedientes se han iniciado por actuaciones contrarias a la Ley de Residuos, concretamente 174, de las que un total de 71 se han producido en la provincia de Valencia, 59 en la de Alicante y 44 en la de Castellón.

En este caso, las infracciones detectadas van desde vertidos incontrolados de escombros, hasta quema de enseres o de plásticos, pasando vertidos de gasoil o aceites, abandono de bidones con residuos, el transporte de residuos sin autorización o almacenamiento de residuos peligrosos, entre otros.

Las sanciones por actuaciones contrarias a estas leyes varían en función de la gravedad de la infracción

Asimismo, por infracciones a la Ley de prevención de la contaminación y calidad ambiental -seguimiento de las empresas que han obtenido la Autorización Ambiental Integrada o que están realizando su actividad sin ella- suman 27 expedientes iniciados, de los que ocho corresponden a la provincia de Castellón, otros tantos a la de Alicante y 11 a la de Valencia.

En materia de contaminación atmosférica, es decir, por actuaciones contrarias a la Ley de calidad del aire y protección de la atmósfera, así como la Ley que regula el régimen de comercio de derechos de emisión se han abierto un total de seis expedientes sancionadores: uno en la provincia de Alicante y cinco más en la de Valencia.

Consecuencia de 1.674 denuncias

Estos expedientes son consecuencia de las 1.674 denuncias que se han recibido en la Conselleria formuladas, principalmente, por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, entre el Seprona de la Guardia Civil, Policía de la Generalitat y Policía local, junto a los medios propios de este departamento de la Generalitat, que se han centrado principalmente en talleres de automóviles, dado que se han localizado una "gran mayoría" ejerciendo de manera clandestina.

Según el director general de Calidad Ambiental, Vicente Tejedo, "todos ellos realizan una intensa labor inspectora en colaboración permanente ya que no vamos a permitir acciones que dañen los ricos valores naturales de la Comunitat y quien contamina en nuestro territorio, la paga.

Tejedo ha recalcado que esta labor "no puede llevarse a cabo sin la colaboración de todos los ciudadanos". Por este motivo, ha lanzado un "mensaje a todos los ciudadanos a denunciar todas las actuaciones que ellos consideren contrarias al medio porque entre todos vamos a lograr que se respete el entorno de la Comunitat".

"La Generalitat Valenciana nunca consentirá ningún tipo de actividad industrial que dañen nuestro territorio y que pueda causar perjuicio medioambiental a la Comunidad. No vamos a permitir actuaciones que puedan perjudicar los importantes valores medioambientales", ha insistido Vicente Tejedo.

En esta línea, ha apuntado que las sanciones por actuaciones contrarias a estas leyes "varían en función de la gravedad de la infracción, según recogen las propias Leyes". Así, en el caso de que se cometa una infracción leve la multa puede llegar hasta los 600 euros, si se considera una infracción grave van desde los 600 euros hasta los 30.000 euros, y en el caso de que se considere que la actuación es muy graves las multas van desde los 30.000 hasta el 1.200.000 euros en el supuesto de residuos, pudiendo ascender a 2.000.000€ en materia de prevención de la contaminación y calidad ambiental.

"Pero más importante que la propia multa es la obligación establecida de reparar el daño causado ya que ante todo lo que queremos es preservar nuestro entorno para legarlo a las generaciones futuras", ha indicado.

Comentarios