Agua y saneamiento, claves para evitar futuros brotes de ébola

50
0
  • Foto: Abbie Trayler-Smith / Oxfam
    Foto: Abbie Trayler-Smith / Oxfam

Sobre la Entidad

OXFAM
Organización no gubernamental de cooperación para el desarrollo (ONGD) que centra sus actividades en ofrecer una respuesta integral al reto de la pobreza y la injusticia.
50

Temas

En Liberia, las escuelas y los colegios de todo el país han estado cerrados desde agosto de 2014. Algunos volvieron a abrir el pasado 16 de febrero de 2015 y la mayoría lo hará el próximo 2 de marzo de 2015, cuando Oxfam y la presidenta de Liberia hagan un llamamiento solicitando fondos por valor de 60 millones de dólares para mejorar las instalaciones de los colegios de todo el país y, así, evitar futuros brotes de ébola.

Más de la mitad de los colegios carecen de suministro de agua y el 43% no cuenta con instalaciones básicas de saneamiento. Entre aquellos que sí las tienen, la media es de un retrete por cada más de 100 estudiantes. Una nueva investigación de Oxfam apunta a que proporcionar agua y saneamiento a las 3.500 escuelas de Liberia que actualmente carecen de estas instalaciones básicas supondría una inversión aproximada de 60 millones de dólares durante los próximos cinco años.

Personal experto en salud pública de Oxfam y voluntarios locales trabajan en la comunidad de New Kru Town desde finales de agosto de 2014 para sensibilizar acerca de cómo se contagia el ébola para que así las personas puedan identificar los síntomas de la enfermedad y recibir tratamiento temprano. El virus del Ébola ha castigado severamente este distrito en el que se han producido numerosos casos, ahora reducidos a tan solo un puñado. Hasta la fecha, Oxfam ha asistido a 346.000 personas a través de su trabajo en el condado de Montserrado, en Monrovia.

Jacob P. Myers, 32 años. Profesor de un colegio en Logan Town, un municipio de Monrovia

"El ébola ha afectado a mi vida de muy distintas formas. Soy profesor en un colegio público y gano poco dinero. Con la llegada del ébola, los colegios cerraron y me vi en la calle, sin poder ganarme la vida".

"No estoy seguro al 100% de enviar a mis hijos de nuevo a la escuela. Pero, como profesor, creo que debería hacerlo y enviar, así, un mensaje positivo al resto de padres. Muchos colegios carecen de buenas letrinas o grifos para el lavado de manos y creo que deberían contar con instalaciones adecuadas antes de reabrir sus puertas. Tampoco hay sistemas de alcantarillado".

Tetee, 27 años. Superviviente del ébola, New Kru Town, Monrovia

"Cuando contraje el virus acudí a la unidad de tratamiento del ébola. Pero cuando me recuperé y volví a casa, descubrí que mi casero había quemado todas mis cosas. Ahora es el procedimiento. Pero, además, el casero me echó y tuve que volver a vivir con mi familia".

"Es difícil volver a la normalidad… Me gustaría volver a la escuela. Estoy en 12º grado y tengo una hija de 10 años en primer grado. Pero no tengo dinero para pagar las tasas. Necesito 200 dólares estadounidenses para pagar el semestre. Ahora el periodo de inscripción está abierto, pero no tengo marido ni trabajo. ¿Cómo conseguiré el dinero?"

Como los de muchas otras personas, los estudios de Tetee se vieron interrumpidos por la guerra civil en Liberia.

O’Neil Nimley, 42 años. Subdirector de colegio, New Kru Town, Monrovia

"No me siento preparado para reabrir el colegio. Es un gran problema porque muchos niños y niñas van retrasados en sus estudios. Pero no podemos reabrir el colegio si no es seguro. Sin los materiales, como, por ejemplo, cubos para el lavado de manos o cloro, no podemos proteger a los estudiantes".

"En el colegio solamente hay una fuente que ahora mismo está seca porque es la época seca. Para las cisternas de los retretes o para el lavado de manos necesitamos agua corriente que es muy cara".

Comentarios