Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
SCRATS
Arup
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Vodafone Business
Aganova
GS Inima Environment
FENACORE
Gestagua
CAF
ESAMUR
Vector Energy
Sivortex Sistemes Integrals
Baseform
Global Omnium
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
ADASA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
TFS Grupo Amper
Cajamar Innova
Esri
AECID
Hidroglobal
Almar Water Solutions
LACROIX
Likitech
NTT DATA
AGS Water Solutions
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
ADECAGUA
Lama Sistemas de Filtrado
HRS Heat Exchangers
J. Huesa Water Technology
Ministerio de Medio Ambiente y Agua de Bolivia
ICEX España Exportación e Inversiones
ANFAGUA
FLOVAC
KISTERS
Asociación de Ciencias Ambientales
EMALSA
SDG Group
LABFERRER
Kamstrup
MOLEAER
Minsait
IAPsolutions
ISMedioambiente
Red Control
AGENDA 21500
Ingeteam
Barmatec
Idrica
TRANSWATER
Fundación Botín
Qatium
Amiblu
Hidroconta
Molecor
IRTA
Prefabricados Delta
s::can Iberia Sistemas de Medición
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
DATAKORUM
TecnoConverting
MonoM by Grupo Álava
Aqualia
Siemens
Hach
Sacyr Agua
Saint Gobain PAM
ONGAWA
Terranova
Autodesk Water
Filtralite
Schneider Electric
Fundación Biodiversidad
Laboratorios Tecnológicos de Levante
EPG Salinas
Consorcio de Aguas de Asturias
Agencia Vasca del Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
Grupo Mejoras
Rädlinger primus line GmbH
RENOLIT ALKORPLAN
Catalan Water Partnership
ACCIONA
Smagua
TEDAGUA
Fundación CONAMA
Xylem Water Solutions España
AMPHOS 21

Se encuentra usted aquí

Utilizan microalgas para tratar aguas residuales y producir biocombustibles gaseosos

Sobre la Entidad

UNAM
La Universidad Nacional Autónoma de México es una universidad pública mexicana, la más grande del país y de América Latina,

La Unidad Académica del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México trabaja con microalgas para tratar aguas residuales y producir biocombustibles gaseosos (metano e hidrógeno, en particular).

En la entidad ubicada en el campus Juriquilla, Germán Buitrón Méndez realiza una investigación financiada por el Fondo Mixto Conacyt-Querétaro. “Pensamos atacar dos problemas: tratar aguas residuales y generar un producto de valor agregado”, indicó.

Microalgas

Las microalgas se utilizan para obtener biodiésel. Estos microorganismos acumulan lípidos que, tras un proceso de transesterif icación (es decir, de intercambiar el grupo alcoxi de un alcohol) son transformados en el comburente referido. Sin embargo, para conseguirlo se deben concentrar y después secar, lo que consume mucha energía y es oneroso, expuso el coordinador del proyecto.

Para tratar el agua por métodos biológicos tradicionales hay dos que usan bacterias: el aerobio (en presencia de aire) y el anaerobio (en su ausencia). La ventaja del primero es que es más rápido y requiere tanques más pequeños, aunque origina menos biomasa.

Los sistemas

Los sistemas con microalgas que desarrollamos, agregó, son aerobios, pero no necesitamos introducir aire porque dichos organismos generan oxígeno, con el aprovechamiento de las bacterias. El resultado es un sistema combinado con el que se degrada la mayoría orgánica, aunque para su crecimiento se requiere energía luminosa.

Posteriormente, la biomasa producida pasa a un sistema anaerobio para lograr metano o a uno fermentativo para crear hidrógeno. Como las microalgas acumulan lípidos, la cantidad de los gases resulta mayor que si sólo se digieren bacterias. Una vez obtenido el comburente, éste es purificado para remover el dióxido de carbono y aumentar la concentración de uno u otro gas, explicó.

“La ventaja es que la materia orgánica es degradada a una velocidad mayor que si tuviéramos un proceso anaerobio”, puntualizó.

Varios tipos

En el proyecto se estudia el tratamiento de varios tipos de aguas residuales, como las provenientes de un procedimiento biológico secundario (con amonio) o las residuales sin método previo, en las que se degrada la materia orgánica. También se emplean las agroindustriales originadas en granjas porcícolas, con alta concentración de materia orgánica y amonio, componentes removidos en el proceso.

Otra característica es que en lugar de hacerlo con cepas puras de microalgas emplean nativas obtenidas de varios cuerpos superficiales queretanos. Éstas se pueden desarrollar tanto en una planta de tratamiento como en las condiciones de clima donde habitan. Actualmente trabajan en el laboratorio en condiciones controladas.

“Tenemos una laguna de oxidación de alta tasa o raceway, en la que se realiza el proceso mediante luz artificial. El objetivo es utilizar la radiación solar, tan abundante en la mayoría del país”, resaltó.

Buitrón Méndez refirió que la investigación se efectúa desde hace año y medio. “Nos encontramos en la etapa de pruebas piloto. Debido a los buenos resultados lo que sigue es escalar a una planta mayor”.

La primera meta alcanzada es una metodología para desarrollar los consorcios de microalgas nativas para inocular un reactor, concluyó. 

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda