Aumenta la cobertura vegetal de los humedales de La Paz en México

0
54
  • Aumenta cobertura vegetal humedales Paz México

Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) generaron un diagnóstico integral del estado de conservación de los humedales aledaños a la ciudad de La Paz, el cual dio como resultado un aumento en la cobertura vegetal.

En la investigación se utilizaron sistemas de información geográfica (SIG) para determinar la cobertura de manglares y su estado de conservación, los cuales se compararon con registros que datan del año 1973 hasta el 2014.

Se documentaron dieciséis comunidades; en diez hubo pérdidas de cobertura, en una no hubo cambios y el resto presentó algunas ganancias. En la investigación principalmente utilizamos análisis geoespacial a través de sistemas de información geográfica. Se compararon fotografías aéreas desde 1973 hasta 2014 para estimar si hubo un cambio en la cobertura; una vez obtenidos los resultados, se utilizó un análisis multicriterios para hacer una clasificación para examinar el estado de conservación de los manglares”, mencionó el biólogo marino Giovanni Ávila, responsable de la investigación.

De las dieciséis comunidades de manglar analizadas en la ciudad de La Paz, catorce son consideradas Sitios Ramsar por su importancia ecológica y ambiental, por lo cual están protegidas dentro de la Norma Oficial Mexicana (NOM-022-Semarnat-2003).

Las comunidades de manglar analizadas fueron: Balandra, Centenario-Chametla, Comitán, El Conchalito, El Mérito, El Mogote, Enfermería, Eréndira, Estero Bahía Falsa, Estero el Gato (playa El Tesoro), La Paz-Aeropuerto (Fidepaz-Zacatal-La Palma), Palmira, playa Pichilingue-Brujas, Salinas de Pichilingue (Nepomuceno), Unidad Pichilingue UABCS y Zacatecas.

En total, la cobertura vegetal de 1973 era de alrededor de dos millones 566 mil 822 metros cuadrados (m²), para el 2014 aumentó a dos millones 733 mil 557 m², con una diferencia a favor de 166 mil 735 m², es decir, 224 por ciento de crecimiento.

En el caso de la comunidad de manglar La Paz-Aeropuerto, hubo un incremento de cobertura vegetal de 199 mil 857 m², la cual determinó la diferencia a favor de la cobertura total.

“Se observó que, de cierta manera, se ha dado un impacto negativo en la mayoría de los manglares, por ejemplo, El Conchalito presenta una pérdida importante de cobertura vegetal; en el caso de Balandra, quedó igual; el más interesante fue el manglar ubicado en la salida al norte de la ciudad, rumbo al Aeropuerto Internacional de La Paz (La Paz-Aeropuerto), en el cual se registró un gran incremento de la cobertura vegetal”, comentó Giovanni Ávila.

“Particularmente, en el caso del aumento del manglar La Paz-Aeropuerto, consideramos que se debe a que este se encuentra a un costado de la planta de tratamiento de aguas residuales de la ciudad, la cual tiene un excedente de aguas grises que se descargan en el humedal y esta agua dulce propicia el crecimiento”, continuó.

Los manglares son fundamentales en la mitigación de impactos por el cambio climático

Humedales, ecosistemas vivos

Los manglares son ecosistemas de bosques húmedos en donde se mezcla el agua dulce de lluvia o ríos con el agua salada de mar; allí prevalece una vegetación leñosa tolerante a la sal: el mangle, y es un sitio de reproducción para especies marinas y aves de mar.

Asimismo, estos sitios son fundamentales en la mitigación de impactos por el cambio climático, como erosión costera, y son barreras naturales ante fenómenos meteorológicos.

“Dentro del Plan Estatal de Acción ante el Cambio Climático para Baja California Sur, señalan que los manglares serían elementos importantes tanto para la adaptación como mitigación de cambio climático, porque son sumideros de carbono, es decir capturan el dióxido de carbono (CO2) presente en la atmósfera y lo convierten en materia orgánica y ofrecen servicios ecosistémicos, además de que protegen de la erosión costera y fenómenos meteorológicos, entre otros”, agregó Giovanni Ávila.

El investigador aseveró que el establecimiento de políticas públicas para la protección de los humedales, así como esfuerzos de instituciones académicas y de investigación, asociaciones de la sociedad civil y particulares, por la conservación de los manglares, ha sido fundamental para impedir la devastación de estos sitios y consideró primordial el estudio a profundidad de los manglares para desarrollar estrategias de restauración y conservación más efectivas.

Comentarios