Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Vector Energy
EPG Salinas
ACCIONA
Hach
Red Control
Minsait
Prefabricados Delta
Terranova
FENACORE
Barmatec
Filtralite
Grupo Mejoras
Almar Water Solutions
Gestagua
Autodesk Water
Kamstrup
SDG Group
AMPHOS 21
Saint Gobain PAM
J. Huesa Water Technology
ADASA
Sacyr Agua
Siemens
AGENDA 21500
ICEX España Exportación e Inversiones
Arup
Catalan Water Partnership
TEDAGUA
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
AECID
LABFERRER
Sivortex Sistemes Integrals
Molecor
ANFAGUA
RENOLIT ALKORPLAN
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ADECAGUA
NTT DATA
DATAKORUM
ESAMUR
AGS Water Solutions
MOLEAER
Rädlinger primus line GmbH
Agencia Vasca del Agua
Idrica
IAPsolutions
ISMedioambiente
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
FLOVAC
TecnoConverting
Amiblu
s::can Iberia Sistemas de Medición
Global Omnium
EMALSA
GS Inima Environment
TFS Grupo Amper
SCRATS
Asociación de Ciencias Ambientales
CAF
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Cajamar Innova
Smagua
Fundación CONAMA
IRTA
Aqualia
Baseform
KISTERS
Ingeteam
Esri
Consorcio de Aguas de Asturias
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
LACROIX
Lama Sistemas de Filtrado
Schneider Electric
Fundación Botín
Confederación Hidrográfica del Segura
HRS Heat Exchangers
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
TRANSWATER
Aganova
Likitech
ONGAWA
Hidroconta
MonoM by Grupo Álava
Hidroglobal
Fundación Biodiversidad
Xylem Water Solutions España

Se encuentra usted aquí

Un hongo de Nuevo León produce un plástico que elimina metales pesados de acuíferos y suelos

  • hongo Nuevo León produce plástico que elimina metales pesados acuíferos y suelos

Sobre la Entidad

DiCYT
Agencia de Noticias para la divulgación de la Ciencia y Tecnología del Instituto ECYT de la Universidad de Salamanca.

Al buscar microorganismos autóctonos de la región noreste de México, se encontró un hongo nativo del estado de Nuevo León que es capaz de producir plástico. Entre las peculiaridades de este material es su capacidad de eliminar metales pesados y contaminantes de suelos y mantos acuíferos.

Lo anterior fue probado de manera exitosa a nivel laboratorio y se dio a conocer en un artículo publicado en la prestigiosa revista estadounidense 'PLOS One' por el grupo del doctor José Rubén Morones Ramírez, quien es profesor investigador de tiempo completo en la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Antónoma de Nuevo León (UANL).

De acuerdo con los investigadores, este microorganismo ha sido capaz de sobrevivir en altas concentraciones de metales pesados, como las que se encuentran en algunas regiones del río Pesquería, debido a que ahí desembocan aguas residuales de diferentes industrias.

“El hongo, es del género Rhodotorula y es una especie de mucilaginosa. Éste ha logrado desarrollar mecanismos de supervivencia para desarrollarse y crecer en este tipo de agua contaminada"

“El hongo, es del género Rhodotorula y es una especie de mucilaginosa. Éste ha logrado desarrollar mecanismos de supervivencia para desarrollarse y crecer en este tipo de agua contaminada. Uno de los mecanismos más interesados es la producción de un plástico que permite pegarse a metales y distintos contaminantes para posibilitar microambientes con condiciones óptimas para sobrevivir”, explica el doctor José Rubén Morones Ramírez, lider del equipo de investigación que hizo el hallazgo y actualmente también director del nuevo Centro de Investigación en Biotecnología y Nanotoxicología (CIByN) de la UANL.

De manera posterior, el equipo de la Facultad de Ciencias Químicas de dicha universidad se dio a la tarea de averiguar cómo podrían producir cantidades cuantiosas de plástico para una posible aplicación a gran escala en el sector ambiental.

“Cuando nuestra cepa crece en condiciones de estrés sobre una placa de agar en donde hay metales pesados, empieza a verse en los bordes de esa colonia el plástico que está segregando. Éste plástico lo libera como mecanismo de supervivencia para crecer en condiciones adversas, como la presencia de un metal o un contaminate”.

El producto ya puede utilizarse exitosamente en situaciones en donde no se requieran cantidades muy grandes de plástico. El siguiente paso será optimizarlo para producirlo a gran escala, y en eso actualmente trabaja el grupo de investigadores de la UANL.

El doctor Morones actualmente investiga junto con sus alumnos de posgrado, otras aplicaciones diversas, las cuales involucran su uso en el sector salud. Al ser la producción de plástico un mecanismo de sobrevivencia que genera el hongo condiciones óptimas, puede ser una “arma” que usen para atacar diferentes microorganismos, por lo que es un buen comienzo en dicho sector.

Físicamente este hongo es redondo, microscópico, muy rojo, y mide entre una y dos micras de diámetro. En el laboratorio, los investigadores lo hacen crecer dentro de una gelatina que contiene todos los nutrientes necesarios, al crecer cada una de las cepas se divide y crea colonias, como si se formara un borde de hongos.

Al hongo se le puede estresar al someterlo a diferentes condiciones de concentración y tipo de metales pesados, pH, agitación y diversas fuentes de carbono. En éste estudio se encontraron dichas condiciones óptimas y se observó un incremento en producción de plástico de hasta un cien por ciento, a diferencia de cuando no está en condiciones de estrés.

El equipo de investigación de la UANL ya caracterizó todo el plástico de manera física y química y su vez determinó su morfología, con el fin de ver qué otras aplicaciones podría tener el plástico.

Los investigadores producen con un litro de medio en donde crece el hongo aproximadamente dos gramos del plástico

El doctor Morones detalla que en el área ambiental se dieron cuenta que no sólo elimina metales, sino que también los grupos funcionales con los que cuenta adsorben colorantes, que son una gran problemática en los mantos acuíferos y suelo.

“Vimos que estos plásticos adsorben los colorantes de una manera impresionante y muy eficiente. El plástico los adsorbe y el agua con el tiempo se comienza a clarificar. Hicimos el experimento en azul de metileno, el líquido se clarificó y el plástico se puso azul al adsorber una gran mayoría del colorante”.

En la actualidad, los investigadores producen con un litro de medio en donde crece el hongo aproximadamente dos gramos del plástico, es decir, en un litro de agua se ponen los nutrientes y empieza a crecer el hongo y en uno o dos días ya tienen suficiente cantidad de plástico, y después se hace la separación del mismo.

“Como hemos visto que el plástico tiene diversas aplicaciones vamos hacer más óptimo el proceso, modificarlo quizá genéticamente, utilizar residuos industriales para que produzca mayor cantidad de plástico y de una forma mas económica”.

El microorganismo autóctono, Rhodotorula mucilaginosa ya fue registrado como UAN-001 y pertenece a la Facultad de Ciencias Química de la UANL. Con esta investigación buscaran darle proyección y vincularse con el sector productivo. “El plástico está ahí, solo falta encontrarle diferentes aplicaciones y comercializarse”.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda