Hidroconta
Connecting Waterpeople
STF
Catalan Water Partnership
Hach
Vector Energy
Fundación Biodiversidad
Hidroconta
ISMedioambiente
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Kamstrup
Confederación Hidrográfica del Segura
DATAKORUM
Filtralite
Red Control
AMPHOS 21
ONGAWA
AGS Water Solutions
AECID
HRS Heat Exchangers
Amiblu
Lama Sistemas de Filtrado
Sivortex Sistemes Integrals
Likitech
Almar Water Solutions
Idrica
Danfoss
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Agencia Vasca del Agua
Aqualia
NSI Mobile Water Solutions
Regaber
ICEX España Exportación e Inversiones
Fundación Botín
Ingeteam
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Innovyze, an Autodesk company
SCRATS
Global Omnium
VisualNAcert
EMALSA
Asociación de Ciencias Ambientales
Sacyr Agua
Aganova
s::can Iberia Sistemas de Medición
Terranova
TEDAGUA
Saint Gobain PAM
Rädlinger primus line GmbH
AGENDA 21500
CAF
ESAMUR
EPG Salinas
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
MOLEAER
RENOLIT ALKORPLAN
KISTERS
Fundación CONAMA
J. Huesa Water Technology
ADECAGUA
Baseform
TFS Grupo Amper
Consorcio de Aguas de Asturias
NTT DATA
Grupo Mejoras
FENACORE
Barmatec
Molecor
Gestagua
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
ACCIONA
TecnoConverting
GS Inima Environment
Xylem Water Solutions España
LACROIX
Schneider Electric
Minsait

Se encuentra usted aquí

La basura acumulada y la falta de infraestructuras en México agravan las inundaciones

Sobre la Entidad

UNAM
La Universidad Nacional Autónoma de México es una universidad pública mexicana, la más grande del país y de América Latina,
  • basura acumulada y falta infraestructuras México agravan inundaciones
  • En la Ciudad de México los aguaceros son intensos, pero en el rango normal: experto de Ciencias de la Atmósfera.

Las lluvias de estos días en la Ciudad de México son intensas, pero están dentro del rango normal, aseguró David K. Adams, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera.

Climatológicamente, las que se dan ahora en el país son normales, pues la temporada comienza en mayo, generalmente con grandes precipitaciones, incluso con granizo. Continúan en junio y julio, y a mediados de julio y en agosto reducen su frecuencia durante la canícula (periodo más caluroso del año), aunque la intensidad es variable. Así que son fuertes, pero no anormales”, detalló.

A finales de agosto vuelven las lluvias en esta zona, y dentro de este lapso pueden ser de la magnitud de las que están ocurriendo.

Sin embargo, subrayó, las inundaciones dicen mucho de la infraestructura y modo de vida en la capital y su zona conurbada, pues para que sucedan contribuyen factores como llenar el drenaje de basura y el exceso de cemento. “Si sembráramos más árboles, no dejáramos que crecieran tanto las zonas con asfalto y se limpiaran los drenajes, se evitarían”.

Además, hay un monzón en la zona de la India que afecta a todo el mundo. Un monzón es un viento estacional que se genera cuando en verano los vientos soplan de sur a norte, cargados de lluvias; en contraste, en invierno los vientos van del interior del continente, y son secos y fríos.

¿Y el calentamiento global?

En el planeta, la tendencia es de lluvias más intensas, aunque no necesariamen-te más frecuentes, precisó Adams.

Esa idea es consistente con el calentamiento global. La atmósfera se calienta y aumenta su capacidad para retener agua, así que hace falta un mecanismo para sacarla, y ese puede ser un huracán o un frente, explicó.

Las estadísticas todavía son muy incipientes para la ciencia y se necesitará al menos una década de datos continuos para comprobar los efectos del calentamiento global. Pero en las próximas tres o cuatro décadas este fenómeno tendrá una consecuencia, porque la capacidad calorífica del mar es muy fuerte, remarcó.

“Si calentamos el mar y la atmósfera, lo más obvio es que habrá más vapor de agua; entonces, si llueve es muy probable que las lluvias sean más intensas por la inestabilidad que estamos creando”, finalizó.