Aqualia
Connecting Waterpeople

La adaptación al cambio climático en el colombiano Lago de Tota beneficia a 6.000 habitantes

  • adaptación al cambio climático colombiano Lago Tota beneficia 6.000 habitantes
  • De los 2581 negocios verdes que se han verificado y vinculado a los Programas Regionales de Negocios Verdes del Minambiente, cerca de un 30 % tienen que ver con la producción agrícola con enfoque orgánico o agroecológico.
  • El cambio climático tiene potenciales efectos negativos en las actividades económicas, en las condiciones sociales y en los ecosistemas. Por ello, este proyecto beneficia a muchas familias campesinas, entre otras.

Sobre la Entidad

MinAmbiente
Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia. 
ABB

La cuenca del cuerpo de agua natural Lago de Tota, cuya jurisdicción la comparten los municipios de Cuítiva, Tota, Aquitania y Sogamoso (Boyacá) es un área que produce el 80 % de la cebolla que se consume a nivel nacional, gracias al trabajo constante de cientos de familias de la región, quienes hoy celebran el Día Nacional del Campesino.

A propósito, 4819 campesinos reciben ingresos de manera indirecta como socios de los negocios verdes, una iniciativa que viene ejecutando el Minambiente en todo el país, y 1219 los reciben de manera directa como empleados de estas actividades productivas con impacto ambiental positivo.

La cuenca del Lago de Tota, en donde miles de campesinos trabajan la tierra para obtener los productos agrícolas de los que gozan los colombianos en sus hogares, es de recarga hídrica de importancia nacional. Allí se trabaja en la identificación de medidas de adaptación a la variabilidad climática y el cambio climático, las que aportarán a la creación de estrategias replicables en otros ecosistemas de alta montaña. Al conocer mejor su territorio, las comunidades podrán obtener de este mayores beneficios y seguir produciendo para ellas y las de otros departamentos.

La identificación se viene haciendo a través del proyecto Adaptación a los Impactos del Cambio Climático en los Recursos Hídricos de los Andes (AICCA) en Colombia, que busca promover la adaptación al cambio climático basada en ecosistemas.

La iniciativa tiene tres componentes que permiten la investigación, el desarrollo de información, la incorporación de criterios de variabilidad y cambio climático en instrumentos y políticas de ordenamiento territorial, y la implementación de medidas de adaptación en beneficio del sector agropecuario y la comunidad en general.

En cuanto a generación e intercambio de conocimiento y transferencia de tecnología, se hizo la caracterización y el diagnóstico de los cuerpos hídricos de la cuenca del Lago de Tota, y capacitaciones en estructura ecológica, adaptación, servicios ecosistémicos y riesgo, entre otros temas. También se ha trabajado en la incorporación de criterios del cambio climático en políticas, estrategias y programas con miras al Plan de Ordenación y Manejo de Cuencas Hidrográficas (Pomca), los Planes de Desarrollo y Esquemas de Ordenamiento de Aquitania, Tota, Cuitiva y Sogamoso, y la formulación de tres programas de uso eficiente y ahorro de agua en tres distritos de riegode importancia estratégica para el territorio.

Con respecto a los procesos de capacitación y transferencia para el manejo agroclimático, se han desarrollado sesiones para la incorporación de la gestión del cambio climático en la formulación de los Planes Territoriales de Desarrollo de los municipios de la cuenca, con una participación de más de 570 personas, y se programó el curso Gestión de Riesgos y Cambio Climático que fortaleció las capacidades de 87 actores, entre otros.

De igual forma, en el componente de diseño e implementación de medidas de adaptación en sectores prioritarios, se viene ejecutando el programa de Extensión Rural que comprende proyectos de seguridad alimentaria, buenas prácticas ambientales en torno a la cebolla junca, papa y ganadería, el fortalecimiento de gestión del territorio, motivación a la innovación desde las escuelas, diseño del monitoreo y evaluación de prácticas adaptativas como la cosecha de aguas lluvias, monitoreo meteorológico participativo, restauración ecológica, centro de germinación agroforestal y turismo sostenible, entre otros. Esto beneficiará a 160 personas, aproximadamente, al mejorar su relación con el entorno.

Así mismo, se ha venido realizando la gestión del conocimiento con comunidades a través de semilleros de investigación comunitaria en los que se fortalecen las capacidades para la adaptación y construcción colectiva de conocimientos con más de 30 talleres. Adicionalmente, se fortaleció la red de monitoreo hidroclimatológica con la puesta en marcha de dos nuevas estaciones, la adecuación de dos estaciones existentes y la instalación de equipos especializados para medición.

El proyecto es financiado por el Fondo Mundial Para el Medio Ambiente (GEF), liderado por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y ejecutado por el Consorcio para el Desarrollo Sostenible de la Ecorregión (Condesan). En Colombia se implementa en conjunto con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Los fondos del GEF, desde el AICCA Regional, destinaron para Colombia alrededor de 1.8 millones de dólares.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda