El urbanismo descontrolado, una amenaza para las salinas de Ulcinj en el mar Adriático

59
0
(0)

The Endangered Treasure of Ulcinj, FINAL documentary film Festival version

Sobre la Entidad

SEO/BirdLife
Sociedad Española de Ornitología, fundada en 1954 con el objetivo de conservar las aves silvestres y su hábitat.

Las salinas de Montenegro, hechas por la mano del hombre hace 80 años, se convirtieron en un paraíso para las aves desde sus orígenes, pero ahora los diez millones de aves que llegan allí de toda Europa en época de migración y los trabajadores de las salinas comparten el mismo destino. El abandono de las infraestructuras desde 2003 hasta nuestros días ha hecho mella en este refugio para las 250 especies de aves que visitan anualmente las salinas.

Un documental pone de manifiesto la fragilidad del denominado “Aeropuerto Heathrow” para las aves de Europa. El 80% del delta del río Bojana-Buna está actualmente urbanizado o cultivado y su alto valor ecológico se está reduciendo significativamente.

Declarada como Key Biodiversity Area por BirdLife International, las salinas de Ulcinj son un “oasis” dentro del gran del delta del río Bujana-Buna y un lugar vital para la supervivencia de 20 especies de aves amenazadas de todo el continente. Sus 15 Km2 se encuentran amenazados por la construcción de un resort de lujo que causará daños irreversibles en su hábitat y reducirá considerablemente su valor ecológico.

El silencio de las aves

Diecisiete largos segundos pasan antes de que una sola palabra se escuche en el documental de Gregor Subic “The Endangered Treasure of Ulcinj”. Sin embargo, estos 17 segundos hablan por sí solos. Suaves y melodiosos cantos de pájaros es malevolamente perforado por el viento haciendo tambalear el metal de las reliquias oxidadas de un enorme y floreciente complejo de producción de sal en la costa adriática de Montenegro.

La historia de Ulcinj es una de las que BirdLife conoce muy de cerca. El socio de BirdLife en Montenegro, CZIP (el Centro para la Protección y la Investigación de las Aves de Montenegro), se ha enfrentado cara a cara con grandes empresas y funcionarios gubernamentales en un debate por proteger el hábitat único de Ulcinj de la amenaza del urbanismo desenfrenado. El delta de Bojana-Buna, en la frontera natural entre Montenegro y Albania, es un Área Importante de Aves y Biodiversidad (IBA). Su situación a lo largo de la vía migratoria adriática lo convierte en uno de los sitios más importantes para las aves migratorias en Europa y también es un lugar importante de nidificación, invernación y reposo.

Sus 15 Km2 se encuentran amenazados por la construcción de un resort de lujo que causará daños irreversibles en su hábitat y reducirá considerablemente su valor ecológico

250 especies de aves

Especies como el charrancito común o la canastera común vienen cada año a reproducirse a este enclave mediterráneo, mientras que el alcaraván y la carraca europea descansan y repostan antes de continuar su largo viaje.

Tal vez lo más destacable de las salinas de Ulcinj es que han sido hechas por el hombre. Las infraestructuras salinas se establecieron aquí en la década de 1920 y, a su vez, aseguró una buena vida para los trabajadores locales y aves por igual, este último particularmente atraídos por las delicias saladas del ecosistema alterado. En su apogeo, las salinas fueron un ejemplo inspirador de cómo las actividades humanas y los procesos naturales pueden florecer juntos.

Desafortunadamente, esta coexistencia pacífica está ahora amenazada. En 2008, los propietarios privados de las salinas, EUROFOND, obtuvieron la aprobación gubernamental para sus planes de drenar las salinas y convertir el sitio en un centro turístico de hoteles y campos de golf. Durante los siguientes cuatro años, CZIP luchó incansablemente para evitar esta destrucción ecológica, proponiendo una alternativa más sostenible – el ecoturismo. Con el apoyo financiero del CEPF (Fondo para la Asociación de Ecosistemas Críticos), CZIP trabajó con la dirección del sitio para desarrollar su eco-infraestructura (museos, senderos naturales y miradores) y promover las salinas como un destino para los observadores de aves. Un triunfo para el negocio y la naturaleza pareció prometedor, pero entonces, en 2013, la compañía hizo bancarrota y terminó la producción de sal.

“Sin producción de sal, este lugar morirá”

Cuando las bombas de agua se apagaron, 80 años de tradición y prosperidad simbiótica llegaron a un abrupto estancamiento. Más de 500 trabajadores perdieron sus trabajos y el delicado ecosistema de las salinas cayó fuera de balance. A medida que las salinas abandonadas se deterioran, también lo hace el ecosistema – los nidos de las aves amenazadas han sido inundados por fuertes lluvias cada temporada desde su cierre. Como el ex trabajador de las salinas Smail Kraja tristemente añora, año tras año están llegando menos aves. El biólogo de CZIP Aleksandar Perović es más categórico: “Sin producción de sal, este lugar morirá”.

En medio de protestas públicas, el gobierno montenegrino prometió reanudar la producción de sal, pero su resolución ha sido debilitada por la presión legal de EUROFOND que quiere reanudar sus planes originales de desarrollo urbano. De fondo está la futura adhesión de Montenegro a la UE. Las negociaciones han estado en curso desde mediados de 2012 y el país ha sido alabado por sus progresos sin precedentes en sus preparativos para la adhesión. Sin embargo, la atención internacional generada por la controversia ayudó a CZIP a llevar la cuestión a los niveles más altos de la Comisión Europea, donde se consideró que la protección de Ulcinj se incluiría en el “Informe de Progreso” utilizado por la UE en 2016 para determinar si Montenegro puede adherirse a la Unión Europea.

Comentarios