Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Saint Gobain PAM
ESAMUR
LACROIX
Sacyr Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
Filtralite
AMPHOS 21
Aqualia
ADASA
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Barmatec
Asociación de Ciencias Ambientales
Grupo Mejoras
Global Omnium
Sivortex Sistemes Integrals
Cajamar Innova
Lama Sistemas de Filtrado
HRS Heat Exchangers
Hach
Amiblu
Rädlinger primus line GmbH
RENOLIT ALKORPLAN
Vector Energy
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
TRANSWATER
Red Control
DATAKORUM
Hidroconta
IRTA
ISMedioambiente
FLOVAC
SCRATS
Baseform
ADECAGUA
Ingeteam
Fundación Botín
s::can Iberia Sistemas de Medición
Schneider Electric
Xylem Water Solutions España
FENACORE
ONGAWA
Catalan Water Partnership
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Fundación CONAMA
KISTERS
ACCIONA
Likitech
J. Huesa Water Technology
CAF
Fundación Biodiversidad
Molecor
Kamstrup
Idrica
TEDAGUA
GS Inima Environment
AGS Water Solutions
Minsait
ICEX España Exportación e Inversiones
EPG Salinas
IAPsolutions
TecnoConverting
AECID
Agencia Vasca del Agua
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Innovyze, an Autodesk company
Almar Water Solutions

Se encuentra usted aquí

Fomentar la diversidad arbórea ayuda a mitigar los efectos de la sequía

  • Fomentar diversidad arbórea ayuda mitigar efectos sequía
  • Los ejemplares de roble parecen responder mejor en plantaciones mixtas, pero las hayas siguen siendo muy sensibles a las sequías.

Sobre la Entidad

Museo Nacional de Ciencias Naturales
El Museo Nacional de Ciencias Naturales es uno de los institutos de investigación científica más importantes del país en el ámbito de las ciencias naturales, y uno de los centros emblemáticos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

La mezcla de especies en las plantaciones arbóreas sigue dando muestras de ser una buena estrategia para hacer frente a eventos extremos como las sequías. Así lo confirma un trabajo que se publica en New Phytologist en el que participa el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). El equipo de investigación se planteó analizar cómo responden los ejemplares juveniles de haya europea, Fagus sylvatica, y roble, Quercus robur, ante la sequía y el calor extremos, y han demostrado que, en las plantaciones mezcladas, se mitigan los efectos nocivos en los robles, pero no tanto en las hayas.

Para este trabajo, que se ha extendido a lo largo de más de cinco años, han monitorizado parcelas con monocultivo de hayas y robles y áreas donde se mezclaron plántulas de ambas especies. Así han evaluado cómo las interacciones que se producen en las parcelas con monocultivos y mixtas modulan los impactos que provocan el calor y la sequía en los ejemplares juveniles.

Los ejemplares de roble parecen responder mejor en plantaciones mixtas, aunque las hayas siguen siendo muy sensibles a las sequías

“Hemos demostrado que las mezclas mitigan los impactos adversos de los eventos extremos en los robles, pero no en las hayas. En concreto, los robles optimizan la capacidad de sus hojas para retener el agua y mejoran el funcionamiento de los estomas, los órganos donde se produce el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, frente al caso de las hayas jóvenes que desarrollan hojas más delgadas y delicadas acelerando su mortalidad”, explica el investigador del MNCN Fernando Valladares.

“Es posible que el hecho de que los robles formen copas más anchas y tengan mayor capacidad de transpiración les permita extraer el agua del suelo más rápido que a las hayas. Estos factores junto a la regulación estomática parecen ser los principales mecanismos responsables de la mayor o menor vulnerabilidad de las plantaciones", destaca el investigador.

Los bosques de la península ibérica se enfrentan a un aumento muy significativo de las temperaturas y los periodos secos 

“Nuestros hallazgos ponen de relieve que la diversidad tiene el potencial de modular y amortiguar los efectos de los fenómenos que está provocando el cambio climático. Apostar por la coexistencia y la interacción entre diferentes especies garantizaría la persistencia incluso de las especies más sensibles”, concluye Valladares.