Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Baseform
TecnoConverting
Agencia Vasca del Agua
Ingeteam
Innovyze, an Autodesk company
Lama Sistemas de Filtrado
Kamstrup
Cajamar Innova
Xylem Water Solutions España
DATAKORUM
Almar Water Solutions
Catalan Water Partnership
TEDAGUA
KISTERS
Fundación Biodiversidad
Schneider Electric
ACCIONA
FENACORE
Red Control
Rädlinger primus line GmbH
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Fundación Botín
Fundación CONAMA
Saint Gobain PAM
Likitech
s::can Iberia Sistemas de Medición
Vector Energy
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
ICEX España Exportación e Inversiones
CAF
SCRATS
Hach
ONGAWA
HRS Heat Exchangers
IRTA
ADASA
AECID
Hidroconta
Sivortex Sistemes Integrals
TRANSWATER
J. Huesa Water Technology
AGS Water Solutions
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Sacyr Agua
Molecor
ESAMUR
EPG Salinas
Grupo Mejoras
Filtralite
Minsait
GS Inima Environment
AMPHOS 21
Confederación Hidrográfica del Segura
ISMedioambiente
FLOVAC
RENOLIT ALKORPLAN
Laboratorios Tecnológicos de Levante
IAPsolutions
Asociación de Ciencias Ambientales
Global Omnium
ADECAGUA
Amiblu
Aqualia
Idrica
Barmatec
LACROIX

Se encuentra usted aquí

Un nuevo sistema obtiene mapas más fiables del riesgo de las inundaciones fluviales

  • nuevo sistema obtiene mapas más fiables riesgo inundaciones fluviales
    (Imagen: Larry Workman).

Sobre la Entidad

Museo Nacional de Ciencias Naturales
El Museo Nacional de Ciencias Naturales es uno de los institutos de investigación científica más importantes del país en el ámbito de las ciencias naturales, y uno de los centros emblemáticos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Cuando un río se desborda, inunda los terrenos que lo rodean provocando numerosos daños y situaciones de peligro. La Directiva Europea de Inundaciones regula, entre otras materias, qué se puede cultivar, edificar o programar en las vegas de los ríos con la intención de minimizar los efectos indeseados de un desbordamiento. Un equipo de investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y la Universidad de Castilla La Mancha (UCLM) ha desarrollado un método basado en rangos de probabilidad que permite desarrollar mapas de riesgo de inundación más fiables. 

En vez de aplicar las mismas medidas preventivas a todas las áreas, permite adecuarlas a cada zona según sus probabilidades de inundación

La ordenación del territorio en zonas con ríos está muy ligada a los cursos de agua y establece límites de uso para las zonas circundantes. Sin embargo, para establecer estos límites se utilizan medidas rígidas que no tienen en cuenta la naturaleza cambiante de los parámetros que se utilizan. A la hora de fijar las zonas que pueden inundarse en caso de crecida, se utilizan medidas como las estimaciones de hasta dónde llegan las inundaciones fluviales a partir de los datos de eventos anteriores; los usos del suelo; la batimetría del río, es decir, la topografía del fondo del río, o la topografía en lugar, entre otras. “El sistema actual asigna valores fijos a cada parámetro y lo que proponemos nosotros es aplicar un modelo probabilístico en el que cada estimación se mueve entre dos valores, porque igual que ocurre con otro tipo de análisis, como por ejemplo la contaminación del agua, no existe un único dato bueno, sino que siempre nos movemos en un rango determinado”, explica el investigador del MNCN Juan Antonio Ballesteros. 

El sistema, basado en modelos probabilísticos, ha sido desarrollado con datos del río Duero a su paso por la ciudad de Zamora

Lo que se hace actualmente es crear mapas en los que la protección o existe o no existe sin aplicar las probabilidades de inundación que se dan en cada área. “Frente a este planteamiento, hemos hecho un análisis pormenorizado basado en la estimación del tamaño de las inundaciones, los usos del suelo, la batimetría, la topografía, o la energía que puede tomar el agua en función de la pendiente existente. Los datos recabados demuestran que el área de inundación es muy variable y está sujeta a una incertidumbre sustancial, dependiendo del enfoque elegido”, aclara José Bodoque, investigador de la UCLM. “Nuestros hallazgos muestran que los mapas actuales no son lo suficientemente fiables para la gestión del riesgo de inundación, con las implicaciones que esto supone para la implementación de la Directiva Europea de Inundaciones”, continúa Bodoque.

“Desde el punto de vista de la gestión, esto se traduce en que, al elaborar el mapa de riesgo en función de un rango de valores de certidumbre, se pueden adecuar las restricciones a las distintas probabilidades. Por ejemplo, si una zona tiene un 70% de posibilidades de inundarse y otra solo un 30% el uso del suelo se puede adecuar a esa certidumbre, es decir, quizá no se pueda poner una vivienda, pero sí darle otro uso al suelo”, contextualiza Ballesteros. “Hoy por hoy se trata bajo el mismo criterio haciendo que las restricciones sean las mismas en áreas donde el peligro de inundación es del 90% que en aquellas donde el peligro es del 20%. Eso podría mejorar con el sistema de elaboración de mapas probabilísticos que proponemos”, concluye el investigador del MNCN.