El agua comienza a escasear en Katmandú

33
0
33

Acción contra el Hambre (ACH) ha advertido este miércoles de que está empezando a escasear el agua en Katmandú y ha alertado de la importancia de hacer llegar asistencia urgente a las zonas rurales, que se han visto gravemente afectadas por el terremoto del pasado sábado.

Según ha indicado en un comunicado, el agua comienza a escasear en la capital de Nepal y "más que la cantidad es su calidad lo que se prevé que en breve se convierta en un problema" ya que se ignora la gravedad de los daños en los depósitos y canalizaciones.

Por otra parte, la evaluación de los daños en las zonas rurales más alejadas no se ha podido realizar de momento. "Por experiencia personal, esta es una situación muy similar a la del seísmo de Pakistán en 2005. Más allá de las ciudades, es la vasta región rural y montañosa la más afectada", ha resaltado el director de operaciónes de ACH-Francia, Vincent Taillandier.

El agua comienza a escasear en la capital de Nepal y más que la cantidad, es su calidad lo que se prevé que en breve se convierta en un problema

"Aunque los testimonios son escasos aún debido a la dificultad de acceso y de comunicaciones, sabemos que los daños son considerables", ha añadido. En este sentido, la ONG subraya que son precisamente las zonas aisladas las que requieren ayuda inmediata.

"Si bien las poblaciones de la montaña, por su fragilidad, se han derrumbado, esperamos que hayan provocado menos muertes que en la ciudad", ha afirmado, subrayando que "la situación de los nepalíes del medio rural no es fácil".

"Privados de sus viviendas, de sus reservas de alimentos y del acceso al agua -con tal magnitud el seísmo ha destruido los embalses-, los habitantes de las aldeas están en una situación muy precaria. Tal como sucedió en Pakistán, el flujo de llegada de la ayuda será complicado y lento y será necesario el transporte en helicóptero pero también por medios de tracción animal", ha destacado Taillandier.

Envío de ayuda

La ONG se dispone a enviar 11 toneladas de material desde el aeropuerto de París Roissy Charles de Gaulle en el vuelo fletado por el comité de crisis del Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno de Francia.

De ellas, 9,5 toneladas corresponden a material de higiene, tratamiento y distribución de agua: estaciones de potabilización, pastillas de potabilización, bombas de agua, depósitos, puntos de distribución de agua segura, así como materiales para construir letrinas y orinales infantiles.

Además, se ha preparado el equipamiento necesario para montar 'baby tents', esto es, espacios seguros para los niños y sus madres, donde reciben apoyo psicosocial para afrontar el impacto de la catástrofe. Igualmente, la ONG tiene disponibles para el envío también tiendas y lonas para albergar las oficinas de emergencia y un generador de electricidad.

Igualmente ha reforzado al equipo presente en el país con anterioridad al seísmo movilizando a una docena de expertos, entre ellos un logista, un psicólogo y un especialista en agua, saneamiento e higiene con el fin de evaluar con rapidez las necesidades humanitarias de primera urgencia para poner en marcha actividades de aprovisionamiento de agua, cuidados básicos de salud (kits de higiene personal y aseo), seguridad alimentaria y apoyo psicológico.

Comentarios