Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

A. Akhmouch: "La brecha en el sector del agua es causa y efecto de la brecha de género en general"

2
298
  • . Akhmouch: " brecha sector agua es causa y efecto brecha género general"

Sobre la Entidad

OECD
La misión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es promover políticas que mejoren el bienestar económico y el bienestar social de las personas en todo el mundo.
Minsait
· 298
2

Personalidades

En esta nueva entrega de 'Mujeres y Agua', contamos con Aziza Akhmouch, Responsable de la Iniciativa de Gobernanza del Agua de la OCDE. Aziza, además de estar a cargo División de Ciudades, Políticas Urbanas y Desarrollo Sustentable dentro de la OCDE, ha aprticipado en verias ediciones del Foro de la Economía del Agua, donde ha sido entrevistada por iAgua, además de aparecer en la revista impresa de iAgua, iAgua Magazine.

Pregunta - En primer lugar, nos gustaría conocer en detalle su trayectoria profesional hasta el puesto que ocupa actualmente.

Respuesta - Entré en contacto con el mundo del agua en 2002, cuando me desplacé a Argentina para trabajar en las relaciones de multinacionales francesas como Suez, EDF o France Telecom con los medios de comunicación en un contexto de grave crisis económica. No fueron ni la energía ni las telecomunicaciones las que despertaron mi interés, sino la conflictividad y la pasión que generaban los debates sobre la gestión del agua. Tras dedicar mi tesis doctoral a estos temas, ingresé en 2007 en la OCDE, donde arranqué el programa de Gobernanza del Agua en 2009. Desde entonces, he logrado hitos como la creación de la Iniciativa de Gobernanza del Agua y la producción de los Principios de Gobernanza del Agua, adoptados en 2015 y suscritos ya por 140 instituciones y actores de todos los sectores. Ahora estoy a cargo de la División de Ciudades, Políticas Urbanas y Desarrollo Sustentable dentro de la OCDE, donde se ubica el programa de Gobernanza del agua.

Los niveles de estrés mental aumentan cuando los derechos de agua son inseguros

P. - En el sector del agua persiste una importante brecha de género. ¿A qué cree que se debe este problema?

R. - La importancia de reducir la brecha de género en el sector del agua queda clara cuando miramos a los datos. Las mujeres y las niñas representan más de la mitad de la población mundial y a menudo son las más afectadas por la pobreza, el cambio climático, la inseguridad alimentaria, la falta de atención médica y las crisis económicas mundiales. En un gran número de los países en desarrollo, las presiones sociales dictan que las mujeres y las niñas son los principales proveedores de agua para sus familias. Este aspecto se traduce en una pobreza de tiempo relacionada con el agua que implica una pérdida de ingresos para las mujeres y de escolaridad para las niñas.

La Organización Mundial de la Salud estima que en un solo día en 25 países del África subsahariana, las mujeres utilizan 16 millones de horas recolectando agua, a menudo en detrimento de la educación o el trabajo remunerado. Además, los niveles de estrés mental aumentan cuando los derechos de agua son inseguros. Creo por tanto que la brecha en el sector del agua es causa y efecto de la brecha de género en general. A mayor inseguridad hídrica, mayor necesidad y presión social se ejerce sobre las mujeres para que suministren el agua, menor tiempo para formarse y acceder a un empleo y lo que resulta en una brecha de género mayor en otros sectores.

No existe un análisis adecuado en el sector del agua que proporcione a los tomadores de decisión con la evidencia que necesitan para informar sus debates, y para ayudarlos a implementar acciones y políticas concretas que aumenten la equidad en el sector y reduzcan la discriminación

P. - ¿Cuenta su entidad con programas y/o herramientas que fomenten la igualdad y se encaminen a cerrar dicha brecha?

R. - Nuestra OECD Gender Initiative examina las barreras existentes para la igualdad de género en muchas de las áreas de política como la educación, empleo, emprendimiento, gobernanza pública, etc., y monitorea el progreso realizado por los gobiernos para promover la igualdad de género tanto en países de la OCDE como fuera de la OCDE, y proporciona buenas prácticas internacionales y estándares. Por ejemplo, dentro de esta iniciativa la OCDE aprobó en 2015 la Recomendación del Consejo sobre Igualdad de Género en la Vida Pública, donde se promueve una estrategia gubernamental para promover reformas que incentiven la igualdad de género, establecer mecanismos sólidos para garantizar la responsabilidad y sostenibilidad de las iniciativas de género, y elaborar herramientas y evidencia para informar decisiones políticas que sean inclusivas. La Recomendación proporciona no solo a los gobiernos, sino también a parlamentos y otras instancias, pautas claras para implementar de manera eficaz iniciativas de igualdad de género, y para mejorar la igualdad de acceso al liderazgo público para mujeres y hombres de diversos orígenes. Otra parte importante de la Iniciativa de Género es el portal de datos donde se incluye indicadores específicos que arrojan luz sobre las desigualdades de género en educación, empleo, iniciativa empresarial, salud, desarrollo, etc., y que muestran cuán lejos están los países de lograr la igualdad de género y dónde se necesita prestar más atención. Los datos abarcan países miembros de la OCDE, así como también economías asociadas, como Brasil, China, India, Indonesia y Sudáfrica.

A mayor inseguridad hídrica, mayor necesidad y presión social se ejerce sobre las mujeres para que suministren el agua, menor tiempo para formarse y acceder a un empleo y lo que resulta en una brecha de género mayor en otros sectores

Además, la misma red interna – OECD Women Network - que tiene como objetivo hacer de la OCDE un lugar más inclusivo y diverso para trabajar. En 2017 la Network organizó numerosos talleres y comidas, estableció más de 100 mentores senior con empleadas más junior, lanzó nuevos programas de capacitación sobre diversidad e inclusión para concientizar al senior management, e incluso inició un nuevo club de lectura. La OCDE organización también está progresando en el reclutamiento de mujeres y su avance profesional, ya que en 2017, más de 10 mujeres fueron nombradas en puestos de alta dirección. Todas estas iniciativas contribuyen a alinear la función interna de la OCDE con el trabajo que se hace puertas hacia fuera sobre la igualdad de género.

P. - Hablando en primera persona, ¿qué dificultades ha enfrentado a lo largo de su carrera por el hecho de ser mujer?

R. - Ninguna realmente, pues hasta la fecha.

P. - ¿Qué otros desafíos cree que es prioritario abordar en el sector?

La OCDE organización está progresando en el reclutamiento de mujeres y su avance profesional, ya que en 2017 más de 10 mujeres fueron nombradas en puestos de alta dirección

R. - Creo que el desafío más importante para reducir la brecha de género es ser capaces de cuantificarla y analizar los factores que la producen. Aunque el portal que nombraba anteriormente proporciona algunos datos sobre sectores clave de la economía y el bienestar, en general, no existe un análisis adecuado en el sector del agua que proporcione a los tomadores de decisión con la evidencia que necesitan para informar sus debates, y para ayudarlos a implementar acciones y políticas concretas que aumenten la equidad en el sector y reduzcan la discriminación. Por lo tanto, es necesario demostrar qué funciona, dónde y cómo en lo que respecta a la participación de las mujeres en la gobernanza del agua. Una base sólida de conocimiento y datos proporciona un punto de referencia para aprender y elevar prácticas exitosas y para mejorar la aplicación de soluciones en diferentes contextos cuando éstas sean relevantes. En última instancia, tal evidencia debe ayudar a dejar de relieve sobre la contribución efectiva que las mujeres pueden hacer a la gobernanza del agua y la importancia de fomentar las capacidades que necesitan para llevar a cabo su rol en el sector.

P. - En contraposición, ¿cuáles cree que son los mayores logros alcanzados en el sector?

El desafío más importante para reducir la brecha de género es ser capaces de cuantificarla y analizar los factores que la producen

R. - Creo que un paso importante en el sector es que las convenciones internacionales han ido incorporando la importancia de las mujeres como actores, líderes, expertas y agentes del cambio para la consecución del acceso equitativo al agua en todos sus usos. La importancia de involucrar tanto a mujeres como a hombres en la gestión del agua y del saneamiento ha sido reconocida a nivel global, empezando por la Conferencia del Agua de la Naciones Unidas en Mar de Plata de 1977, La Década Internacional de Agua Potable y Saneamiento (1981 – 90) y la Conferencia Internacional de Agua y Medio Ambiente de Dublín (Enero de 1992) que reconoce explícitamente el rol central de las mujeres en el suministro, la gestión y la protección del agua. También existen referencias al involucramiento de las mujeres en la gestión del agua en la Agenda 21 (capítulo 18) y el Plan de Implementación de Johannesburgo. Más recientemente, los Objetivos de Desarrollo Sostenible reconocen el rol de las mujeres para fomentar un desarrollo más inclusivo y sostenible, que también tiene relación con la gestión de los recursos hídricos en términos de inclusión social, reducción de la pobreza, sostenibilidad medioambiental, y seguridad alimenticia. El mandato internacional es claro, la contribución de las mujeres a la gestión del agua -su previsión, conocimiento y liderazgo- es fundamental para mejores políticas y mejores vidas. Solo falta aterrizar estas orientaciones en prácticas concretas, desde el nivel local hacia el nivel nacional. Y ahí necesitamos a todos, ¡mujeres y hombres!