Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
TEDAGUA
ISMedioambiente
Smagua
LACROIX
Amiblu
Filtralite
NTT DATA
Consorcio de Aguas de Asturias
ADECAGUA
Aqualia
Grupo Mejoras
Likitech
Baseform
Confederación Hidrográfica del Segura
Hach
FENACORE
Ingeteam
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Red Control
Innovyze, an Autodesk company
SCRATS
Molecor
AGS Water Solutions
IRTA
Catalan Water Partnership
LABFERRER
Almar Water Solutions
AGENDA 21500
FLOVAC
Hidroconta
KISTERS
Asociación de Ciencias Ambientales
Fundación CONAMA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Laboratorios Tecnológicos de Levante
EPG Salinas
Sivortex Sistemes Integrals
Cajamar Innova
RENOLIT ALKORPLAN
s::can Iberia Sistemas de Medición
Global Omnium
GS Inima Environment
TecnoConverting
AECID
Barmatec
ICEX España Exportación e Inversiones
Idrica
ONGAWA
Rädlinger primus line GmbH
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Aganova
DATAKORUM
CAF
Xylem Water Solutions España
Hidroglobal
Fundación Botín
Sacyr Agua
MOLEAER
J. Huesa Water Technology
Vector Energy
ADASA
ESAMUR
IAPsolutions
Prefabricados Delta
Lama Sistemas de Filtrado
Fundación Biodiversidad
Schneider Electric
Saint Gobain PAM
Minsait
Agencia Vasca del Agua
Kamstrup
MonoM by Grupo Álava
ACCIONA
TRANSWATER
HRS Heat Exchangers
AMPHOS 21

Se encuentra usted aquí

La sequía en Somalia podría desplazar a más de un millón de personas en abril, según la OIM

  • sequía Somalia podría desplazar más millón personas abril, OIM
    Un pastor de camellos se dirige a un pozo de perforación para recargar sus bidones tipo jerry en Puntland, Somalia. Los pozos de perforación y manantiales se están secando mientras el país experimenta la peor sequía en décadas. Foto: OIM/Tobin Jones 2020.

Sobre la Entidad

OIM
Organización internacional para las migraciones.

El deterioro de las condiciones generadas por la sequía en Somalia podría desplazar a más de 1 millón de personas hacia el mes de abril si no se toman acciones inmediatas, según el último análisis de la  Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM) de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La sequía, que afecta a gran parte del Cuerno de África, ha afectado con severidad sobre todo a Somalia y llevó al gobierno a declarar el estado de emergencia en noviembre. En algunas partes del país, la escasez de agua es la más grave en 40 años y los pozos de perforación y manantiales superficiales se han secado. El ganado muere, y los precios de las materias primas alimenticias esenciales no son accesibles para la mayor parte de la población. Más de 3,2 millones de personas se han visto afectadas, incluyendo a 245.000 personas que se han visto forzadas a abandonar sus hogares a la búsqueda de alimento, agua, y pasturas, sobre todo en las regiones sur y central del país. Es posible que las condiciones empeoren aún más, puesto que Somalia se enfrenta al riesgo de una nueva estación pluvial fallida por cuarta vez consecutiva, entre abril y junio.

Históricamente, en Somalia las condiciones generadas por la sequía han creado fricciones respecto de las áreas de pastoreo y los recursos acuíferos

Teniendo en cuenta la severidad de la sequía actual y un análisis de datos de sequías anteriores del año 2017, el informe de la DTM pronostica dos escenarios posibles de desplazamiento. De acuerdo con el primero, aproximadamente 1.415.000 personas podrían llegar a verse desplazadas en los próximos seis meses. El segundo escenario estima un desplazamiento de 1.036.000 personas para el mismo período.

Las comunidades afectadas requieren asistencia inmediata, sobre todo las personas desplazadas internamente (IDP por su sigla en inglés) y migrantes que deben seguir enfrentando condiciones de vida muy precarias y la falta de servicios en sitios y asentamientos informales en todo el país. Se estima que hay aproximadamente 2,9 millones de personas desplazadas internamente en Somalia.

“Si actuamos ahora podremos mitigar el desplazamiento adicional”, dice Mohamed Abdelazim, Coordinador de Emergencia de la OIM Somalia. “La acción inmediata es crucial para salvar vidas y medios de subsistencia y para evitar que surjan mayores necesidades en el futuro”.

Históricamente, en Somalia las condiciones generadas por la sequía han creado fricciones respecto de las áreas de pastoreo y los recursos acuíferos, aumentando los conflictos y la cifra de personas forzadas a desplazarse. La OIM está trabajando muy de cerca con el Gobierno, con agencias de las Naciones Unidas y otras contrapartes locales para abordar las necesidades acuciantes respecto de los recursos acuíferos que padecen las personas desplazadas internamente, los migrantes y los grupos vulnerables. En 103 lugares se están utilizando camiones para transportar agua, se están distribuyendo kits de higiene y construyendo pozos de perforación y manantiales superficiales. Estos esfuerzos buscan prevenir un desastre humanitario que exacerbaría las significativas necesidades existentes generadas por el conflicto en curso y por impactos adicionales del cambio climático.

Se espera que la intervención en curso pueda beneficiar a 255.000 personas hasta fines de marzo.

Mientras la sequía empeora, la OIM solicita una mayor cantidad de fondos para poder incrementar su apoyo en materia de suministro de agua, salud, protección, gestión de campamentos, albergues y artículos no alimentarios. Partiendo de patrones de desplazamiento observados en anteriores sequías en Somalia, las poblaciones afectadas posiblemente vayan desde las áreas rurales a las zonas urbanas, aumentando la presión en áreas que ya están albergando a una gran cantidad de personas desplazadas internamente y en donde los servicios escasean.

“Hemos puesto el foco en asistir a las comunidades en los lugares en donde residen o en ciudades más pequeñas cercanas a sus lugares de origen, a la par que simultáneamente aumentamos las actividades de preparación en los principales centros urbanos”, dijo Abdelazim. “Si se incrementara el desplazamiento hacia las ciudades principales esto abrumaría los servicios críticos como por ejemplo los de cuidados de la salud, llevando a brotes de enfermedades y otros peligros de relevancia relacionados con la falta de servicios”.

A través de su respuesta, la OIM también procura llegar hasta las comunidades cuyo ganado es esencial para las cadenas de valor agrícola . Esto puede ayudar a reducir la inseguridad alimentaria, los enfrentamientos respecto al uso de los recursos naturales y el desplazamiento forzoso.