De "el vaso medio lleno" a "el vaso lleno": Más agua para consumo humano en Jeruzalén

24
0

De #elvasomedio lleno a #el vasolleno: Más agua para consumo humano en Jeruzalén

  • Fruto de la campaña impulsada a fines de 2014 por Fundación Avina, de la que participaron más de 60 donantes de América Latina y Estados Unidos, la población del Chaco Paraguayo cuenta ahora con un nuevo aljibe con capacidad de 21 mil litros, y recuperó otro que fue reparado, que almacena 23 mil litros.

Sobre la Entidad

Avina
Fundación latinoamericana que identifica oportunidades de acción para un cambio sistémico hacia el desarrollo sostenible, vinculando y fortaleciendo a personas e instituciones en agendas de acción compartidas.
24

Gracias a lo recaudado por la campaña Desde el Cielo a Mi Vaso, impulsada por Fundación Avina a fines de 2014,  se construyó en la población de Jeruzalén, en el Chaco Paraguayo, un aljibe de 21 mil litros y se reparó uno de 23 mil litros, ambos para almacenar agua de lluvia para consumo humano.

De esta manera, 130 familias de Jeruzalém se vieron beneficiados por esta acción, que contó con la participación de 62 donantes, 37 de América Latina (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Perú y Paraguay) y 25 de Estados Unidos. Hay que recordar que en esta zona llueve solo la mitad del año, y que además de almacenar esa lluvia, los aljibes sirven para almacenar agua que entrega el SENASA con camiones cisterna en la época que no llueve.

“Con la campaña #ElVasomedioLleno, Fundación Avina recaudó a finales del año pasado los 5.000 dólares necesarios para la realización de las obras que fueron ejecutadas por la organización Minga-ra”, informó Eduardo Rotela, responsable por la estrategia de Fundación Avina en Paraguay.

“Sin duda, el acceso a agua segura cambia radicalmente la vida de las personas. Al menos durante la mitad del año, las comunidades del Chaco Central paraguayo viven en condiciones de sequía y se ven forzadas a consumir agua de cualquier fuente y muchas veces sin el tratamiento adecuado. Toda el agua de lluvia que pueda almacenarse durante la época lluviosa se traduce en más metros cúbicos de agua segura para ser consumida, sobre todo, por los niños y ancianos”, aseguró Paula Burt, coordinadora programática de Fundación Avina.

“Los dos aljibes que logramos construir gracias a los aportes representan un incremento substancial en la capacidad de almacenamiento de agua de lluvia en la comunidad de Jerusalén. Aún queda mucho por hacer, pero están más cerca a cubrir su necesidad total de agua segura”, completó.

Fundación Avina agradece a todos por por contribuir a que el vaso pase de estar #mediovacío a #mediolleno.

Comentarios