Paraguay arrastra la falta de planificación en materia de agua potable y saneamiento desde hace 40 años

68
0

Sobre la Entidad

MOPC
Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones de Paraguay.

El Ingeniero Arístides Mongelos, titular de la Dirección de Agua Potable y Saneamiento (Dapsan), dependiente del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, aclaró que la dirección a su cargo es el ente rector de las políticas de saneamiento y agua potable en el país desde el año 2009, y que vienen trabajando para ordenar la masiva y caótica presencia de prestadores de servicio de agua en el país, que es uno de los principales problemas, producto de 40 años de falta de planificación.

Recordó que en el año 2000 se sancionó un marco regulatorio que puso al puso al Poder Ejecutivo como rector en lo que respecta a agua y saneamiento; en el 2002 se creó el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Erssan) y en el 2009 la Dirección de Agua Potable y Saneamiento (Dapsan), que quedó como dirección rectora.

También destacó que este año se creó una mesa interinstitucional que agrupa a diversas instituciones como la Secretaría del Ambiente (Seam), la Secretaría Técnica de Planificación (STP), la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap), el Ministerio de Hacienda (MH) y el Servicio Nacional de Saneamiento  Ambiental (Senasa), instituciones que se reúnen mensualmente para tratar los problemas heredados y los proyectos para el futuro. 

La falta de planificación en los últimos 40 años trajo como consecuencia las presencias masivas prestadoras de servicios

“El modo de trabajo es el siguiente: las políticas de saneamiento y agua la crea la Dapsan, mientras que la Essap se encarga de ejecutar los planes en las zonas urbanas y la Senasa en las zonas rurales”, explicó.   

Reconoció que la falta de planificación que se arrastra desde hace 40 años, hizo posible que exista masiva presencia de prestadores de servicio. Sin embargo, destacó que con el nuevo gobierno ya no se permite la aparición de nuevos prestadores, sino que la apuestas apunta a fortalecer los ya existente de cara expandir el servicio. 

Afirmó que uno de los ejes con los que se está trabajando es en la formación de recursos humanos ya que las actividades en orden apuntan a tener un diagnóstico certero de la situación. Por ello,  dijo que se consultará con profesionales de las universidades nacionales, privadas, y centros de formación como el Servicio Nacional de Capacitación Profesional (SNPP).

En lo que se refiere a la tarifa para el Chaco, dijo que fue contratado un consultor para desarrollar una propuesta para la Essap. También se recurrió a un especialista para actualizar los tarifarios para un esquema de subsidios que permitan la sustentabilidad.   

También se está promoviendo convenios interinstitucionales, como ocurre en el marco del programa de agua para el Chaco y ciudades intermedias de la Región Oriental, en donde se establecen las responsabilidades de los tres actores principales: en este caso entre el MOPC, el gobierno local y el prestador de servicio. 

Otro de los puntos fundamentales son las guías de relevamiento catastral para usuarios de agua potable y alcantarillado. “Se han redactado estás guías, junto a unos manuales de catastro, con la intención de de que los prestadores de servicio cuenten con un material estandarizado que abarque el relevo de todo lo que involucra al servicio de provisión de agua potable y alcantarillado. Este catastro será desarrollado en todas las localidades en las que el MOPC construirá obras de infraestructura sanitaria”, acotó.

Mogelos resaltó que estas tareas irán acompañadas de jornadas de capacitación a los recursos humanos de los prestadores del servicio. 

Hay que destacar que el MOPC trabaja en proyectos para invertir  USD 160 millones en obras de alcantarillado en Asunción y ciudades intermedias. A esto se suma la construcción del acueducto en el chaco, que llevará agua potable a miles de pobladores en esta zona del país. Estas acciones se están realizando y responden a una planificación que ejecuta la Dapsan. 

En este sentido, el modo de trabajo es el siguiente: las políticas de saneamiento y agua la crea la Dapsan, mientras que la Essap se encarga de ejecutar los planes en las zonas urbanas y la Senasa en las zonas rurales.

Reconoció que la falta de planificación en los últimos 40 años trajo como consecuencia las presencias masivas prestadoras de servicios.

En este sentido, subrayó que con este nuevo Gobierno Nacional, ya no se permite la creación de nuevos prestadores, sino que se apunta a extender el servicio, sin la necesidad de aumentar la cantidad de prestadores.  

Comentarios