Escepticismo en torno al acuerdo final de la cumbre del clima en Perú

38
0
38

El alcance de los compromisos que cada país asumirá de cara al acuerdo global contra el cambio climático que espera firmarse en 2015 ha retrasado la redacción de la declaración conjunta con la que está previsto que concluya el foro internacional celebrado en Perú.

Unos 190 países se han reunido desde el 1 de diciembre en la capital peruana convocados por Naciones Unidas con el objetivo de sentar las bases del gran acuerdo global que se cerrará el próximo año en otra cumbre celebrada en París.

La cita de Lima llegó precedida de un gran optimismo debido al acuerdo alcanzado días antes entre China y Estados Unidos, dos de los países más contaminantes del planeta, para reducir drásticamente sus emisiones sucias.

Sin embargo, parece que, más allá de los llamamientos generales a luchar contra el cambio climático y el anuncio de nuevas aportaciones al Fondo Verde de Naciones Unidas, las negociaciones se han estancado llegando a un punto muerto en esta última sesión.

Las opciones que ahora mismo están sobre la mesa van desde obligar a los países a publicar a través de la ONU un impreciso esquema de sus emisiones de carbono hasta proporcionar proyecciones detalladas de sus gases de efecto invernadero.

"Está lo bueno, lo malo y lo feo", ha dicho Alden Meyer, del grupo Unión de Científicos Preocupados (UCS), explicando que "lo bueno" sería la versión detallada de las emisiones contaminantes y "lo feo" la versión abstracta.

Estados Unidos representa al sector que aboga por presentar un plan general que se vaya detallando con el tiempo, mientras que la Unión Europea es partidaria de elaborar ya una 'hoja de ruta' concisa que no deje margen de maniobra.

"Hemos acordado hallar el equilibrio entre las distintas opciones", ha dicho la ministra alemana de Medio Ambiente, Barbara Hendriks. Fuentes de las distintas delegaciones nacionales han adelantado que, para ello, las negociaciones podrían extenderse hasta el sábado.

Sin tiempo

Desde las organizaciones ecologistas ya han advertido de que la opción abstracta podría llevar a un colapso de las negociaciones de 2015 en París que retrasaría aún más la implementación de un plan eficaz contra el cambio climático para el que el mundo ya llega tarde.

Así, Samantha Smith, del grupo de conservación Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), ha advertido de que hay un enorme riesgo de que las decisiones adoptadas en Lima y París sean poco contundentes ya que no se pondrán en marcha hasta 2020.

"Los líderes que hoy están en el poder no serán hechos responsables", ha explicado Smith. Este año será el más caluroso desde que existen registros y los expertos de la ONU alertan de que las emisiones mundiales deberían reducirse a cero antes de 2.100.

Comentarios