El Plan Hidrológico del Tajo incumple la normativa europea, según EQUO

181
0

Sobre la Entidad

EQUO
EQUO es un nuevo partido político cuyas señas de identidad son la defensa de la sostenibilidad, la democracia participativa, la justicia social, la equidad y los Derechos Humanos. Trabajamos para la formación de un amplio movimiento sociopolítico...
  • Esta organización política ha presentado alegaciones al borrador del Plan Hidrológico del Tajo por entender que vulnera completa y reiteradamente la Legislación Europea en materia de Aguas.

EQUO, junto con la Red del Tajo, la Plataforma de Talavera en Defensa de los ríos Tajo y Alberche, diversas plataformas y miembros de la Fundación Nueva Cultura del Agua, ha denunciado el proyecto de Plan Hidrológico del Tajo, por considerar que condena a un futuro muy negro al río más largo de la península, y el más contaminado de Europa occidental.

Para EQUO este proyecto de Plan Hidrológico del Tajo (PHT) ignora los principios que inspiran la legislación europea vigente (Directiva Marco del Agua, DMA), para justificar una falsa existencia de excedentes en la cuenca, y seguir usando el trasvase Tajo-Segura. El objetivo final parece ser proporcionar en verano aguas limpias a los regantes de levante, y aguas residuales (provenientes de los vertidos de Madrid y almacenadas durante el invierno en el embalse de Finisterre, en Toledo) para las comunidades de la cuenca.

Este proyecto de Plan Hidrológico del Tajo (PHT) ignora los principios que inspiran la legislación europea vigente.

Para hacer esta tropelía, se proyecta un nuevo trasvase en el Tajo medio (trasvase Jarama-Algodor), con un coste de 150 millones de euros, que empeorará obviamente la calidad de las aguas de toda la cuenca. Además, proyecta actuaciones cuyos beneficiarios serán los usuarios de las aguas trasvasadas, y son éstos quienes deben correr con su coste, y no el Estado, vulnerando el artículo 9 de la DMA.

EQUO ha considerado que un adecuado Plan Hidrológico de Cuenca de la Demarcación Hidrográfica española del Tajo debería contener, entre otras cosas:

  • Un Plan Especial de Control de Vertidos y de Depuración de Aguas (PECVDA)
  • Una moratoria inmediata a los trasvases, hasta que se cumplan los objetivos y requisitos marcados en el PECVDA, y haya un nivel de embalsamiento superior a 900 Hm3.
  • La fijación de unos caudales ecológicos para toda la cuenca, y el establecimiento de unos objetivos de calidad en el tramo medio.
  • La valoración ambiental del impacto que produce el trasvase Tajo-Segura
  • La planificación necesaria para garantizar la cantidad y calidad de aguas fluviales necesarias para cumplir los objetivos medioambientales de los espacios protegidos de la Red Natura 2000 vinculados a la cuenca y su régimen hídrico.

En definitiva, para esta organización política se necesita un Plan Hidrológico enfocado a la gestión de la demanda y a la regeneración de los espacios más degradados, que contemple la sostenibilidad fluvial y ambiental (como se recoge en la DMA) y abandone conceptos artificiales no contemplados en la norma, como el de ‘aguas excedentarias’. Y este proyecto de PHT incumple la normativa europea, incluye datos no actualizados, incurre en contradicciones, e inventa calificativos no contemplados en la norma, como el de ‘sequía declarada’, en vez de ‘sequía prolongada’. Además, la venta de aguas ligada al trasvase Tajo-Segura está fuera del proceso de planificación y participación pública que fija como obligatorio la DMA.

Además, la cuenca alta y todavía bien conservada de algunos afluentes importantes del Tajo (como el Tajuña y el Henares), soportarían también la amenaza del fracking o fractura hidráulica, para la que vía Real Decreto se ha otorgado un permiso de investigación (denominado CRONOS). De esta presión añadida y la amenaza de contaminación de aguas subterráneas que supone, el borrador ni informa ni aporta dato alguno, vulnerando el más elemental principio de transparencia e información.

Por otra parte, EQUO ha anunciado que tiene previsto presentar en el mes de noviembre también alegaciones al Plan Hidrológico del Júcar, y que ya está trabajando en ello, para unificar posturas entre las comunidades afectadas.

Comentarios